Ecografía muscular

La ecografía muscular usa ondas sonoras para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones de todo el cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar torceduras, esguinces, roturas y otras afecciones de los tejidos blandos. La ecografía es segura, no es invasivo y no utiliza radiación ionizante. Precio 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Estenosis raquídea

Estenosis raquídea, seudoclaudicación, estenosis raquídea central o estenosis del agujero vertebral es un estrechamiento de la médula espinal que causa presión sobre ésta, o estrechamiento de las aberturas (llamadas agujeros intervertebrales) por donde los nervios raquídeos salen de la columna vertebral.

Síntomas de la estenosis raquídea

Con frecuencia, los síntomas empeorarán lentamente con el tiempo. Muy a menudo, los síntomas estarán en un lado del cuerpo o el otro.

Los síntomas abarcan:

  • Entumecimiento, calambres o dolor en la espalda, los glúteos, los muslos o las pantorrillas, o en el cuello, los hombros o los brazos.
  • Debilidad de parte de una pierna o brazo.
Los síntomas tienen mayor probabilidad de estar presentes o empeorar al estar de pie o caminar y, con frecuencia, disminuirán o desaparecerán al sentarse o inclinarse hacia adelante. La mayoría de las personas con estenosis raquídea no pueden caminar durante un período de tiempo prolongado.

Los pacientes con estenosis raquídea pueden montar en bicicleta con poco dolor.

Los síntomas más serios abarcan:

  • Dificultad o poco equilibrio al caminar.
  • Problemas con el control de esfínteres.

Causas de la estenosis raquídea

La estenosis raquídea por lo general ocurre a medida que una persona envejece y los discos se vuelven más resecos y empiezan a encogerse. Al mismo tiempo, los huesos y los ligamentos de la columna vertebral se hinchan o crecen debido a la artritis o a la hinchazón (inflamación) crónica.

La estenosis raquídea también puede ser causada por:

  • Artritis que compromete la columna, por lo general en personas de mediana edad o de edad avanzada.
  • Enfermedades óseas, como la enfermedad de Paget del hueso y la acondroplasia.
  • Anomalía o crecimiento en la columna presente desde el nacimiento (defecto congénito).
  • Hernia discal o de disco, lo cual con frecuencia ocurrió en el pasado.
  • Lesión que causa presión sobre las raíces de los nervios o la médula espinal.
  • Tumores en la columna.

Pruebas y exámenes de la estenosis raquídea

Durante el examen físico, el médico tratará de precisar la localización del dolor y entender la forma como afecta su movimiento. A usted le solicitarán:

  • Sentarse, pararse y caminar. Mientras usted camina, el médico puede pedirle que trate de caminar en los dedos de los pies y luego en los talones.
  • Inclinarse hacia adelante, hacia atrás y hacia los lados.
  • Levantar las piernas estiradas mientras está acostado. Si el dolor es peor cuando usted hace esto, puede tener ciática, especialmente si también siente entumecimiento u hormigueo en una de las piernas.
El médico también le moverá las piernas en diferentes posiciones, incluso doblando y enderezando las rodillas. Todo el tiempo, el médico está evaluando su fuerza y su capacidad para moverse.

Para evaluar la función neurológica, el médico usará un martillo de caucho para verificar los reflejos. Al tocar las piernas en muchas localizaciones con un alfiler, un hisopo o aplicador de algodón o una pluma se evalúa cómo siente usted. El médico le pedirá que le avise si hay áreas donde tiene menos sensibilidad por el alfiler, el algodón o la pluma.

Una evaluación del sistema nervioso/cerebro (neurológico) puede confirmar la debilidad de la pierna y la disminución de la sensibilidad en las piernas. Se pueden hacer los siguientes exámenes:

El tratamiento de la estenosis raquídea

Cuando el dolor de espalda no desaparezca por completo o si llegara a ser más doloroso a veces, el hecho de aprender a cuidar de su espalda en casa y prevenir episodios repetitivos del dolor de espalda puede ayudarle a evitar la cirugía.

El médico y otros profesionales de la salud le ayudarán a manejar el dolor y mantenerlo tan activo como sea posible.

