Pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual

Pruebas para detectar ETS enfermedades de transmisión sexual compuesto por serología (VIH, Hepatitis B, Sifilis) y cultivo de exudado uretral o vaginal (Gonorrea, Ureaplasma, Clamideas y Tricomonas). Precio 110 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Gonorrea femenina

Gonorrea femenina o enfermedad de la purgación en mujeres es una enfermedad de transmisión sexual, conocida comúnmente como “enfermedad de la purgación”, causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Ver Gonorrea masculina.

Síntomas de la gonorrea femenina

Causas de la gonorrea femenina

La gonorrea es una de las enfermedades infecciosas bacterianas más comunes y es más frecuentemente transmitida durante las relaciones sexuales, incluyendo las relaciones vaginales y tanto el sexo oral como el sexo anal.

La gonorrea es una enfermedad de notificación obligatoria y todos los gobiernos exigen que se informe de los casos de gonorrea diagnosticada a las autoridades de salud (State Board of Health), lo cual permite el adecuado seguimiento del paciente y de sus contactos sexuales.

Cada año, cerca de 400.000 casos de gonorrea se notifican a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos y probablemente hay muchos otros casos que se diagnostican y tratan pero no se denuncian.

Se estima que el número total de casos en ese país se acerca a 1.000.000, pero si se incluye el número de casos sin notificar, algunas estimaciones alcanzan los 2.000.000. De cualquier forma, una frecuencia de 400.000 casos por año significa que 1 de cada 687 ciudadanos estadounidenses tiene gonorrea (una frecuencia de 2.000.000 indica que 1 de cada 130 personas en los Estados Unidos está infectada).

Tiene una mayor prevalencia en las áreas metropolitanas grandes, áreas urbanas y poblaciones con bajos niveles educativos y personas con niveles socioeconómicos bajos. La gonorrea tiene una mayor prevalencia en el grupo de 15 a 29 años y dentro de los factores de riesgo para contraer la enfermedad se pueden mencionar: múltiples compañeros sexuales, compañero sexual con antecedentes de haber padecido cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS) y sexo sin protección (sin el uso de un condón).

La gonorrea se transmite muy fácilmente y puede contraerse durante el sexo oral, vaginal o anal. El agente causal puede infectar: la garganta y producir irritación de garganta severa (faringitis gonocócica); la vagina y desencadenar irritación con secreción (vaginitis); el ano y el recto en donde se origina una proctitis.

Además, los organismos pueden diseminarse por el tracto reproductor femenino, a través del cuello uterino y el útero, hacia las trompas de Falopio, que son los conductos que transportan el óvulo desde los ovarios hasta el útero.

Cuando la infección se disemina a las trompas de Falopio, lo cual ocurre de 10 a 15% de las mujeres que padecen gonorrea no tratada, se le llama EPI o enfermedad pélvica inflamatoria. Si las bacterias se diseminan más allá de las trompas de Falopio, pueden propagarse al espacio abdominal y causar una infección grave llamada peritonitis. La bacterias también se pueden diseminar hacia el torrente sanguíneo y causar gonococemia y puede localizarse en una articulación y causar artritis gonocócica.

La transmisión no sexual de la gonorrea puede ocurrir en raras ocasiones, como en los casos de mujeres infectadas que pueden transmitir la infección a su hijo durante el parto. La infección en los ojos del neonato se llama oftalmia del neonato (conjuntivitis gonocócica).

Las niñas pequeñas que contraen la gonorrea, bien sea por abuso sexual o por contacto íntimo con objetos recientemente contaminados, como una toalla húmeda, desarrollan una infección severa llamada vulvovaginitis.

Cerca del 50% de las mujeres con gonorrea no presentan síntomas (asintomáticas) o ignoran completamente que han contraído la enfermedad y, por lo tanto, no acuden al médico para recibir tratamiento. Este hecho incrementa el riesgo de complicaciones y de transmitir la enfermedad a otros individuos.

La gonorrea tiene un corto período de incubación y los síntomas aparecen de 2 a 5 días después del contacto sexual. Cuando las mujeres tienen síntomas, con frecuencia observan: secreción vaginal, aumento de la frecuencia urinaria y molestia urinaria (disuria). La diseminación del organismo a las trompas de Falopio y al abdomen puede causar dolor abdominal bajo, al igual que fiebre.

Finalmente, la gonorrea puede causar cicatrización de las trompas de Falopio y esterilidad permanente o incapacidad para quedar embarazada. La formación de tejido de cicatrización alrededor del útero y las trompas puede causar relaciones sexuales dolorosas (dispareunia) y dolor crónico en la pelvis.

La gonorrea frecuentemente se asocia con la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual. Aproximadamente la mitad de las mujeres con gonorrea también están infectadas con Clamidia, otra ETS muy común que puede causar esterilidad. Por esta razón, las mujeres que han contraído la gonorrea deben solicitar que se les realicen exámenes para otras enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el SIDA.

Exámenes y pruebas de la gonorrea femenina

La gonorrea se puede identificar de manera más rápida cuando se observan los organismos bajo el microscopio en una muestra tomada del cuello uterino; sin embargo, aunque este método es el más rápido, no es el más acertado.

La realización de cultivos suministra evidencia absoluta de la infección. Los organismos de Neisseria gonorrhea pueden crecer en cualquier tejido del cuerpo y pueden ser cultivados fácilmente de casi cualquier parte usando técnicas de cultivo estándar.

