Principios activos: Ácido acetilsalicílico

Contenidos:

  1. Qué es adiro 100 mg y para qué se utiliza
  2. Antes de tomar adiro 100 mg
  3. Cómo tomar adiro 100 mg
  4. Posibles efectos adversos
  5. Conservación de adiro 100 mg
  6. Información adicional


ADIRO 100 mg comprimidos recubiertos

Ácido acetilsalicílico

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar el medicamento.

  • Conserve este prospecto ya que puede tener que volver a leerlo.
  • Si tiene alguna duda, consulte a su médico o farmacéutico.
  • Este medicamento se le ha recetado a usted y no debe dárselo a otras personas aunque tengan los mismos síntomas, ya que puede perjudicarles.
  • Si considera que alguno de los efectos adversos que sufre es grave o si aprecia cualquier efecto adverso no mencionado en este prospecto, informe a su médico o farmacéutico.

Contenido del prospecto:

  1. Qué es ADIRO 100 mg y para qué se utiliza
  2. Antes de tomar ADIRO 100 mg
  3. Cómo tomar ADIRO 100 mg
  4. Posibles efectos adversos
  5. Conservación de ADIRO 100 mg
  6. Información adicional

Qué es adiro 100 mg y para qué se utiliza

El ácido acetilsalicílico, a la dosis presente en este medicamento, pertenece al grupo de medicamentos denominados antiagregantes plaquetarios. Las plaquetas son unos componentes de la sangre, más pequeños que los glóbulos rojos y blancos, que se agregan cuando la sangre coagula. Al prevenir dicha agregación, los antiagregantes plaquetarios reducen la posibilidad de que se produzcan coágulos sanguíneos (trombos).
Su médico le ha recetado ADIRO 100 mg para prevenir la formación de trombos y reducir el riesgo de obstrucción de sus arterias, ya que:

  • Usted ha sufrido previamente un infarto de miocardio o una angina de pecho.
  • Usted ha sufrido un accidente cerebrovascular no hemorrágico transitorio o permanente.
  • Usted ha sido sometido a una intervención quirúrgica, del tipo angioplastia coronaria o by-pass coronario.

Antes de tomar adiro 100 mg

No tome ADIRO 100 mg:

  • si es alérgico (hipersensible) al ácido acetilsalicílicos o a cualquiera de los demás componentes de ADIRO 100 mg.
  • si padece o ha padecido asma, con o sin pólipos nasales, después de haber tomado ácido acetilsalicílico.
  • si ha presentado reacciones alérgicas de tipo asmático (dificultad para respirar, ahogo, broncoespasmo y en algunos casos tos o pitidos al respirar) al tomar antiinflamatorios, ácido acetilsalicílico, otros analgésicos así como al colorante tartrazina.
  • si padece o ha padecido úlcera gastroduodenal aguda o molestias gástricas de repetición.
  • si tiene antecedentes de hemorragia o perforación gástrica tras el tratamiento con ADIRO 100 mg u otros antiinflamatorios no esteroideos.
  • si padece hemofilia u otros problemas de coagulación sanguínea que le predispone a padecer hemorragias internas.
  • si padece una enfermedad grave del riñón y/o del hígado (insuficiencia renal y/o hepática grave).
  • si está en tratamiento con fármacos para la coagulación (anticoagulantes orales).
  • si padece de una enfermedad grave del corazón.
  • si está en tratamiento con metotrexato.
  • si tiene menos de 16 años, salvo expresa indicación médica, ya que el uso de ácido acetilsalicílico está relacionado con la aparición del Síndrome de Reye, enfermedad poco frecuente pero grave.
  • si se encuentra en su tercer trimestre del embarazo.