  • El médico especialista puede remitirlo al fisioterapeuta, quien le ayudará a tratar de reducir su dolor usando estiramientos. El terapeuta le mostrará cómo hacer los ejercicios que fortalezcan los músculos del cuello.
  • Usted también puede acudir a un terapeuta y masajista y alguien que realice acupuntura. Algunas veces, unas pocas visitas aliviarán su dolor de cuello o espalda.
  • Las compresas frías y terapia con calor pueden aliviar su dolor durante las reagudizaciones.
  • Muchos medicamentos diferentes pueden ayudarle con su dolor de espalda. Ver también: medicamentos para el dolor crónico.
Un tipo de psicoterapia, llamada terapia conductual cognitiva, puede ser útil si el dolor está teniendo un impacto serio en su vida. Esta técnica ayuda a entender mejor su dolor y le enseña cómo manejar el dolor de espalda.

CIRUGÍA

Si el dolor no responde a estos tratamientos o usted pierde movimiento o sensibilidad, puede necesitar cirugía. La cirugía se hace para aliviar la presión sobre los nervios o la médula espinal.

Usted y su médico pueden decidir cuándo necesita operarse por estos síntomas. Los síntomas de la estenosis raquídea con frecuencia empeoran con el tiempo, pero esto puede suceder muy lentamente.

  • Las personas que tenían dolor de espalda crónico antes de su cirugía probablemente todavía tengan algo de dolor después de esto. La artrodesis vertebral probablemente no eliminará todo el dolor y otros síntomas.
  • Incluso al usar resonancia magnética u otros exámenes, es difícil para el cirujano predecir siempre si usted mejorará y qué alivio le brindará la cirugía.
Para mayor información acerca de cómo se hace la cirugía y quién muy probablemente se va beneficiar, ver también:

El pronóstico

Muchas personas con estenosis raquídea son capaces de estar activas durante muchos años con esta afección, aunque tal vez deban hacer algunos cambios en sus actividades o trabajo.

La cirugía de la columna vertebral con frecuencia brindará alivio total o parcial de los síntomas. Sin embargo, las personas que tenían dolor de espalda crónico antes de la cirugía todavía serán propensas a presentar algo de dolor después de esto. La artrodesis vertebral probablemente no eliminará todo el dolor y otros síntomas.

Los problemas de la columna vertebral son posibles después de dicha cirugía. El área de la columna vertebral por encima y por debajo de una artrodesis vertebral probablemente resultará más estresada cuando la columna se mueva. Asimismo, si usted necesitara más de un tipo de cirugía de la espalda (como laminectomía y artrodesis vertebral), puede ser más propenso a tener problemas futuros.

Posibles complicaciones

Una falta de sensibilidad puede hacerlo más propenso a lesionarse las piernas o los pies. Las infecciones pueden empeorar debido a que es posible que usted no sienta dolor. Los cambios causados por la presión sobre los nervios pueden ser permanentes, incluso si ésta se alivia.

Cuándo llamar a un médico especialista

Consulte con el médico si tiene síntomas de estenosis raquídea.

Los síntomas más serios que necesitan atención inmediata abarcan:

  • Dificultad o poco equilibrio al caminar.
  • Problemas con el control de esfínteres.
  • Problemas para orinar o defecar.

Temas relacionados sobre Estenosis raquídea

Nombres alternativos

Seudoclaudicación, Estenosis raquídea central, Estenosis del agujero vertebral

Referencias

Weinstein JN, Tosteson TD, Lurie JD, Tosteson AN, Blood E, Hanscom B, et al. Surgical versus nonsurgical therapy for lumbar spinal stenosis. N Engl J Med. 2008;358:794-810.

Katz JN, Harris MB. Clinical practice. Lumbar spinal stenosis. N Engl J Med. 2008;358:818-825.

Weinstein JN, Tosteson TD, Lurie JD, et al. Surgical versus nonoperative treatment for lumbar spinal stenosis. Four-year results of the Spine Patient Outcomes Research Trial. Spine. 2010;35:1329-1338.

Chou R, Baisden J, Carragee Ej, Resnick DK, Shaffer WO, Loeser JD. Surgery for low back pain: a review of the evidence for an American Pain Society clinical practice guideline. Spine. 2009;34:1094-1109.

Chou R, Atlas SJ, Stanos SP, Rosenquist RW. Las terapias no quirúrgicas de intervención para el dolor lumbar: una revisión de la evidencia de una guía de práctica clínica de la Sociedad Americana del Dolor. Spine. 2009;34:1078-1093.

Contenido: 6 de abril de 2011

Versión del inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Profesor Adjunto, Jefe, Servicio de Medicina del Deporte y del hombro, UCSF Departamento de Cirugía Ortopédica. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

91 827 89 94

TELEFONO DE CITAS

Consulta de Traumatología

Consulta de Traumatología

Precio de la consulta 50 €

 

Imágenes

 

Especialistas Médicos

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Estenosis raquídea no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de traumatólogo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94