Semana 26 de embarazo

El embarazo y el milagro de 9 meses

 

Feto de 26 semanas

Su bebé: Desarrollo de los pulmones

Semana 26 de embarazo. Su bebé pesa aproximadamente 1.5 – 2.0 libras (850 g) y mide 9.2 pulgadas (23 cm) desde la coronilla hasta el trasero. En este momento, los pulmones y el cerebro del bebé están mucho más desarrollados que antes y aún se están desarrollando. El bebé tiene pestañas y está en capacidad de distinguir entre la luz y la oscuridad, lo que revela que el nervio óptico se ha desarrollado. Su bebé puede escucharla a usted al igual que sus funciones corporales –latidos cardíacos y digestión, entre otros– así como también los ruidos externos, incluyendo su voz y las voces de otras personas. De manera que si a usted la asusta un ruido repentino, ¡imagínese lo que le hace a su bebé!

Su cuerpo: En forma para estar embarazada

Es posible que sea más fácil hacer ejercicios los primeros meses del embarazo que en los tres últimos meses (tercer trimestre) del mismo. Es importante seleccionar ejercicios seguros para usted y su bebé, porque a medida que su peso y equilibrio cambian, algunas posiciones pueden resultar incómodas o tener efectos potencialmente perjudiciales. Después de las 20 semanas de embarazo, se recomienda no realizar ejercicios que supongan acostarse de espaldas, porque esta posición puede dificultar más la circulación sanguínea.

Para un entrenamiento físico total de bajo impacto para sus músculos y articulaciones, usted puede considerar caminar, nadar o utilizar una bicicleta estacionaria. Es prudente empezar lentamente con el período de tiempo continuo que usted se ejercita, y hacer siempre ejercicios de calentamiento antes y de enfriamiento después. Con el peso adicional por el embarazo, su cuerpo tiene que trabajar más fuerte que antes. El ejercicio aumenta el flujo de oxígeno y sangre hacia los músculos y lo desvía desde otras partes del cuerpo. Por esto es de suma importancia no entrenar más de lo debido o realizar cualquier ejercicio que sea demasiado intenso, mientras se encuentra embarazada. La intensidad, duración y frecuencia del entrenamiento no debe causar dolor, falta de aire o cansancio excesivo. Recuerde que para usted el objetivo del ejercicio es obtener beneficios generales durante el embarazo y no hacer algo que pudiera ir en su detrimento o el de su bebé.

Las siguientes recomendaciones provienen del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, y de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia:

  • Después de las 20 semanas, evite realizar ejercicios que supongan acostarse de espaldas.
  • Utilice ropa cómoda que la sujete pero que no la comprima y que la ayude a estar fresca.
  • Consuma diariamente las 300 calorías adicionales que necesita mientras está embarazada.
  • Cuando haga ejercicio, en especial en clima húmedo y caliente, evite acalorarse en exceso.
  • Tome suficiente agua para mantenerse bien hidratada.

Dentro de los ejercicios recomendados se incluyen:

  • Caminar
  • Bicicleta estacionaria
  • Aeróbicos de bajo impacto
  • Nadar

Dentro de los deportes a evitar porque suponen alto riesgo de caída o trauma se encuentran:

  • Gimnasia
  • Montar a caballo
  • Patinaje
  • Esquí (en agua/nieve)
  • Vuelos eb ala delta (hang gliding)
  • Deportes de raqueta pesados
  • Levantamiento de pesas
  • Buceo

Nota: Si usted tiene un embarazo de alto riesgo, es posible que deba interrumpir o abandonar totalmente el ejercicio. Recuerde consultar con su proveedor de servicios de salud para decidir qué es lo mejor para su organismo.

Si está haciendo ejercicios durante el embarazo y se cae, especialmente si cae de vientre, busque atención médica de inmediato. El trauma en su útero puede causar que la placenta se desprenda de la pared de su útero.