Cirugía reproductiva

Antes de quedar embarazada: nutrición, dieta y cambios de estilo de vida

Cirugía reproductiva

Cirugía reproductiva. Cuando las parejas buscan ayuda con el problema de la infertilidad, se encuentran con un sinnúmero de pruebas y tratamientos disponibles. Muchos de los términos de este tema pueden ser desconcertantes e incluso preocupantes – especialmente si se menciona la opción de cirugía. Pese a que la idea de una operación puede ser atemorizante, la cirugía reproductiva es una de las tantas opciones que tenemos actualmente para lograr un embarazo.

¿Cómo Puede Ayudar La Cirugía?

A veces, un problema anatómico impide que una pareja conciba. La cirugía puede ayudar a arreglar la obstrucción, se trate de un tubo lastimado o una cavidad uterina de forma anormal. En los hombres, los varicoceles (venas varicosas en el escroto) pueden ser con frecuencia un problema. Los hombres y mujeres que se han sometido a un procedimiento de esterilización (vasectomía o ligadura de las trompas de Falopio) también pueden someterse a una cirugía para tratar de recuperar la fertilidad.

Endometriosis

Fibroides uterinos

¿Qué Cirugía Se Realiza Para Cada Problema?

Los médicos pueden recomendar un tratamiento quirúrgico basado en el paciente, su problema de fertilidad y el método con el cual el cirujano se siente más cómodo. Si la cirugía sale bien, la mayoría de los procedimientos de fertilidad pueden hacerse para pacientes externos.

  • Endometriosis: Para las mujeres que padecen de endometriosis, la cirugía puede realizarse para eliminar o disminuir la cantidad de tejido anormal en el pelvis. Ésta puede efectuarse por medio de:
    • Laparoscopía: el cirujano hace una pequeña incisión en el ombligo e inserta una cámara de fibra óptica, que le permite al médico visualizar cualquier cicatriz o tejido anormal. Se hacen pequeñas incisiones adicionales para introducir los instrumentos necesarios para realizar la cirugía.
    • Mini-laparotomía: el cirujano hace una incisión en la pared abdominal para poder llegar a las áreas afectadas. La mini-laparotomía se realiza a través de una pequeña incisión ubicada justo arriba del hueso púbico. El cirujano explora la pelvis y corrige el problema.
    • Laparotomía: el cirujano hace una incisión mayor, justo arriba del hueso púbico o desde el ombligo hacia el área del vello púbico. La laparotomía puede ser necesaria para una cicatriz muy severa de la pelvis y no es un procedimiento para pacientes externos.
  • Cicatriz, obstrucción o daño provocado por infecciones u otros motivos: Si hay cicatrices en las trompas de Falopio, se puede considerar cualquiera de las cirugías anteriormente mencionadas. Las cicatrices o anomalías dentro del útero también pueden ser tratadas quirúrgicamente con la histeroscopia. En este procedimiento, el cirujano inserta una delgada cámara de fibra óptica a través del cuello uterino dentro del útero. Esta cámara permite que el cirujano vea el interior del útero. Entonces, él o ella pueden reparar la cicatriz y extirpar pólipos o fibroides que están directamente debajo del epitelio uterino. Algunos cirujanos también pueden intentar reparar las trompas bloqueadas a través de la histerescopia, insertando una cámara dentro de las trompas de Falopio.
  • Fibroides (tumores benignos del músculo uterino): Los fibroides pueden ser extraídos por cualquiera de los siguientes procedimientos:
    • Laparotomía
    • Histeroscopia
    • Laparoscopía
    • Colpotomia (utilizado raramente), que consiste en hacer una incisión a través de la vagina
  • Reversión de la ligadura de las trompas de Falopio: Para las mujeres que deseen revertir una esterilización previa, el cirujano puede usar laparoscopía o laparotomía con microcirugía.

Para los hombres que son estériles, las condiciones que requieren una cirugía son más limitadas:

  • Reparación de varicoceles (también conocidos como venas varicosas en el escroto): el cirujano hace una pequeña incisión, liga la vena varicosa y restaura la fertilidad.