Semana 39 de embarazo

El embarazo y el milagro de 9 meses

 

Feto de 39 semanas

Su bebé: Preparándose para el parto

Semana 39 de embarazo. Una vez que esté totalmente desarrollado y listo para el nacimiento, su bebé pesará entre 6 y 9 libras (2,700 y 4 kg ) y medirá entre 20 y 22 (51 y 56 cm) pulgadas de largo. Cuando comienza el parto, el cuerpo de su bebé “mete la palanca de cambios” para prepararse para el viaje. El líquido de los pulmones es absorbido, despejándolos y preparándolos para la respiración. Las hormonas fetales están elevadas para ayudar a mantener la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre después del nacimiento.¡La función está por comenzar!

Su cuerpo: Tercera etapa del parto y más

Independientemente de cuánto trabajo de preparación haya realizado con anterioridad, probablemente usted desconozca en lo que se ha metido si es su primer bebé. Inmediatamente después del parto, usted y su bebé experimentan un sinnúmero de acontecimientos. De hecho, las primeras 24 horas después del parto están llenas de actividades que posiblemente nunca imaginó.

Tan pronto como su bebé haya salido y se le corte el corte el cordón umbilical, usted tiene que expulsar la placenta, la cual conectaba al bebé con el útero para la obtención de oxígeno, el intercambio de nutrientes y la eliminación de desechos. Normalmente, la placenta se separa de las paredes uterinas en sólo unos minutos, pero esto puede durar hasta media hora. Para ayudar a expulsar la placenta y estimular las contracciones del útero –lo cual sella los vasos sanguíneos y controla el sangrado– su proveedor de atención en salud puede aplicar suaves masajes en la parte baja de su abdomen. Si aún así la placenta no sale, probablemente usted también tenga que ayudar a expulsarla y, en algunos casos, su proveedor de atención en salud podría tener que introducir su mano y extraerla. Aunque la remoción de la placenta puede ser dolorosa, es una parte importante del proceso posparto. Una vez que haya salido, su proveedor de atención en salud examinará la placenta con cuidado para asegurarse de que ésta sea normal.

Una vez que la placenta esté fuera, a usted la limpiará el proveedor de atención en salud y le reparará cualquier daño que haya ocurrido: una episiotomía, desgarro o laceración. Si le practicaron una episiotomía, tomará de 10 a 20 minutos para cerrarla y un poco más si hay desgarros mayores. Si el efecto del primer anestésico ha pasado, pueden aplicarle una inyección de anestesia local para adormecer el área, antes de que comiencen a hacer las puntadas. También le podrían colocar bolsas de hielo para ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

Después de que esté totalmente limpia, usted será examinada con regular frecuencia, especialmente durante las primeras 24 horas posteriores al parto. Le darán masajes en el útero y le darán seguimiento para observar si presenta sangrado vaginal, infección y controlar su temperatura y presión sanguínea. Le recomendarán que se levante de la cama para ayudar a su recuperación.

Durante este proceso, usted podría sentirse abrumada y eso es normal. Su cuerpo acaba de pasar por un acontecimiento dramático y su odisea de nueve meses finalmente ha terminado. Tómese su tiempo para sanar y tenga conciencia de que sentirá un cúmulo de emociones: alegres y tristes, buenas y malas, miedo, excitación y otros. ¡La verdadera aventura apenas está comenzando!

Sobre el mismo tema: ¿Qué sucede después del nacimiento?

Para cuando llegue al final del noveno mes, puede que esté más enfocada en su bebé que cualquier otra cosa.