Tenga especial cuidado con ADIRO 100 mg:

Avise a su médico antes de tomar ADIRO 100 mg si se encuentra en alguna de las situaciones descritas a continuación:

  • se ha sometido recientemente a una intervención quirúrgica, incluyendo cirugía dental.
  • si debe someterse a una intervención quirúrgica, incluyendo cirugía dental en los próximos siete días.
  • si está tomando antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno u otro tipo de medicamentos ya que ciertos medicamentos pueden interaccionar con ADIRO 100 mg y producir efectos indeseados (ver "Uso de otros medicamentos").
  • si está en tratamiento con corticoides.
  • si está en tratamiento con antidepresivos.
  • si está en tratamiento con antiagregantes plaquetarios.
  • si padece hipertensión, tiene reducidas las funciones del riñón, corazón o hígado, presenta alteraciones en la coagulación sanguínea o está en tratamiento con anticoagulantes.
  • si es alérgico a otros antiinflamatorios o antirreumáticos.
  • si tiene una deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.
  • si padece rinitis y/o urticaria.
  • si ha sufrido o sufre ataques de gota.

ADIRO 100 mg puede producir broncoespasmo, ataques asmáticos u otras reacciones de hipersensibilidad. Los factores de riesgo son: asma pre-existente, fiebre del heno, pólipos nasales o insuficiencia respiratoria crónica y también en pacientes con otras manifestaciones alérgicas, como por ejemplo, reacciones cutáneas, picor o urticaria.

Uso de otros medicamentos:

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando o ha utilizado recientemente otros medicamentos, incluso los adquiridos sin receta.

Ciertos medicamentos pueden interaccionar con ADIRO 100 mg, por lo que no deben usarse sin consultar al médico. Esto es especialmente importante en el caso de:

  • Analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos, como por ejemplo, ibuprofeno, que se utilizan para tratar el dolor y/o inflamación muscular.
  • Corticoides, ya que puede potenciar el riesgo de hemorragia digestiva.
  • Diuréticos.
  • Algunos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, ya que aumenta el riesgo de hemorragia.
  • Medicamentos para la coagulación (anticoagulantes orales) ya que aumenta el riesgo de hemorragia.
  • Algunos medicamentos para el control de la hipertensión.
  • Medicamentos para disminuir el nivel de azúcar en sangre.
  • Ciclosporina, utilizada en transplantes.
  • Vancomicina, antibiótico utilizado en algunas infecciones.
  • Interferon alfa.
  • Litio, utilizado en alguna enfermedad psiquiátrica.
  • Metotrexato, utilizado para el tratamiento del cáncer y de la artritis reumatoide.
  • Medicamentos utilizados para el tratamiento de la gota.
  • Antiácidos.
  • Digoxina, utilizado en problemas de corazón.
  • Barbitúricos, medicamentos utilizados como sedantes para problemas del sueño y para tratar las convulsiones.
  • Zidovudina, utilizado en el tratamiento de las infecciones por VIH.
  • Fenitoína y ácido valproico, medicamentos para la epilepsia.

Toma de ADIRO 100 mg con los alimentos y bebidas:

Tome este medicamento preferentemente antes de las comidas o con algún alimento y con suficiente liquido.

Si usted consume habitualmente alcohol (tres o más bebidas alcohólicas – cerveza, vino, licor, etc. al día) tomar ADIRO 100 mg le puede provocar una hemorragia de estómago.

Embarazo y lactancia

Consulte a su médico o farmacéutico antes de tomar un medicamento.
ADIRO 100 mg no debe utilizarse en el tercer trimestre del embarazo y durante toda la lactancia.

Conducción y uso de máquinas

No se ha descrito ningún efecto en este sentido.

Interferencias con pruebas diagnósticas:

Si le van a hacer alguna prueba diagnóstica (incluidos análisis de sangre, orina, etc.) informe a su médico que está tomando este medicamento, ya que puede alterar los resultados.

Cómo tomar adiro 100 mg

Siga exactamente las instrucciones de administración de ADIRO 100 mg indicadas por su médico.
Tome este medicamento preferentemente antes de las comidas o con algún alimento y con suficiente liquido.
Consulte a su médico o farmacéutico si tiene dudas. La dosis normal es de un comprimido de ADIRO 100 mg una vez al día.

Procure tomar el medicamento regularmente, cada día a la misma hora.

Su médico le indicará la duración del tratamiento con ADIRO 100 mg. No suspenda su tratamiento antes.
Si estima que la acción de ADIRO 100 mg es demasiado fuerte o débil, comuníqueselo a su médico o farmacéutico

Por su forma galénica de liberación retardada, ADIRO 100 mg no está indicado en el momento del infarto agudo de miocardio. Sin embargo, si en caso de urgencia debe recurrirse a su utilización, se recomienda triturar el primer comprimido o bien masticarlo con el fin de acelerar la absorción del ácido acetilsalicílico.

