Hidramnios

Embarazos que requieren atención especial

Hidramnios

Hidramnios. Es una afección que ocurre durante el embarazo y se caracteriza por el exceso de líquido amniótico. También se la conoce como trastorno del líquido amniótico o polihidramnios.

Hidramnios

El líquido amniótico es una solución estéril que rodea y amortigua al feto dentro del útero durante el embarazo. El líquido amniótico proviene de los riñones del bebé (es orina fetal) y es absorbido cuando el feto lo traga. La cantidad de líquido aumenta hasta la semana 36 del embarazo; después de ese tiempo, disminuye lentamente. Si el feto produce demasiada orina, o no traga lo suficiente, se acumula demasiado líquido, ocasionando el hidramnios.

El hidramnios grave puede indicar un problema con el feto, como un defecto del sistema nervioso central, un bloqueo gastrointestinal o un problema de cromosomas. En casos raros, puede provocar un parto prematuro o incluso la muerte del feto. El hidramnios leve es más común y no es indicio de un problema. De hecho, es probable que el líquido extra que aparece durante el segundo trimestre retorne a un rango normal sin tratamiento.

¿Cómo sabré si tengo esta condición?

Con frecuencia, el hidramnios leve no presenta síntomas, pero infórmele a su médico si experimenta sofocación, dolor abdominal e inflamación o hinchazón marcada, los cuales pueden ser señales de un hidramnios más severo.

Durante los chequeos prenatales de rutina, la persona encargada de sus cuidados utilizará una cinta métrica o método similar para calcular su “altura de fondo”: la distancia desde su hueso púbico hasta la parte superior del útero. También revisará el crecimiento del bebé simplemente palpando el útero a través del abdomen o llevando a cabo una ecografía. Si sospecha que hay hidramnios, le ordenará que se practique una ecografía, el cual puede medir la cantidad de líquido amniótico que rodea a su bebé.

¿Cuál es el tratamiento?

Los médicos pueden tratar los síntomas de hidramnios, pero generalmente no lo que haya causado la afección en sí. Por ejemplo, si usted tiene dificultad para respirar o caminar, probablemente la persona encargada de sus cuidados querrá hospitalizarla. Y ya que el hidramnios puede provocar un parto prematuro o pretérmino, puede administrarle medicamentos para prevenir esta situación. También puede sugerirle que se realice una amniocentesis para extraer algo del exceso de líquido y disminuir su malestar.

Usted también puede someterse a exámenes para tratar de determinar por qué tiene líquido amniótico adicional. Su médico puede verificar una ecografía para buscar problemas con el feto y se puede realizar una amniocentesis para verificar si hay problemas de cromosomas asociados con hidramnios. También puede analizar su sangre para detectar diabetes y signos de infecciones recientes. En muchos casos, no se encuentra ninguna explicación para el exceso de líquido.

¿Cómo puedo prevenirlo?

No es posible. Dado que no se puede hacer mucho para prevenir las afecciones que pueden derivar en hidramnios, no hay manera de evitar el trastorno en sí.

Preguntas frecuentes

P: He escuchado sobre algo llamado oligohidramnios. ¿Es lo mismo que hidramnios?

R: No. Oligohidramnios es justamente lo contrario: no hay suficiente líquido amniótico. Esta afección se presenta generalmente cuando algo anda mal con el feto o la placenta o cuando la madre padece de presión arterial alta. El mayor peligro del oligohidramnios es que, sin suficiente cantidad de líquido para flotar, el cuerpo del feto pueda comprimir el cordón umbilical, cortando su suministro de oxígeno y nutrientes. Si a usted se le diagnostica oligohidramnios, la persona encargada de sus cuidados llevará un control minucioso de la salud de su bebé para asegurarse de que esto no suceda.

P: ¿Puede el hidramnios perjudicar a mi bebé?