Alimentarse bien durante el embarazo

Cómo Mantenerse saludable durante el embarazo

Alimentarse bien durante el embarazo

Alimentarse bien durante el embarazo. Las mujeres embarazadas deben consumir una dieta balanceada y nutritiva y aumentar su consumo de calorías para satisfacer las necesidades del feto en desarrollo y enfrentar los cambios que sus cuerpos experimentan. Comer alimentos nutritivos e integrales durante el embarazo es una de las cosas más importantes que pueden hacer las mujeres para asegurar el desarrollo y crecimiento normal del feto; esto también sirve para evitar tener un bebé prematuro y con bajo peso al nacer. Para la madre, la buena nutrición le ayuda a prevenir la anemia, las infecciones y la cicatrización lenta.

Primero, las buenas noticias: las mujeres embarazadas tienen que comer 300 calorías extras por día. La mala noticia: esto no le da licencia para que usted se dé el gusto de comer dulces. Si usted opta por comer dulces o comida chatarra en lugar de otros alimentos más nutritivos, el bebé puede tomar las vitaminas y minerales que necesita de las reservas de su cuerpo y, como resultado, su salud puede verse afectada. En lugar de eso, haga que esas calorías adicionales cuenten, eligiendo alimentos saludables y bajos en grasa que constituyan un paquete sólido de alimentos nutritivos.

Hable con su médico sobre como definir su dieta y manejar cualquier deficiencia nutricional que tenga, especialmente si usted es vegetariana, tiene intolerancia a la lactosa o sigue una dieta especial por cualquiera otra razón. Las vegetarianas, en especial, necesitan hacer un esfuerzo especial para obtener todos los aminoácidos esenciales que sus bebés necesitan para desarrollarse normalmente.

La Pirámide Alimenticia

Revise la MiPlato, cortesía del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, para saber a cuántas porciones de cada grupo de alimentos puede aspirar cuando esté embarazada.

Una buena nutrición durante el embarazo depende de comer una variedad de alimentos sanos, como por ejemplo, granos integrales, verduras y frutas. Es importante para la mujer embarazada tomar muchos líquidos y tener un consumo adecuado de los siguientes nutrientes:

  • Proteínas: para el buen desarrollo del feto y la placenta
  • Calcio: para el desarrollo saludable del feto
  • Hierro: para el desarrollo del riego sanguíneo del feto y para prevenir la anemia en la madre
  • Ácido fólico: para reducir los riesgos de espina bífida, anencefalia y defectos congénitos conexos

A las mujeres que desean quedar embarazadas, se les recomienda que tomen vitaminas prenatales que contengan ácido fólico y otras vitaminas y minerales esenciales, incluyendo el hierro. Se ha demostrado que el ácido fólico reduce los riesgos de ciertas anomalías.

Pan, cereal, arroz y pastas: 9-11 porciones diarias

Estos alimentos proporcionan carbohidratos, los cuales suministran energía a su cuerpo y para el crecimiento de su bebé. Los granos enteros y los productos fortificados también contienen ácido fólico y hierro (para echar un vistazo a lo que estos y otros nutrientes hacen durante el embarazo, vea la Tabla de Aportes Dietéticos Recomendados). Una porción equivalente a: una rebanada de pan, 1 onza de cereal listo para comer, 1/2 taza de arroz o pasta cocinados. o 1 panecillo inglés.

Vegetales: 4-5 porciones diarias

Los vegetales son una buena fuente de vitaminas A y C, ácido fólico, hierro y magnesio. Trate de incluir dentro de su dieta al menos dos porciones diarias de vegetales de hojas verdes. Una porción equivale a: 1 taza de vegetales de hojas verdes. 1 taza de vegetales de hojas verdes cocidos o crudos cortados en trocitos; 3/4 de una taza de jugo de vegetales o 1/2 taza de vegetales cortados en trocitos, cocinados o crudos.