Si toma más ADIRO 100 mg del que debiera

Consulte inmediatamente a su médico o farmacéutico.
Dada la naturaleza del preparado, la posibilidad de una intoxicación accidental es muy reducida.
Los principales síntomas de la sobredosificación son: dolor de cabeza, mareos, zumbido de oídos, visión borrosa, somnolencia, sudoración, respiración rápida, confusión mental, náuseas, vómitos y ocasionalmente diarrea.

En caso de sobredosis o ingestión accidental, consultar al Servicio de Información Toxicológica. Teléfono: 91 562 04 20.

Si olvidó tomar ADIRO 100 mg

No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas. Tómelo tan pronto como sea posible y siga tomándolo según la pauta habitual.

Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este producto, pregunte a su médico o farmacéutico.

Posibles efectos adversos

Al igual que todos los medicamentos, ADIRO 100 mg puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

Si considera que alguno de los efectos adversos que sufre es grave o si aprecia cualquier efecto adverso no mencionado en este prospecto, informe a su médico o farmacéutico.

Debido a su efecto sobre la agregación plaquetaria, el ácido acetilsalicílico puede aumentar el riesgo de sangrado.

Efectos adversos frecuentes:

  • Trastornos gastrointestinales, como úlcera gástrica, úlcera duodenal, sangrado gastrointestinal, dolor abdominal, molestias gástricas, náuseas, vómitos.
  • Trastornos respiratorios, como dificultad para respirar, espasmo bronquial, rinitis, congestión nasal.
  • Urticaria, erupciones cutáneas, angioedema
  • Hipoprotrombinemia (con dosis altas)

Efectos adversos poco frecuentes:

  • Síndrome de Reye en menores de 16 años con procesos febriles, gripe o varicela (ver "Antes de tomar ADIRO 100 mg")
  • Trastornos hepáticos, especialmente en pacientes con artritis juvenil.

En tratamientos de larga duración y con dosis altas, pueden aparecer: mareos, ruidos en los oídos, sordera, sudoración, cefalea, confusión, y problemas de riñón.

El tratamiento debe ser suspendido inmediatamente si el paciente nota algún episodio de sordera, ruidos en los oídos o mareos.

En pacientes que han presentado reacción alérgica al ácido acetilsalicílico y a otros antiinflamatorios no esteroideos pueden producirse reacciones anafilácticas o anafilactoides. Esto también podría suceder en pacientes que no han mostrado previamente hipersensibilidad a estos fármacos.

Conservación de adiro 100 mg

Mantener ADIRO 100 mg fuera del alcance y de la vista de los niños.

No utilice ADIRO 100 mg después de la fecha de caducidad que aparece en el envase después de CAD.
La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica.

Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Pregunte a su farmacéutico cómo deshacerse de los envases y de los medicamentos que no necesita. De esta forma ayudará a proteger el medio ambiente.

Conservar en el envase original por debajo de 25ºC.

Información adicional

Composición de ADIRO 100 mg:

El principio activo es ácido acetilsalicílico.
Los demás componentes son: celulosa en polvo, almidón de maíz, copolímero de ácido metacrílico tipo C, dodecilsulfato de sodio, polisorbato 80, talco y citrato de trietilo.

Aspecto del producto y contenido del envase:

Los comprimidos de ADIRO 100 mg son redondos y de color blanco. Están recubiertos con una cubierta gastrorresistente que hace que el ácido acetilsalicílico no se libere inmediatamente en el estómago, sino de forma retardada en el duodeno. Se presenta en envases de 30 comprimidos en blíster de PP/Aluminio.

Otras presentaciones

ADIRO 300 mg. Envases con 30 comprimidos.

Titular de la autorización de comercialización:

Química Farmacéutica Bayer, S.L.
Av. Baix Llobregat 3-5
08970 – Sant Joan Despí – Barcelona

Responsable de la fabricación:

Bayer Bitterfeld GmbH
Salegaster Chausee, 1
06803-GREPPIN (Alemania)

Este prospecto ha sido revisado en: Septiembre 2009

Fuente: Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.