Baño, pañales y el cuidado de la piel

Las primeras semanas de su bebé

El baño

Baño, pañales y el cuidado de la piel. El baño puede ser una experiencia muy placentera para usted y su bebé. La piel del bebé es suave y debe ser tratada con cuidado. Si es su primera experiencia cuidando a un recién nacido, posiblemente tenga muchas preguntas relacionadas con la forma más segura de bañar a su nuevo tesoro.

¿Con qué frecuencia debo bañar a mi bebé?

A diferencia de los niños mayores y los adultos, los bebés no necesitan bañarse a diario. Aunque es importante limpiar completamente a su bebé cada vez que le cambie el pañal, bañarlo 2 a 3 veces a la semana es suficiente.

¿Cuál es la temperatura apropiada del agua?

El agua con la temperatura apropiada debe sentirse agradable y tibia en la parte interior de la muñeca. Normalmente ésta estará entre los 90° y los 100° F (32° y 38° C). La habitación también debe tener una temperatura agradable: alrededor de los 75° F (24° C). El primer baño del bebé es un buen momento para verificar que su calentador de agua no esté a más de 120º Fahrenheit (49° C) si es que todavía no lo ha regulado.

¿Qué necesito para bañar a mi bebé?

Es importante que tenga cuidado al bañar a su bebé. En la primera o segunda semana, hágale baños de esponja, hasta que se desprenda el cordón umbilical. Una vez que éste se haya desprendido, usted necesitará un fregadero de cocina esterilizado, un recipiente grande o una bañera de niño. Esto minimiza los riesgos relacionados con el baño del niño en una bañera grande. A continuación le presentamos una lista de artículos recomendados que podría necesitar a la hora del baño:

  • Bolitas de algodón
  • Toallitas suaves para lavar el cuerpo del bebé
  • Toalla con capucha
  • Ropa limpia (incluyendo el pañal)
  • Toallas extras
  • Jabón, crema, aceite y champú, todos ellos especialmente formulados para bebés
  • Un termómetro (para verificar la temperatura del agua)

Consejos útiles para el baño

  • SIEMPRE sostenga a su bebé al menos con una mano en todo momento. Su piel es muy resbalosa durante y después del baño.
  • NUNCA lo deje solo para abrir la puerta o contestar el teléfono (si ocurre una emergencia y tiene que dejar de bañar al bebé, cúbralo con una toalla y llévelo consigo).
  • Vierta solamente de 2 a 3 pulgadas (5 a 7 cm) de agua en la bañera.
  • Asegúrese de que en el área donde está bañando a su bebé se encuentre cubierta de alfombras antideslizantes.
  • Asegúrese de que el grifo no esté caliente (si lo está, cúbralo con un paño o rocíelo con agua fría para enfriarlo).
  • Mientras lo baña, sostenga el cuello y la cabeza de su bebé.

Pañales

Cambiar el pañal es una habilidad que será más fácil con el tiempo. Los pañales desechables son muy fáciles de poner; éstos simplemente se colocan y se sujetan con velcro (pega) o cinta adhesiva. Usted aprenderá a conocer a su bebé y decidir el método más cómodo para cambiarlo. Compre pañales que tengan un espacio escotado para el cordón umbilical del recién nacido o mantenga el pañal doblado por debajo de éste.

Consejos para cambiar el pañal a los niños:

  • SIEMPRE mantenga el pene cubierto mientras cambia el pañal (¡de lo contrario, puede resultar “bañado”!)
  • Limpie todos los genitales suavemente y no hale el prepucio hacia atrás.
  • Limpie todos los pliegues y aplique un ungüento en los genitales y las nalgas para prevenir una irritación.
  • Si nota secreciones amarillas, esto es normal. Si la punta del pene parece inflamada y nota al final del pene ampollas amarillas con una costra en la superficie (con líquido en su interior), llame a su médico.