Desprendimiento prematuro de la placenta

Nuestra Clínica cuenta con abundante e importante información diseñada para guiarle a través del embarazo

Desprendimiento prematuro de la placenta

Desprendimiento prematuro de la placenta. El desprendimiento prematuro de la placenta es la separación de la placenta de la pared interior del útero que ocurre antes del parto. Los nombres alternativos son abruptio placentae y placenta abruptio.

Desprendimiento prematuro de la placenta

En la mayoría de los embarazos, la placenta permanece unida con firmeza a la parte superior de la pared uterina. En 1 de cada 150 embarazos, usualmente durante el tercer trimestre, la placenta se separa de la pared del útero de forma prematura, causando sangrado. Generalmente sólo se separa una parte de la placenta, en otras ocasiones se desprende totalmente.

La placenta es la línea vital de un feto y si se desprende es un problema serio. El desprendimiento prematuro de la placenta disminuye el suministro de oxígeno y nutrientes al feto, lo cual lo convierte en una de las principales causas que provocan la muerte fetal en el tercer trimestre. Sin embargo, todas las madres y más del 90% de sus bebés, sobreviven al desprendimiento prematuro de la placenta. La muerte de la madre es rara.

Nadie comprende totalmente los factores que ocasionan el desprendimiento de la placenta, sin embargo, las mujeres con hipertensión arterial crónica tienen el riesgo más alto. Otros factores de riesgo incluyen, cardiopatía, diabetes, tabaquismo y el consumo de cocaína o alcohol. Las mujeres afroamericanas, mayores de 40 años o que hayan tenido desprendimiento prematuro de la placenta anteriormente, tienen más posibilidades de sufrirla. Una herida a la madre, por ejemplo en un accidente automovilístico, también puede causar un desprendimiento.

¿Cpomo sé que la tengo?

Los síntomas más comunes son sangrado vaginal y contracciones dolorosas. La cantidad de sangrado depende de cuánto se haya desprendido la placenta.

  • Si la separación es ligera, puede experimentar un sangrado leve. También se pueden presentar calambres y sensibilidad uterina.
  • Si la separación es moderada, puede notar un sangrado más abundante. Su útero se siente más sensible y firme, y el dolor abdominal es más severo.
  • Si se separa más de la mitad de la placenta, puede experimentar un sangrado muy abundante. También puede sufrir contracciones uterinas. Su médico puede observar síntomas de pérdida de sangre tanto en usted como en su feto. Algunos de los síntomas pueden incluir: dolor abdominal, frecuencia cardiaca acelerada, cambio de los movimientos fetales (aumento o disminución), cambio de la frecuencia cardiaca fetal o de los patrones de frecuencia cardiaca, así como, evidencia ecográfica del desprendimiento de la placenta.

Algunas veces, la sangre se acumula entre la placenta y la pared uterina, por esta razón, no se observa sangrado de la vagina. Esté al tanto de los síntomas, como cólicos abdominales o dolor severo, dolor de espalda y disminución de los movimientos fetales.

Si sufre de alguno de estos síntomas o algún tipo de sangrado vaginal durante su embarazo, comuníquese con su médico de inmediato.

La evaluación comienza con un examen físico. Su médico observará las contracciones uterinas y la respuesta de su feto a éstas. También puede hacerse una ecografía; no obstante, sólo la mitad del desprendimiento prematuro de la placenta se puede detectar a través de ésta (para más información sobre qué esperar de una ecografía haga clic aquí.)

¿Cómo puedo tratarla?

Si el desprendimiento de su placenta es leve, su médico puede recomendarle reposo para detener el sangrado. Después de unos pocos días, puede retomar sus actividades normales.

Si el desprendimiento es moderado, es probable que usted tenga que permanecer en un hospital para que el personal médico pueda examinar detenidamente tanto a su feto como a usted.