Control fetal antes del parto

Cómo Mantenerse saludable durante el embarazo

Control fetal antes del parto

Control fetal antes del parto. Durante todo el embarazo, su médico llevará un control de usted y su bebé. Estos exámenes pueden practicarse en cualquier momento del embarazo, especialmente si tiene un embarazo de alto riesgo, una enfermedad o ha tenido complicaciones con un embarazo anterior. Algunas veces, un examen puede repetirse a intervalos para mostrar el bienestar del bebé con el transcurso del tiempo. Finalmente, algunos de estos exámenes pueden realizarse si usted ha alcanzado las 41 a 42 semanas o si se considera un embarazo prolongado o “pasado de fecha.”

Estos exámenes están diseñados para pasar por alto la menor cantidad de bebés anormales posible. Eso significa que muchos bebés saludables pueden tener resultados anormales. Es importante hablar con su médico acerca de los exámenes para que usted comprenda cuán preocupado está el profesional por los resultados de su bebé.

Prueba de no estrés (PNE)

El propósito de la cardiotocografía en reposo es confirmar que el bebé está saludable. Se basa en el principio de que la frecuencia cardíaca de los bebés saludables se elevará periódicamente.

Durante una cardiotocografía en reposo, usted estará conectada a un monitor fetal como el que tendrá cuando esté en trabajo de parto. No se le administrará ningún medicamento para estimular o provocar movimientos del bebé o contracciones del útero: por eso se llama “cardiotocografía en reposo”. Su médico no hace nada para causarle estrés al bebé durante la prueba.

La frecuencia cardíaca del bebé puede elevarse de manera espontánea y pasará la prueba sin ningún estímulo adicional. Puede ser necesario que usted se frote el abdomen con la mano, o el médico puede hacer un ruido fuerte sobre el abdomen con un dispositivo especial.

Si la frecuencia cardiaca se eleva apropiadamente, lo más probable es que la prueba se considere normal. Si la frecuencia cardiaca no sube periódicamente, puede ser necesario realizar pruebas adicionales para asegurarse de que el bebé se esté desarrollando normalmente. Una cardiotocografía en reposo normal se describe como “reactiva”: la frecuencia cardiaca del bebé aumentó de manera apropiada. Una cardiotocografía en reposo anormal se denomina “no reactiva”: la frecuencia cardiaca del bebé no se incrementó lo suficiente. Es de destacar que muchos bebés con cardiotocografías en reposo no reactivas resultan saludables después de pruebas adicionales con una cardiotocografía con contracciones o un perfil biofísico.

Prueba de estrés por contracciones (PEC)

La cardiotocografía con contracciones se puede hacer si la cardiotocografía en reposo es anormal. El propósito es predecir cómo le irá al bebé durante el parto, el cual es un proceso estresante no sólo para usted, sino también para el bebé. Cada contracción priva momentáneamente al bebé de su suministro usual de sangre y oxígeno. Para la mayoría de los bebés, esto no es un problema, pero algunos pasan un mal rato. Una cardiotocografía con contracciones muestra si el bebé tiene un patrón anormal de frecuencia cardiaca durante el estrés por contracciones.

Nuevamente, se utiliza un monitor fetal. Las contracciones se pueden inducir de una variedad de maneras. Para provocar las contracciones, se le administrará una infusión de oxitocina, una hormona producida naturalmente por las mamas que estimula la contracción uterina. También se conoce como pitocina. Las contracciones resultantes son similares a las que tendrá durante el parto. Si la frecuencia cardiaca del bebé disminuye en lugar de aumentar después de una contracción, el bebé puede estar sufriendo un problema y puede experimentar problemas más serios durante el parto. La mayoría de las mujeres describen el examen como ligeramente molesto pero indoloro.