Perfil Antiaging

La lucha contra el envejecimiento es diaria, nos centramos en buscar soluciones en cosméticos y cremas reafirmantes pero el inicio de envejecimiento precoz esta principalmente en la carencia o exceso de ciertos componentes de nuestro cuerpo, en especial de nuestra piel. Precio mujer 240 € y hombres 245 €

Melanoma

Melanoma o cáncer de la piel es el tipo de cáncer cutáneo más peligroso y es la causa principal de muerte por enfermedades de la piel.

El melanoma compromete las células, llamadas melanocitos, las cuales producen un pigmento de la piel denominado melanina, responsable del color de la piel y del cabello.

El melanoma también puede comprometer la parte coloreada del ojo. Para obtener información respecto a esta forma de melanoma, ver el artículo: melanoma del ojo.

Ver también:

Síntomas del melanoma

El síntoma principal de cualquier cáncer de piel es generalmente un lunar, una llaga o úlcera o un tumor sobre la piel. Cualquier cambio en el aspecto de una úlcera cutánea pigmentada con el tiempo es una señal de advertencia. Igualmente, esté atento a cualquier sangrado de un tumor cutáneo.

El sistema ABCD puede ayudarle a recordar las características que podrían ser síntomas de un melanoma:

  • Asimetría: una mitad del área anormal es diferente de la otra mitad.
  • Bordes: la lesión o el tumor tiene bordes irregulares.
  • C olor: el color cambia de un área a otra, con tonos bronce, café o negro (algunas veces blanco, rojo o azul). Una mezcla de colores puede aparecer dentro de una úlcera.
  • Diámetro: la mancha problemática generalmente, pero no siempre, es mayor de 6 mm de diámetro, aproximadamente el tamaño de una goma de borrar de lápiz.
La clave para el tratamiento del melanoma es el reconocimiento temprano de los síntomas. Usted podría no notar una pequeña mancha preocupante si no observa con atención, así que hágase autoexámenes exhaustivos mensualmente y programe un examen formal de la piel con un dermatólogo cada año.

Causas del melanoma

El melanoma es causado por cambios en las células llamadas melanocitos. Estas células producen un pigmento en la piel denominado melanina. La melanina es responsable del color de la piel y del cabello.

El melanoma puede aparecer en la piel normal o puede comenzar como un lunar u otra área que luego cambia de apariencia. Algunos lunares que están presentes al nacer pueden convertirse en melanomas.

Existen cuatro tipos principales de melanoma:

  • El melanoma de extensión superficial es el tipo más común. Generalmente es plano e irregular en forma y color, con sombras variables de negro y café; es más común en personas de raza blanca.
  • El melanoma nodular generalmente empieza como un área elevada de color azul-negruzco oscuro o rojo-azulado. Algunos no tienen ningún color (melanoma amelanótico).
  • El melanoma lentigo maligno generalmente aparece en las personas de edad avanzada. Es más común en la piel dañada por el sol en la cara, el cuello y los brazos. Las áreas de piel anormal generalmente son grandes, planas y de color marrón con áreas de color café.
  • El melanoma lentiginoso acral es la forma menos común de melanoma. Generalmente ocurre en las palmas de las manos, las plantas de los pies o por debajo de las uñas y es más común en las personas de raza negra.

En raras ocasiones, los melanomas aparecen en la boca, en el iris del ojo o en la retina en la parte posterior del ojo. Se pueden descubrir durante exámenes dentales u oculares. En casos muy excepcionales, un melanoma se desarrolla en la vagina, el esófago, el ano, las vías urinarias y en el intestino delgado.

El melanoma no es tan común como otros tipos de cáncer en la piel como el cáncer de células basales, pero más y más personas están padeciendo melanoma.

El riesgo de aparición de melanoma aumenta con la edad, aunque también puede verse en personas jóvenes.

Usted tiene más probabilidades de presentar melanoma si:

  • Vivir en climas de mucho sol o a grandes alturas
  • Exposición prolongada a altos niveles de luz solar intensa, debido al trabajo o a otras actividades
  • Una o más quemaduras de sol con ampollas durante la niñez
  • Uso de dispositivos de bronceado
Otros factores de riesgo abarcan:
  • Familiares cercanos con antecedentes de melanoma
  • Exposición a químicos que puedan causar cáncer como arsénico, alquitrán de hulla y creosota
  • Presencia de ciertos tipos de lunares (displásicos y atípicos) o múltiples marcas de nacimiento
  • Sistema inmunitario debilitado debido al SIDA, algunas leucemias, trasplante de órganos y medicamentos empleados para tratar enfermedades como la artritis reumatoidea

Pruebas y exámenes del melanoma

Acuda al médico lo más pronto posible si nota cualquier marca cutánea sospechosa.

El médico examinará la apariencia del tumor, úlcera o protuberancia. Se puede usar una biopsia para confirmar el diagnóstico y ésta puede implicar la extirpación de todo el tumor o de una pequeña área de éste.

Se puede emplear un procedimiento llamado biopsia de ganglio centinela para algunas personas con melanoma para ver si el cáncer se ha diseminado a ganglios linfáticos cercanos.

Una vez que se ha diagnosticado el melanoma, se pueden llevar a cabo tomografías computarizadas u otros tipos de exámenes radiográficos para ver si el cáncer se ha diseminado.

