Amamantar – Consejos para el éxito

Las primeras semanas de su bebé

Amamantar – Consejos para el éxito

Amamantar – Consejos para el éxito. El cuidado adecuado de los pezones, la frecuencia apropiada de amamantamiento y otras medidas, pueden evitar muchos de los problemas comunes de la lactancia materna.

Cuidado de los pezones

En la mayoría de las mujeres, los pechos tienen pezones que sobresalen ligeramente cuando están en reposo y se ponen erectos cuando son estimulados, como sucede con el frío. Durante el embarazo, el pezón y el área pigmentada alrededor de éste (areola) se vuelven más gruesos, preparándose para el amamantamiento. Las glándulas pequeñas (glándulas de Montgomery) de la areola se vuelven más visibles. Éstas contienen un lubricante para evitar que el pezón y la areola se sequen, agrieten o infecten. Los jabones y lavar o secar duro los pechos y los pezones, puede provocar que éstos se resequen y agrieten y, por lo tanto, debe evitar hacerlo. Algunos expertos recomiendan dejar leche en el pezón después de amamantar y permitir que ésta se seque y le sirva de protección. Es importante mantener secos los pezones entre comidas para evitar que se agrieten e infecten.

La posición del bebé

Para amamantar con comodidad, es necesario colocar al bebé en una posición correcta. Hay algunas guías para ayudarle a desarrollar su propia técnica. También puede ayudarle el observar a otra madre cuando esté amamantando o practicar con una que tenga experiencia. La clave es sostener la cabeza, el cuello y la espalda del bebé en línea recta, con su pecho enfrentado al de la madre. Para comprender porqué, mire por sobre su hombro y trate de tragar al mismo tiempo. Notará que no es precisamente cómodo. Si su bebé está sobre sus faldas y tiene que girar su cabeza para alcanzar a su pecho, no puede tragar de manera adecuada.

  • Agarre tipo cuna
    Siéntese en una silla cómoda y si es posible, con brazos. Ponga a su bebé sobre su abdomen, barriga con barriga. La cabeza del bebé debe estar recostada en la curva de su brazo y de cara hacia su pecho. Las rodillas del bebé deben estar por debajo de su otro pecho. La cabeza, espalda y piernas del niño deben estar en línea recta. Se puede mantener esta posición todo el tiempo que dure el amamantamiento. Si le empieza a doler el pezón mientras está amamantando, revise si su bebé se ha resbalado y si las rodillas están colocándose en dirección al techo en lugar de permanecer a su costado.
  • Agarre tipo pelota de fútbol americano
    Recueste la parte posterior de la cabeza de su bebé en su mano, con el cuerpo bajo su pecho y hacia el codo. Coloque una almohada bajo su codo para que le ayude a sostener al bebé por el trasero. Utilice su otra mano para sostener su pecho. Esta posición le permite controlar la cabeza del bebé y le asegura una buena posición para succionar.
  • Posición lateral
    Acuéstese de lado con su cabeza apoyada en su brazo. Su bebé puede acostarse a su lado, con la cabeza hacia su pecho. Acerque cómodamente al bebé y colóquele una almohada detrás, para apoyarlo.

En raras ocasiones, un bebé puede tener trastornos de succión que tengan que ser evaluados por un doctor. Un especialista certificado en lactancia materna puede ser de gran ayuda para enseñarle a un bebé cómo amamantarse. Si su médico u hospital local no la pueden remitir a un especialista en lactancia materna, llame a ILCA al (708) 260-8874.

Frecuencia con que amamantar

Por lo general, la mayoría de los bebés se amamantan cada 1 ó 2 horas durante las primeras semanas.