Semana 16 de embarazo

El embarazo y el milagro de 9 meses

 

Feto de 16 semanas

Su bebé: Los primeros revoloteos

Semana 16 de embarazo. El feto mide 4.3-4.6 pulgadas (12 cm) de la coronilla al trasero y pesa casi 2.8 onzas (80 g). A pesar del crecimiento de su cuerpo, el feto tiene aún suficiente espacio para moverse dentro del útero. La cabeza está erguida, las piernas son ahora más largas que los brazos y el movimiento de los miembros es cada vez más coordinado. Los dedos de las manos y las uñas de los pies están en constante crecimiento y en este momento ya están bien formados. Si usted está ansiosa de conocer el sexo y le toca practicarse una ecografía, puede que tenga suerte; siempre y cuando el bebé coopere.

Su cuerpo: Todo sobre la amnio

  • ¿Qué es esto? Una amniocentesis, más comúnmente conocida como amnio, es un procedimiento en el cual se introduce una aguja a través del abdomen de la mujer dentro del útero para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico del saco amniótico. El ultrasonido se utiliza para guiar la aguja dentro de un área del útero lejos del feto. Como el líquido y el feto están formados de las mimas células y tienen la misma información genética, el líquido se somete, en un laboratorio, a un análisis genético y pruebas bioquímicas.
  • ¿Cuál es el objetivo del examen? Uno de los propósitos más comunes de la amniocentesis es identificar defectos genéticos o cromosómicos en el bebé, como el síndrome de Down. Este examen también puede detectar otras afecciones como trastornos genéticos que se transmiten de padres a hijos, defectos del tubo neural como anencefalia y espina bífida, la enfermedad RH y brindar una valoración de los pulmones del feto (los últimos dos exámenes se realizan durante la última mitad del embarazo).
  • ¿Quiénes se realizan este examen? Entre el 80% y el 90% de todas las exámenes de amniocentesis se realizan cuando las mujeres son mayores de 35 años o cumplirán 35 años antes de su fecha probable de parto. También se realiza si los resultados de la prueba cuádruple –MSAFP, inhibina A, estriol y/o hCG– son anormales. Además, se recomienda si una pareja ha tenido un hijo con una alteración cromosómica (p. ej. el síndrome de Down) o con un trastorno metabólico (p. ej. el síndrome de Hunter), si una pareja ha tenido un hijo o un familiar cercano con defectos del tubo neural, cuando la madre es portadora de un trastorno genético relacionado con el cromosoma X (p. ej. hemofilia), cuando ambos padres son portadores de un trastorno autosómico recesivo hereditario, como la enfermedad de Tay Sachs o anemia falciforme, si uno de los padres tiene una afección transmitida por herencia autosómica dominante (p. ej. la enfermedad de Huntington), o si la mujer tiene que dar a luz antes de tiempo y los pulmones del bebe tienen que ser evaluados.
  • ¿Cuándo se realiza el examen? Si la amniocentesis es para un análisis cromosómico o molecular de ADN, éste usualmente se realiza entre las 16 y 18 semanas del embarazo. Sin embargo, en algunos casos, se puede realizar hasta un mes antes. Si es para una evaluación de los pulmones del feto, éste se debe realizar poco antes del parto.
  • ¿Son seguro es? El riesgo de que una amniocentesis cause un aborto oscila entre 1 de cada 200 y 1 de cada 400. Cuando esto sucede, por lo general se debe a una infección en el útero, se rompe la fuente o se induce el parto prematuramente. Aunque estas cifras son pequeñas, el examen debe realizarse únicamente cuando los beneficios son mayores que los riesgos.