Intentando concebir – Sincronización y fertilidad

Antes de quedar embarazada: nutrición, dieta y cambios de estilo de vida

Cómo identificar sus días de fertilidad

Intentando concebir – Sincronización y fertilidad. Muchas parejas pasan tanto tiempo evitando un embarazo no planificado que suponen que cuando estén listos para tener una familia todo lo que tienen que hacer es dejar de utilizar métodos anticonceptivos. Quedar embarazada no es algo automático, ni siempre es así de rápido. Esto puede tardar un año o más.

Para quedar embarazada, es necesario que espermatozoides saludables se encuentren con un óvulo en la trompa de Falopio. Justo antes de que un óvulo esté listo para ser fecundado, el ovario lo libera dentro de la trompa de Falopio. Esto se llama ovulación y habitualmente ocurre aproximadamente dos semanas antes del momento en que una mujer espera tener su próximo periodo. Para una mujer con 28 días de un periodo al siguiente, esto es alrededor de 14 días después del primer día de su periodo anterior. Las mujeres con ciclos más largos o más cortos pueden calcular su día de ovulación restando 14 días de la duración de su ciclo. Por ejemplo, una mujer con un ciclo de 21 días ovula en el día 7 y una mujer con un ciclo de 35 días ovula en el día 21.

Para una mejor probabilidad de quedar embarazada, planee las relaciones sexuales en la semana alrededor del día de la ovulación. Se recomienda tener relaciones sexuales día por medio, comenzando cinco días antes de la fecha esperada de ovulación y terminando 2 días después de esto. Si usted tiene ciclos irregulares y no está segura de cuándo ovula, puede comprar una prueba para predecir su ovulación. Esta prueba examina la HL (hormona luteinizante), la hormona de la ovulación, en la orina y es muy precisa. Usted debe tratar de sincronizar las relaciones sexuales con respecto al incremento de la hormona luteinizante, de tal manera que tenga la cópula el día antes y el día después de dicho incremento.

Si usted está dispuesta a tomar otras medidas, puede también vigilar dos funciones corporales que indican sus períodos más fértiles, maximizando así sus posibilidades de quedar embarazada. Estos métodos son menos costosos que la prueba para predecir la ovulación, pero requieren más esfuerzo.

Los cambios en la consistencia del flujo vaginal y la temperatura del cuerpo son dos indicadores de fertilidad. Este artículo explica cómo controlar su flujo vaginal y su temperatura, identificar los cambios y aprender lo que significan.

Cómo evaluar su flujo vaginal

El flujo vaginal protege el espermatozoide y le ayuda a desplazarse a través del cuello uterino hacia el útero y las trompas de Falopio. Al igual que todo lo relacionado con el ciclo menstrual, el flujo vaginal cambia en preparación para la ovulación. Usted observará diferencias claras en cómo se ve y se siente en el transcurso del ciclo.

Al iniciar su ciclo, usted probablemente no notará ningún flujo vaginal. Pero luego éste puede volverse viscoso o pegajoso y posteriormente cremoso y blanco. Finalmente, a medida que se acerca la ovulación, éste se vuelve más claro y elástico, casi como la clara de huevo. Este flujo elástico, blanco como clara de huevo indica que usted está a punto de ovular.

Normalmente, el flujo vaginal puede sentirse en el interior del extremo inferior de la vagina, especialmente en los días fértiles. Frótelo entre los dedos para determinar su consistencia y vea cómo se corresponde con las descripciones que se detallan a continuación:

  1. El período menstrual está ocurriendo (no se presenta ningún flujo vaginal)
  2. La vagina está seca (no se presenta ningún flujo vaginal)
  3. Flujo pegajoso/elástico
  4. Humedad/flujo blanco/cremoso: Fértil
  5. Flujo resbaloso/elástico/claro como “clara de huevo”:
    Muy fértil
  6. Seco (no hay flujo vaginal)

El flujo vaginal será resbaloso y elástico en sus días más fértiles.