Semana 38 de embarazo

El embarazo y el milagro de 9 meses

 

Feto de 38 semanas

Su bebé: Llegando a Termino

Semana 38 de embarazo. Durante las últimas dos semanas de embarazo, su bebé podría subir un poco de peso o no subir en absoluto. Ahora, en lo que se considera el tiempo completo, su pequeño puede pesar de 6 a 9 libras (2,700 a 4 kg) y medir aproximadamente 21 pulgadas (53 cm) de largo.

Su cuerpo: Poniéndose en posición

No hay posiciones correctas o incorrectas, mejores o peores para dar a luz. Depende de dónde usted se sienta cómoda y de lo que esté sucediendo. La mayoría de las mujeres se sienten bien acostándose de lado durante el trabajo de parto. Otras pueden sentirse mejor caminando, tomando una ducha o recorriendo los pasillos del hospital. Usted debe atender las señales de su cuerpo para determinar qué posición es mejor para usted y qué ayuda al desarrollo del trabajo de parto. Recuerde que, independientemente de la posición que adopte, siempre hay opciones:

  • De lado: Quita presión de su perineo y mantiene el peso de su útero fuera del vaso sanguíneo llamado vena cava inferior, maximizando el flujo de sangre hacia su útero y su bebé. Dígale a su compañero que le sostenga la parte superior de la pierna para ensanchar la salida pélvica y sostener el peso del bebé.
  • Posición boca arriba: Generalmente es incómoda. Puede hacer que el útero presione la vena cava, reduciendo el suministro de sangre a la placenta y empujándola contra su diafragma, haciendo difícil la respiración. Para mayor comodidad y soporte, ponga una almohada debajo de sus rodillas y flexiónelas ligeramente, o siéntese en una posición semi-reclinada, con la cabeza y los hombros elevados y descansando sobre varias almohadas.
  • A gatas: Puede aliviar los dolores de espalda y darle al bebé que está en mala posición, la oportunidad de darse la vuelta. Puede ayudar al bebé que parece estar estresado, ya que esta posición maximiza el flujo de sangre hacia el útero y la placenta. Esta posición puede ser difícil si se da una epidural, por cuanto usted tal vez no pueda mover sus piernas tan bien como para poder sostenerse.

Posiciones verticales

  • Sentada durante el inicio del trabajo de parto: Mueve su útero hacia adelante, reduciendo de esta manera la presión sobre el diafragma e incrementando el suministro de sangre a los músculos que se contraen. Pruebe con una silla o banquillo para parto si tiene uno a mano, o una pelota suiza o de goma.
  • De pie o caminando durante el trabajo de parto: Ayuda a ensanchar la salida pélvica y deja a la gravedad hacer su trabajo, presionando la cabeza del bebé contra su cuello uterino. Use una pared o pida la ayuda de su instructor de parto para apoyarse durante las contracciones.
  • Sentada en cuclillas durante el parto: Ensancha aún más su pelvis y así el bebé tiene más espacio para bajar hacia el canal de nacimiento. Use una cama con una barra para agacharse o dos soportes que la ayuden a mantener esta posición.
  • Ponerse de rodillas durante el parto: Le permite mantener una posición vertical sin forzar la espalda. Solamente arrodíllese sobre una almohada, inclínese sobre su cama, silla o una pared, y apoye sus brazos y tronco sobre o contra ellos para descansar.

Es importante advertir que las posiciones verticales pueden ser difíciles si se ha dado una epidural, porque las piernas pueden estar demasiado aletargadas como para sostenerla o para balancearse en una posición vertical.

Es igualmente importante saber que es posible que el médico o la enfermera tengan que monitorear los latidos cardíacos del bebé, lo cual puede limitar algunas de sus opciones durante el parto.