Ecografía abdominal

Ecografía abdominal es utilizada para examinar los órganos internos del abdomen: hígado, vesícula biliar, bazo, páncreas y riñones por 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Hepatitis C

Hepatitis C es una enfermedad viral que lleva a hinchazón (inflamación) del hígado.

Síntomas de: Hepatitis C

La mayoría de las personas que estuvieron recientemente infectadas con hepatitis C no tienen síntomas y aproximadamente el 10% presenta ictericia que mejora.

De las personas que resultan infectadas con el VHC, la mayoría desarrolla infección crónica por este virus y por lo general no hay ningún síntoma.

Si la infección ha estado presente durante muchos años, el hígado puede tener cicatrización permanente, una afección llamada cirrosis. En muchos casos, es posible que no haya síntomas de la enfermedad hasta que se presente la cirrosis.

Los siguientes síntomas se podrían presentar con la infección por hepatitis C:

Causas de: Hepatitis C

La infección de hepatitis C es causada por el virus de la hepatitis C (VHC) y las personas que pueden estar en riesgo de padecerla son aquellas que:

  • Hayan estado sometidas a diálisis renal durante mucho tiempo
  • Tienen contacto frecuente con sangre en su trabajo (por ejemplo, un trabajador de la salud)
  • Tienen relaciones sexuales sin protección con una persona que padece hepatitis C (esto es mucho menos frecuente, pero el riesgo es mayor para aquellos que tienen múltiples compañeros sexuales, ya tienen una enfermedad de transmisión sexual o están infectados con el VIH)
  • Se inyectan drogas ilícitas o comparten agujas con alguien que tiene hepatitis C
  • Recibieron una transfusión de sangre antes de julio de 1992
  • Les hicieron un tatuaje o acupuntura con instrumentos contaminados (el riesgo es muy bajo cuando se realiza en instalaciones comerciales para tatuajes que cuentan con licencia)
  • Recibieron sangre, hemoderivados u órganos de un donante que tiene hepatitis C
  • Comparten elementos de uso personal, como cepillos de dientes o máquinas de afeitar, con alguien que tiene hepatitis C (menos común)
  • Nacieron de una madre infectada con hepatitis C (esto se presenta en aproximadamente 1 de cada 20 bebés nacidos de madres con el VHC, lo cual es mucho menos común que con la hepatitis B)
La hepatitis C tiene una forma aguda y otra crónica. La mayoría de las personas que resultan infectadas con el virus contraen la hepatitis C crónica.

Aproximadamente 1.5% de la población de los Estados Unidos está infectada con el VHC.

Pruebas y exámenes

Los siguientes exámenes se hacen para ayudar a diagnosticar la hepatitis C:

  • Enzimoinmunoanálisis (EIA) para detectar anticuerpos contra hepatitis C
  • Análisis del ARN para hepatitis C con el fin de medir los niveles del virus (carga viral)
  • Genotipo de la hepatitis C. Existen seis genotipos. La mayoría de los estadounidenses tienen la infección por genotipo 1, que es la más difícil de tratar.
Los siguientes exámenes se hacen para identificar y monitorear el daño al hígado a causa de la hepatitis C:
Una biopsia del hígado puede mostrar qué daño se le ha hecho a dicho órgano.

El tratamiento

Los objetivos del tratamiento del VHC son eliminar el virus de la sangre y reducir el riesgo de cirrosis y cáncer del hígado que pueden resultar de la infección prolongada con este virus.

Muchos pacientes con hepatitis C se benefician de un tratamiento con medicamentos. Entre los medicamentos más comunes están una combinación de interferón pegilado alfa y ribavirina, un medicamento antiviral.

  • La mayoría de los pacientes reciben inyecciones semanales de interferón pegilado alfa.
  • La ribavirina es una cápsula que se toma dos veces al día. Puede causar defectos congénitos, por lo que las mujeres deben evitar el embarazo durante el tratamiento y por 6 meses después del tratamiento.
  • El tratamiento se administra durante 24 a 48 semanas.
Estos medicamentos tienen muchos efectos secundarios y los pacientes deben ser vigilados muy de cerca. Los síntomas abarcan:
  • Anemia
  • Depresión
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Síntomas seudogripales
  • Dolor de cabeza
  • Irritabilidad
  • Inapetencia
  • Conteos bajos de glóbulos blancos y plaquetas
  • Náuseas
  • Adelgazamiento del cabello
  • Vómitos
Ver: cirrosis para obtener información acerca del tratamiento del daño hepático más grave causado por la hepatitis C.