El tratamiento del melanoma

Es necesaria la extirpación quirúrgica de las células cancerosas y de algún tejido normal que circunde el cáncer. La cantidad de tejido normal a extirpar depende en su mayor parte de qué tan profundo haya crecido el melanoma.

Si el cáncer se ha diseminado a ganglios linfáticos cercanos, posiblemente también sea necesario extirparlos. El tratamiento con interferón después de la cirugía puede ser útil para estos pacientes.

Para los pacientes con melanoma que se ha diseminado más allá de la piel y de los ganglios linfáticos cercanos hacia otros órganos, el tratamiento es más difícil. En este punto, el melanoma generalmente no tiene cura y el tratamiento está dirigido generalmente a disminuir el tamaño del tumor y a mejorar los síntomas.

  • La quimioterapia con frecuencia se utiliza para tratar el melanoma que ha retornado o que se ha diseminado.
  • Los medicamentos, como el interferón o interleucina, que refuerzan el sistema inmunitario para combatir el cáncer pueden servir además de la quimioterapia y la cirugía. Este tipo de tratamiento se denomina inmunoterapia. Sin embargo, el interferón tiene muchos efectos secundarios y puede ser difícil de tolerar.
  • Se pueden usar tratamientos de radiación para aliviar el dolor o la molestia causadas por el cáncer que se ha diseminado.
  • El cáncer que se ha diseminado a otra parte en el cuerpo algunas veces se extirpa con cirugía para aliviar el dolor o la molestia.
Los pacientes con melanomas de alto riesgo deben considerar la posibilidad de participar en estudios clínicos, que son estudios de investigación sobre nuevos medicamentos u otros tratamientos.

Grupos de apoyo

Para recursos adicionales, ver grupos de apoyo de cáncer.

El pronóstico

El éxito del tratamiento depende de muchos factores, tales como el estado general de salud del paciente y de si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos u otros órganos.

Si se detecta a tiempo, algunos melanomas se pueden curar. Los tumores más profundos tienen una mayor probabilidad de reaparecer. Si el cáncer de piel tiene una profundidad de más de 4 mm o los ganglios linfáticos tienen cáncer, existe un alto riesgo de diseminación de dicho cáncer a otros tejidos y órganos. Si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos, existe una mayor probabilidad de que el melanoma vuelva a aparecer.

Para los pacientes con melanoma que se ha diseminado más allá de la piel y de los ganglios linfáticos cercanos hacia otros órganos, el tratamiento es más difícil. En este punto, el melanoma generalmente no tiene cura.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de un melanoma incluyen las siguientes:

  • Daño al tejido profundo
  • Efectos secundarios del tratamiento
    • fatiga
    • pérdida del cabello
    • náuseas
    • dolor
  • Diseminación a otros órganos
[/list]

Cuándo llamar a un médico especialista

Consulte con el médico si nota cualquier síntoma de melanoma, particularmente los siguientes:

  • Si cualquier tumor de piel ya existente presenta cambios en color, tamaño o textura.
  • Si una lesión existente presenta dolor, hinchazón, sangrado o picazón.

Prevención del melanoma

Cualquier persona que se haya recuperado de un melanoma debe seguir cuidadosamente las pautas preventivas y vigilar con atención cualquier tipo de marcas sospechosas. El riesgo de desarrollar un nuevo melanoma se incrementa, incluso si el primero se curó. La enfermedad puede retornar años después del diagnóstico original.

La American Cancer Society (Sociedad Estadounidense de Oncología) recomienda hacerse examinar la piel por parte de un profesional cada año para las personas mayores de 40 años y cada 3 años para las personas de 20-40 años.

También se recomienda hacerse el autoexamen. Usted debe examinarse la piel una vez al mes, utilizando un espejo para revisar los lugares difíciles de ver. Consulte con el médico si nota cualquier cambio sospechoso en la piel.

Protéjase de los dañinos rayos ultravioleta provenientes de la luz solar haciendo lo siguiente:

  • Aplicarse diariamente un protector solar con FPS 30 o mayor (también durante los meses de invierno)
  • Evitar acostarse al sol o usar dispositivos bronceadores
  • Minimizar la exposición al sol
    • especialmente durante el verano
    • particularmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
  • Utilizar ropa protectora, como sombreros y gafas para el sol
[/list]

Temas relacionados sobre Melanoma

Referencias

Clinical practice guidline for melanoma: NCCN Medical Practice Guidelines y Oncology:V.2.2009. Accessed July 15, 2009.

Goodson AG, Grossman D. Strategies for early melanoma detection: Approaches to the patient with nevi. J Am Acad Dermatol. 2009;60:719-735.

Markovick SN, Erickson LA, Rao RD, Weenig RH, Prockaj BA, Bardia A, et al. Malignant melanoma in the 21st century, part 1: epidemiology, risk factors, screening, prevention, y diagnosis. Mayo Clin Proc. 2007;82:364-380.

Markovick SN, Erickson LA, Rao RD, Weenig RH, Prockaj BA, Bardia A, et al. Malignant melanoma in the 21st century, part 2: staging, prognosis, y treatment. Mayo Clin Proc. 2007;82:490-513.

Contenido: 12 de agosto de 2009

Versión del inglés revisada por: Jonathan Kantor, MD, North Florida Dermatología Asociados, Jacksonville, FL. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Melanoma no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de dermatólogo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94