Amamantar o alimentar con biberón

Las primeras semanas de su bebé

Amamantar o alimentar con biberón

Amamantar o alimentar con biberón. Decidir cómo y con qué alimentar a su bebé es una decisión personal que merece ser considerada profunda y cuidadosamente. La lactancia materna es la fuente natural de nutrición para los niños menores de un año de edad.

La mayoría de profesionales de la salud recomiendan amamantar al bebé durante el primer año (incluyendo la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Nacional de Enfermeras Pediátricas y Asociadas).

La leche materna es la mejor fuente de nutrición durante los primeros 6 meses de vida. Contiene las cantidades apropiadas de carbohidratos, proteínas y grasa; además proporciona enzimas digestivas, minerales, vitaminas y hormonas que los niños necesitan. La leche materna también contiene anticuerpos que pueden ayudar al bebé a resistir las infecciones.

Los expertos concuerdan en que amamantar al bebé durante cierto tiempo, sin importar lo poco que sea, es beneficioso para usted y su bebé.

Usted puede alimentar a su bebé con leche materna, ya sea directamente o con un biberón.

Para amamantar a su bebé (directamente del pecho):

  • Sólo usted puede amamantar directamente a su bebé
  • Este método puede ser exclusivo o complementarse con el uso del biberón

Para alimentar a su bebé con leche materna (que ha sido extraída):

  • Se puede suministrar con biberón (ya sea usted u otra persona)
  • Requiere que usted se extraiga regularmente la leche de los pechos
  • Requiere que la leche sea manipulada y almacenada adecuadamente
  • Requiere que los biberones y chupones sean preparados en forma adecuada

La mayoría de los doctores recomiendan amamantar al bebé durante las primeras dos semanas en forma exclusiva y hasta que la lactancia esté bien establecida, en lugar de alternarla con el biberón. Esta recomendación se basa en la posibilidad de que se confunda el chupón con el pezón, lo que puede provocar problemas de succión y alimentación en los niños que son amamantados y alimentados con biberón al mismo tiempo. Después de los dos meses de edad, la mayoría de los bebés se adaptan fácilmente a los chupones del biberón.

La lactancia materna es una función natural, pero no necesariamente un instinto natural de las madres. Es un poco como aprender a montar en bicicleta. Durante las primeras semanas, usted y su bebé pueden luchar y ocasionalmente caerse y quemarse. Pero entonces un día usted comienza a pedalear y andar por varias millas: será tan fácil que no comprenderá por qué estaba teniendo tantas dificultades. Recuerde que la mayoría de las madres necesitan información sobre cómo alimentar a sus bebés. También, después de su nacimiento, necesitan apoyo, estímulo y ayuda para disfrutar la alimentación y el cuidado de sus bebés.

Ventajas de la lactancia materna

Investigaciones realizadas señalan que los bebés alimentados con leche materna pueden sufrir con menos frecuencia de:

  • Infecciones en el oído
  • Infecciones estomacales o intestinales
  • Problemas digestivos, como estreñimiento o diarrea
  • Enfermedades de la piel (eccema infantil)
  • Problemas de alergia (alergias infantiles)
  • Hospitalizaciones en el primer año de vida

Además, los bebés alimentados con leche materna tienen menos riesgo de sufrir de sobrepeso o presentar presión arterial alta, diabetes, anemia ferropénica y caries dental. En comparación con los bebés alimentados con biberón, los bebés amamantados también tienen un coeficiente intelectual ligeramente más alto.

Las mamás que amamantan a sus bebés pueden disfrutar de:

  • No lavar biberones
  • No preparar biberones con leche maternizada
  • Bajos costos
  • Perder peso más fácilmente
  • Sangrar menos después del parto
  • Fortalecer el vínculo único entre madre e hijo
  • Reducción del riesgo de cáncer mamario, uterino y ovárico
  • Reducción del riesgo de diabetes posteriormente en la vida

Las mamás que amamantan a sus bebés deben:

  • Comprender que CUALQUIER medicamento que tomen puede pasar a la leche materna y afectar a su bebé (consulte con su médico o especialista en lactancia para verificar los que son seguros y no deje de tomar ningún medicamento que le hayan recetado sin consultarlo primero con el profesional)
  • Mantener una nutrición adecuada
  • Tomar bastante líquido todos los días, especialmente agua
  • Descansar bastante
  • Cuidarse bien los pezones y las mamas
  • Relajarse y disfrutar la experiencia

Posibles problemas

Si surge algún problema, contacte a un especialista en lactancia materna.