Los pacientes que desarrollen cirrosis o cáncer hepático pueden ser candidatos para un trasplante de hígado.

Las personas con hepatitis C deben igualmente:

  • Tener cuidado de no tomar vitaminas, suplementos nutricionales ni medicamentos nuevos de venta libre sin antes haberlo consultado con el médico.
  • Evitar cualquier tipo de sustancias que sean tóxicas para el hígado (hepatotóxicas), incluyendo el alcohol. El alcohol reduce la efectividad del tratamiento e incluso cantidades moderadas de éste aceleran la progresión de la hepatitis C.
  • Hacerse vacunar contra la hepatitis A y B.

Grupos de apoyo

Con frecuencia, uno puede mitigar el estrés de padecer una enfermedad uniéndose a un grupo de apoyo de personas que comparten experiencias y problemas en común. Ver: recursos para la enfermedad hepática.

El pronóstico

La mayoría de las personas con infección de hepatitis C tienen la forma crónica.

Los pacientes con los genotipos 2 o 3 tienen mayor probabilidad de responder al tratamiento que los pacientes con el genotipo 1.

La posibilidad de eliminar el virus de la hepatitis C de la sangre con tratamiento es de más del 90% para algunas personas. Incluso si el tratamiento no elimina el virus, puede reducir la probabilidad de una enfermedad hepática grave.

Muchos médicos usan el término “respuesta virológica sostenida” en lugar de “cura” cuando el virus se elimina de la sangre, debido a que no se sabe si esto perdurará durante toda la vida de una persona.

La hepatitis C es una de las causas más comunes de enfermedad hepática crónica en los Estados Unidos en la actualidad. Las personas que la padecen pueden tener:

  • Cirrosis del hígado
  • Cáncer del hígado (también llamado cáncer hepatocelular): puede aparecer en un pequeño número de personas con cirrosis hepática
La hepatitis C por lo general reaparece después de un trasplante de hígado, lo cual puede llevar a que se presente cirrosis del nuevo órgano.

Cuándo llamar a un médico especialista

Consulte con el médico si:

  • Presenta síntomas de hepatitis
  • Cree que ha estado expuesto al virus de la hepatitis C

Prevención

Evite el contacto con la sangre o los hemoderivados siempre que sea posible. Los trabajadores de la salud deben tomar precauciones al manipular sangre y líquidos corporales.

No se inyecte drogas ilícitas y, en especial, no comparta agujas con otra persona. Tenga precaución al hacerse tatuajes y perforaciones corporales (pirsin).

La transmisión sexual es muy baja entre parejas monógamas y estables. El compañero sexual debe ser examinado en busca de hepatitis C. En caso de ser negativo, las recomendaciones actuales son no hacer cambios en las prácticas sexuales.

Los individuos que tienen sexo por fuera de una relación monógama deben practicar comportamientos sexuales más seguros para evitar la hepatitis C, así como enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH y la hepatitis B.

Actualmente no hay una vacuna para la hepatitis C.

Temas relacionados sobre Hepatitis C

Nombres alternativos

Hepatitis no A, Hepatitis no B

Referencias

Ghany MG, Strader DB, Thomas DL, Seeff LB. American Association for the Study of Liver Diseases. Diagnosis, management, y treatment of hepatitis C: an update. Hepatology. 2009;49:1335-1374.

Jou JH, Muir AJ. In the clinic. Hepatitis C. Ann Intern Med. 2008;148:ITC6-1-ITC6-16.

O”Leary JG, Davis GL. Hepatitis C. En: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran de gastrointestinal y el hígado de Enfermedades. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 79.

Contenido: 23 de noviembre de 2010

Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; y George F. Longstreth, MD, Departamento de Gastroenterología, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Hepatitis C no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de Aparato Digestivo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94