Las señales del embarazo

Antes de quedar embarazada: nutrición, dieta y cambios de estilo de vida

Las señales del embarazo

Las señales del embarazo. En las primeras semanas del embarazo, el cuerpo de una mujer comienza a cambiar para albergar al embrión que crece. Para la futura mamá, esto significa un amplio abanico de nuevas sensaciones, algunas más placenteras que otras. Algunas mujeres embarazadas experimentan sólo algunos de estos síntomas, mientras otras los presentan todos.


  • Amenorrea
    o ausencia del período menstrual. Cuando usted queda embarazada, los crecientes niveles hormonales impiden que el revestimiento uterino se desprenda en el momento en que usted esperaría tener su periodo. También puede no tener su periodo si no está embarazada. Otras causas posibles de amenorrea abarcan: aumento o pérdida de peso, problemas hormonales, tensión, estrés, amamantar y descontinuar las píldoras o inyecciones anticonceptivas.

  • Náuseas del embarazo
    que son náuseas y mareos, que por lo general se experimentan en la mañana, pero algunas veces durante todo el día. Se piensa que pueden ser causados por el alto nivel de la hormona gonadotropina coriónica humana (GCH) en la sangre, el rápido estiramiento de los músculos del útero, acidez excesiva en estómago y aumento del sentido del olfato. Las náuseas del embarazo, usualmente comienzan entre la segunda y octava semanas posteriores a la concepción. Otras causas posibles de náuseas incluyen intoxicación alimentaria, tensión, infección, colecistopatía y otras enfermedades.

  • Mamas sensibles e inflamadas
    . Las mamas (senos) de una mujer embarazada cambian a medida que los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona aumentan en las primeras semanas del embarazo. Algunas mujeres incluso notan leche que se les sale de las mamas, aunque esto habitualmente ocurre posteriormente en el embarazo. La sensibilidad en las mamas por lo regular comienza unos días después de la concepción. Otras causas posibles de sensibilidad en las mamas abarcan píldoras anticonceptivas, inicio de su periodo y afecciones fibroquísticas de las mamas.

  • Oscurecimiento de las areolas
    , la piel que se encuentra alrededor de los pezones. Las protuberancias sobre las areolas (llamadas nódulos de Montgomery) pueden lucir más prominentes. Estos cambios ocurren gradualmente durante las primeras semanas del embarazo, a medida que las mamas se preparan para producir leche. Otras causas posibles abarcan desequilibrio hormonal, embarazo previo, bronceado y los cambios físicos de la pubertad.

  • Antojos de comida
    reflejan niveles hormonales cambiantes. Los antojos de comida usualmente se presentan durante el primer trimestre. Otras causas posibles abarcan la alimentación deficiente, el estrés y el inicio de su periodo (SPM).

  • Micción frecuente
    . Las mujeres aumentan de peso por el agua al comienzo del embarazo y este aumento del volumen de flujos corporales y presión del útero en crecimiento significan más frecuencia en las idas al baño. Por lo general, esto comienza a partir de la sexta y octava semanas posteriores a la concepción. Otras causas posibles de micción frecuente abarcan infección en las vías urinarias, diuréticos, tensión, diabetes y beber líquidos en exceso.

  • Fatiga
    . Durante los primeros meses del embarazo, su cuerpo está desarrollando la placenta del bebé, el órgano que proveerá nutrición en los siguientes 9 meses. Eso consume energía y, junto con los altos niveles de la hormona progesterona, cansa mucho a las madres. A medida que se acerca el final del primer trimestre, las mujeres con frecuencia comienzan a sentirse menos fatigadas. Otras causas posibles de fatiga abarcan tensión, estrés, depresión, alimentación deficiente, gripe, falta de ejercicio, dormir poco o falta de sueño.

  • Sangrado
    . Alrededor de la mitad de las mujeres con embarazos normales tendrán cierta pérdida de sangre de color rosado o marrón, algunas veces acompañadas de cólicos estomacales.