Semana 31 de embarazo

El embarazo y el milagro de 9 meses

 

Feto de 31 semanas

Su bebé: Cambios que hay que ver

Semana 31 de embarazo. El tercer trimestre es un periodo de rápido crecimiento – para usted y para su bebé. Usted probablemente subirá mucho de peso – y por una buena razón. En tan sólo 31 semanas, su bebé pesa cas. 3 libras 5 onzas (1590 g) y mide más de 18 pulgadas (46 cm.) de alto. Gracias a la acumulación de grasa blanca debajo de su piel, el color del bebé está cambiando de rojo a rosado. En esta etapa, la iris del bebé se dilata y se contrae en respuesta a la luz y las uñas de los dedos de sus manos pueden estar ya formadas.

Los órganos también están en un período de crecimiento. No se preocupe: Aunque sus pulmones (y su corazón) la hacen sentir que pierde el aliento cuando sube unas cuantas escaleras o camina por la cuadra, el fruto de su vientre está obteniendo suficiente oxígeno de su placenta.

Su cuerpo: Haciendo planes para el nacimiento

La mayoría de las madres primerizas experimentan emociones mezcladas y tienen preguntas interminables relacionadas con la labor de parto y el parto mismo. Usted se puede preguntar cómo reconocerá cuando está teniendo una contracción o cuándo debe ir al hospital. Usted puede estar preocupada acerca de lo que puede tomar para el dolor. Una de las maneras más fáciles de obtener respuesta y liberar sus miedos es informarse: lea libros sobre el parto, tome notas durante sus clases de preparación, consulte al médico y pídale a sus amigos y familiares que compartan con usted sus experiencias.

Muchas mujeres arman un plan de nacimiento para delinear sus deseos para la labor y parto. Es probablemente mejor pensar acerca de sus “preferencias para el nacimiento”, porque la característica impredecible inherente de la labor y el parto dificulta tener un plan.

¿Qué es preferible, entonces? Los nacimientos son un poco como las bodas: usted probablemente haya estado en bodas que le parecen encantadoras y de buen gusto y elegantes, y en otras que le parecieron vulgares y de mal gusto. Pero la novia y el novio eligieron pasar su día con esa torta, esas flores, y ese disc jockey, y les pareció bien. De manera similar, algunas mujeres quieren dar a luz sin medicamento para el dolor y con una intervención médica mínima, y quieren sostener a su bebé y entablar un vínculo con él inmediatamente después del nacimiento, con líquido amniótico y todo. Otras madres estarán felices con una epidural antes de su primera contracción y les gustaría que su bebé sea lavado, con mucho jabón, que se le ponga un pañal y sea vestido antes de que lo toquen por primera vez. Dentro de lo que es seguro, hay muchas maneras “correctas” diferentes para tener un nacimiento. Usted y su pareja deberían pensar acerca de lo que funciona mejor para ustedes.

Los siguientes son algunos de los temas principales que usted debe considerar para conocer sus preferencias, luego consulte a su médico o llame al hospital para saber cuáles son sus políticas generales. Analice los riesgos y beneficios de las diferentes opciones. Es probable que usted tenga que llenar, con anticipación, formatos específicos o emitir autorizaciones relacionados con muchos de estos temas.

  • ¿Cómo se siente acerca de usar medicamento para alivio del dolor durante la labores de parto? ¿Quiere intentar ir sin medicamento para el dolor o preferiría una anestesia tan pronto como sea posible?
  • ¿Le gustaría poder tener las labores de parto en una tina o ducha, si existe la posibilidad en el centro de nacimiento u hospital que usted ha elegido?