En los casos en los que el médico sospeche la presencia de gonorrea, se deben tomar muestras del cuello uterino, la vagina, el ano, la uretra y la garganta (faringe). Los laboratorios pueden dar un diagnóstico preliminar generalmente en 24 horas y confirmarlo en 72.

El tratamiento de la gonorrea femenina

Existen dos aspectos por considerar en el tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual, especialmente si se trata de una enfermedad que se propaga tan fácilmente como en el caso de la gonorrea. El primer aspecto es curar a la persona afectada y el segundo aspecto lo constituye la localización y examinación de todos los otros contactos sexuales y su tratamiento para evitar una mayor diseminación de la enfermedad.

Esa es la razón por la cual la notificación obligatoria de la enfermedad ha sido instituida y, hasta hace poco, ha mantenido el número de casos de gonorrea en un nivel bajo; sin embargo, el número de infecciones está aumentando de nuevo.

Aunque la penicilina es efectiva contra la gonorrea, ha habido un incremento en el número de cepas de gonorrea resistentes a las penicilinas, es decir que no responden al tratamiento con este medicamento. Por esta razón, la gonorrea es ahora tratada con un gran número de nuevos y muy potentes antibióticos. Más recientemente, la resistencia a los antibióticos como ciprofloxacino, ofloxacino (o levofloxacino) y enoxacino, se ha convertido en un problema.

La prescripción común es uno de las siguientes:

  • Ceftriaxone, 125 mg (miligramos) inyección en el músculo, dosis única
  • Cefixima, 400 mg vía oral, dosis única
  • Ciprofloxacino, 500 mg vía oral, dosis única
  • Ofloxacino, 400 mg vía oral, dosis única
  • Cefuroxime Axotal, 1 gramo vía oral, dosis única
  • Proxetil cefpodoxima, 200 mg vía oral, dosis única
  • Enoxacino, 400 mg vía oral, dosis única
Es muy importante que la paciente acuda al médico para una consulta de seguimiento a los siete días, para revisar de nuevo los cultivos y confirmar la curación de la infección, especialmente en las mujeres que no presenten síntomas asociados con la infección.

Expectativas (pronóstico)

Cuando la gonorrea se trata inmediatamente después de su inicio, es muy posible que el resultado sea bueno lo que quiere decir que no se habrán presentado cicatrices permanentes y que se conservará la fertilidad. Cuando se restrasa el tratamiento hay una mayor posibilidad de complicación y una alta probabilidad de esterilidad.

Complicaciones

La gonorrea sin tratamiento puede propagarse a otras partes del cuerpo y causar infección diseminada. La siguiente es una lista de las posibles complicaciones:

  • Salpingitis
  • Enfermedad pélvica inflamatoria
  • Peritonitis
  • Bacteremia (gonococemia)
  • Artritis gonocócica
  • Faringitis gonocócica
  • Oftalmía neonatal (conjuntivitis gonocócica)
  • Vulvovaginitis
  • Esterilidad
  • Dispareunia

Situaciones que requieren un especialista médico

Se debe buscar asistencia médica inmediata si se presentan síntomas que sugieran la presencia de gonorrea. Si la persona tiene pocos recursos o no está afiliada al sistema de seguridad social, las instituciones hospitalarias que atienden pacientes con enfermedades de transmisión sexual, financiadas por el Estado pueden ayudarle con el diagnóstico y el tratamiento de este tipo de enfermedades, sin costo alguno. Este servicio permite al Estado tener información estadística precisa sobre el número de casos y hacer un manejo de otras personas que son contactos, con el fin de evitar la propagación de la enfermedad.

Las mujeres que tengan prácticas sexuales de alto riesgo, como sexo sin protección, múltiples compañeros, compañeros desconocidos, etc, deben ser examinadas periódicamente para verificar la presencia de la enfermedad asintomática.

Prevención de la gonorrea femenina

La abstinencia es el único método absoluto para prevenir la gonorrea. Se recomienda la relación sexual monogámica con un individuo exento de cualquier ETS. El uso de condones, tanto femeninos como masculinos, disminuye ostensiblemente la posibilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual, pero SE DEBEN USAR ADECUADAMENTE, desde el principio hasta el final de la actividad sexual y además, TODAS las veces que la persona se comprometa en actividades sexuales con un compañero no monógamo o sospechoso de estar contagiado. Los condones son baratos comparado con las consecuencias que acarrea el contraer una enfermedad de transmisión sexual.

El tratamiento de todos los compañeros sexuales es indispensable para prevenir la reinfección y es la principal razón para que el gobierno haya implementado la notificación obligatoria. La gonorrea es aún relativamente fácil de curar y la erradicación total de la enfermedad es, en teoría, por lo menos posible, ya que el organismo que la causa parece que existe solamente en las membranas mucosas de los seres humanos.

Temas relacionados sobre Gonorrea femenina

Nombres alternativos

enfermedad de la purgación en mujeres

Referencias

Contenido: 15 de febrero de 2007

Versión del inglés revisada por: Donald Accetta, MD, MPH, Presidente, Alergia y Asma Cuidado, PC, Taunton, MA. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed. Traducido por: DrTango, Inc.

91 827 89 94

TELEFONO DE CITAS

Consulta de Venereología

Consulta de Venereología

 

Precio de la consulta 50 €

 

 

Especialistas Médicos

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Gonorrea femenina no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de dermatólogo venereólogo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94