Resonancia Magnetica de Cerebral

En muchos casos, la RM da información que no puede ser visto en rayos X, ecografía o TAC. La resonancia magnética de la cabeza puede ser utilizado para buscar la causa de dolores de cabeza. Precio 270 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Hemorragia subdural

Hemorragia subdural o hematoma subdural es una acumulación de sangre en la superficie del cerebro.

Síntomas de la hemorragia subdural

  • Lenguaje confuso
  • Dificultad con el equilibrio o la marcha
  • Dolor de cabeza
  • Letargo o confusión
  • Pérdida del conocimiento
  • Náuseas y vómitos
  • Entumecimiento
  • Crisis epilépticas
  • Problemas del habla
  • Alteraciones visuales
  • Debilidad
En bebés:

Causas de la hemorragia subdural

Los hematomas subdurales son con mucha frecuencia el resultado de un traumatismo craneal grave. Cuando uno ocurre de esta manera, se le denomina hematoma subdural “agudo”. Los hematomas subdurales agudos están entre los más letales de todos los traumatismos craneales. El sangrado llena el área cerebral rápidamente, comprimiendo el tejido del cerebro. Esto a menudo ocasiona lesión cerebral y puede llevar a la muerte.

Los hematomas subdurales también se pueden presentar después de un traumatismo craneal menor, especialmente en las personas de edad avanzada. Estos hematomas pueden pasar inadvertidos por períodos de muchos días a semanas y se les denomina hematomas subdurales “crónicos”. Con cualquier hematoma subdural, las pequeñas venas que están entre la superficie del cerebro y su cubierta externa (la duramadre) se estiran y se rompen, permitiendo que la sangre se acumule. En las personas de edad avanzada, las venas a menudo ya se han estirado debido a la atrofia cerebral (encogimiento) y se lesionan más fácilmente.

Algunos hematomas subdurales ocurren sin causa (espontáneamente).

Los siguientes factores incrementan el riesgo de sufrir un hematoma subdural:

  • Medicamentos anticoagulantes, incluyendo ácido acetilsalicílico (Aspirina)
  • Consumo excesivo de alcohol durante mucho tiempo
  • Caídas frecuentes
  • Traumatismo craneal repetitivo
  • Ser muy joven o de muy avanzada edad

Exámenes y pruebas de la hemorragia subdural

Siempre consiga ayuda médica después de un traumatismo craneal. Las personas mayores deben recibir atención médica si muestran signos de problemas de memoria o deterioro mental. Un examen debe incluir una evaluación neurológica completa.

El médico especialista puede pedir un estudio imagenológico del cerebro si usted presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Lenguaje confuso
  • Dificultad con el equilibrio o la marcha
  • Dolor de cabeza
  • Incapacidad para hablar
  • Letargo o confusión
  • Pérdida del conocimiento
  • Náuseas y vómitos
  • Entumecimiento
  • Deterioro intelectual reciente en una persona de edad avanzada, incluso sin antecedentes de traumatismo craneal
  • Crisis epilépticas
  • Problemas del habla
  • Alteración visual
  • Debilidad
Probablemente, se realizaría una tomografía computarizada o resonancia magnética con el fin de evaluar la presencia de un hematoma subdural.

El tratamiento de la hemorragia subdural

¡Un hematoma subdural es una situación de emergencia!

Para reducir la presión dentro del cerebro, se puede requerir una cirugía de emergencia. Esto puede comprender la perforación de un pequeño agujero en el cráneo, el cual permite drenar la sangre y alivia la presión en el cerebro. De igual manera, puede ser necesario extraer los hematomas grandes o los coágulos sólidos de sangre a través de un procedimiento llamado craneotomía, con el cual se crea una abertura más grande en el cráneo.

Los medicamentos empleados para tratar un hematoma subdural dependen del tipo de hematoma, de la gravedad de los síntomas y de la magnitud del daño cerebral que se haya presentado. Los diuréticos y los corticosteroides pueden utilizarse para reducir la hinchazón y los medicamentos anticonvulsivos, tales como la fenitoína, se pueden emplear para prevenir o controlar las crisis epilépticas.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico después de un hematoma subdural varía ampliamente dependiendo del tipo y localización del traumatismo craneal, del tamaño de la acumulación de sangre y de la rapidez con la que se realice el tratamiento.

Los hematomas subdurales agudos presentan el mayor reto, con altas tasas de lesión y muerte; mientras que los hematomas subdurales subagudos y crónicos tienen un pronóstico alentador en la mayoría de los casos, con síntomas que desaparecen después del drenaje de la sangre acumulada. Algunas veces se necesita un período de rehabilitación para ayudarle a la persona a volver a su nivel normal de desempeño.

Existe una alta frecuencia de crisis epilépticas después de un hematoma subdural, incluso después del drenaje, pero éstas generalmente se controlan bien con medicamentos. Las convulsiones o crisis epilépticas pueden ocurrir en el momento en que se forma el hematoma o hasta meses o años después.

Complicaciones

  • Hernia cerebral (presión sobre el cerebro tan intensa que causa coma y muerte)
  • Síntomas persistentes, tales como pérdida de la memoria, mareos, dolor de cabeza, ansiedad y dificultad de concentración
  • Crisis epilépticas
  • Debilidad temporal o permanente, entumecimiento y dificultad para hablar

Situaciones que requieren un especialista médico

Un hematoma subdural requiere atención médica de emergencia. Acuda de inmediato a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 112 en España) después de un traumatismo craneal.

A menudo, las lesiones de la columna acompañan los traumatismos craneales, de tal manera que trate de inmovilizar el cuello de la persona, en caso de que tenga que moverla antes de que llegue la ayuda médica.

Prevención de la hemorragia subdural

Siempre utilice equipo de seguridad en el trabajo y el juego para reducir el riesgo de un traumatismo craneal. Por ejemplo, use sombreros duros, cascos protectores para moto o bicicleta, al igual que cinturones de seguridad. Las personas mayores deben ser particularmente cuidadosas con el fin de evitar caídas.

Temas relacionados sobre Hemorragia subdural

Nombres alternativos

Hematoma subdural

Referencias

Biros MH, Heegaard WG. Lesión en la cabeza. En: Marx JA, ed. Rosen’s Medicina de emergencia: Conceptos y Práctica Clínica. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 38.

Contenido: 28 de junio de 2010

Versión del inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Medicina de Emergencia, Centro Médico Virginia Mason, Seattle, Washington. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Hemorragia subdural no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de neurólogo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94