Pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual

Pruebas para detectar ETS enfermedades de transmisión sexual compuesto por serología (VIH, Hepatitis B, Sifilis) y cultivo de exudado uretral o vaginal (Gonorrea, Ureaplasma, Clamideas y Tricomonas). Precio 110 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Herpes en los genitales

Herpes en los genitales o herpes genital es una infección viral de transmisión sexual que afecta la piel o las membranas mucosas de los genitales.

Síntomas del herpes en los genitales

Muchas personas con la infección por el VHS-2 nunca presentan úlceras o tienen síntomas muy leves que ni siquiera notan o los confunden con picaduras de insectos u otra afección cutánea. Si en realidad se presentan signos y síntomas durante el primer brote, éstos pueden ser bastante intensos. El primer brote generalmente sucede al cabo de dos semanas de resultar infectado. Los síntomas generalizados o de todo el cuerpo (sistémicos) pueden abarcar:

  • Inapetencia
  • Fiebre
  • Indisposición general (malestar)
  • Dolores musculares en la región lumbar, los glúteos, los muslos o las rodillas
Los síntomas genitales incluyen la aparición de ampollas pequeñas y dolorosas, llenas de un líquido claro o color paja. Generalmente se encuentran:
  • En las mujeres: en los labios vaginales externos (labios), la vagina, el cuello uterino, alrededor del ano y en los muslos o en las nalgas.
  • En los hombres: en el pene, el escroto, alrededor del ano, en los muslos o en las nalgas.
  • En ambos sexos: en la lengua, la boca, los ojos, las encías, los labios, los dedos de la mano y otras partes del cuerpo.
  • Antes de que las ampollas aparezcan, la persona puede sentir hormigueo, ardor, picazón en la piel o tener dolor en el sitio donde las ampollas van a aparecer.
  • Cuando las ampollas se rompen, dejan úlceras superficiales que son muy dolorosas, las cuales finalmente forman costra y sanan lentamente durante 7 a 14 días o más.
Otros síntomas que pueden ocurrir abarcan:
  • Inflamación y sensibilidad de los ganglios linfáticos en la ingle durante un brote.
  • Micción dolorosa.
  • Las mujeres pueden tener flujo vaginal u, ocasionalmente, ser incapaces de vaciar la vejiga y requerir una sonda vesical.
Un segundo brote puede aparecer semanas o meses después del primero. Casi siempre es menos intenso y más corto que el primer brote. Con el tiempo, el número de brotes puede disminuir. Sin embargo, una vez que una persona está infectada, el virus se esconde dentro de las células nerviosas y permanece en el cuerpo. El virus puede permanecer “dormido” (latente) durante un tiempo prolongado, que se denomina latencia. La infección se puede reagudizar o reactivar en cualquier momento. Los hechos que pueden desencadenar la activación de la infección latente y causar un brote abarcan:
  • Fatiga
  • Irritación genital
  • Menstruación
  • Estrés físico o emocional
  • Traumatismo
Los ataques pueden ocurrir tan rara vez como uno al año o tan frecuentemente que los síntomas parecen continuos. Las infecciones recurrentes en los hombres generalmente son más leves o de duración más corta que las de las mujeres.

Causas del herpes en los genitales

El herpes es causado por dos virus:

  • Virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1)
  • Virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2)
El virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2) causa la mayoría de los casos de herpes genital y se puede transmitir a través de secreciones orales o genitales. El virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) casi siempre causa infecciones por herpes de la boca y los labios (comúnmente llamadas herpes labial o boqueras o herpes febril) y se puede transmitir de la boca a los genitales durante el sexo oral. El virus del herpes simple (VHS) se disemina de una persona a otra durante el contacto sexual. Usted se puede infectar con herpes cuando su piel, vagina, pene o boca entran en contacto con alguien que ya tiene herpes. El herpes muy probablemente se transmite por contacto con la piel de una persona infectada que tenga úlceras, ampollas o una erupción (un brote activo) visibles, pero también se puede contraer de la piel de una persona infectada cuando no tiene ninguna úlcera visible presente (y la persona puede incluso no saber que está infectada) o de la boca (saliva) o los flujos vaginales de una persona infectada. Debido a que el virus puede propagarse incluso cuando no hay ningún síntoma o úlceras presentes, un compañero sexual que haya estado infectado con herpes en el pasado, pero que no tenga ninguna úlcera de herpes activa, todavía puede transmitirle la infección a otros. Las infecciones genitales por el VHS-2 son más comunes en las mujeres (aproximadamente 1 de cada 4 mujeres está infectada) que en los hombres (casi 1 de cada 8 hombres está infectado).

Pruebas y exámenes del herpes en los genitales

Se pueden hacer exámenes en las úlceras o ampollas cutáneas para diagnosticar el herpes. Estos exámenes casi siempre se realizan cuando alguien tiene un primer brote o cuando una mujer en embarazo presenta síntomas de herpes genital.

  • El cultivo del líquido de una ampolla o úlcera abierta puede ser positivo para el virus del herpes simple. El virus del herpes simple puede multiplicarse en 2 a 3 días en el cultivo. Éste es más útil durante el primer brote.
  • Un examen llamado PCR realizado en el líquido de una ampolla muestra pequeñas cantidades de ADN y es el examen más preciso para decir si el virus del herpes está presente en la ampolla.
  • Los análisis de sangre analizan niveles de anticuerpos contra el virus del herpes. Estos exámenes pueden identificar si alguien alguna vez ha estado infectado con este virus, incluso entre brotes. Éste puede ser positivo incluso si nunca han tenido un brote.

El tratamiento del herpes en los genitales

El herpes genital no se puede curar; sin embargo, la medicación antiviral puede aliviar el dolor y la molestia durante un brote al sanar las úlceras más rápidamente. Estos fármacos parecen ayudar durante los primeros ataques más que en los brotes posteriores. Los medicamentos usados para tratar el herpes abarcan aciclovir, famciclovir y valaciclovir. En caso de brotes repetitivos, empiece el medicamento tan pronto como el hormigueo, el ardor o la picazón comiencen o tan pronto como note las ampollas. Las personas que tienen muchos brotes pueden tomar estos medicamentos diariamente durante un período de tiempo. Esto puede ayudar a prevenir brotes o a acortar su duración. También puede reducir la probabilidad de transmitirle el herpes a alguien más. Las mujeres embarazadas se pueden tratar para el herpes durante el último mes del embarazo para reducir la probabilidad de tener un brote en el momento del parto. Si hay un brote alrededor del momento del parto, se recomendará una cesárea para reducir la probabilidad de infectar al bebé. Entre los posibles efectos secundarios de estos medicamentos están:

  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Erupción cutánea
  • Convulsiones
  • Temblor
Cuidados personales para las úlceras por herpes:
  • No use medias, ropa interior o pantalones de nailon ni otro material sintético. En lugar de esto, use prendas de algodón sueltas.
  • Se recomienda la limpieza suave con agua y jabón.
  • Tomar baños tibios pueden aliviar el dolor (después, mantenga las ampollas secas).
Si una de las úlceras resulta infectada por bacterias, pregúntele al médico si necesita un antibiótico.

Grupos de apoyo

Ver: grupo de apoyo para el herpes genital

Expectativas (pronóstico)

Una vez que la persona resulta infectada, el virus permanece en su cuerpo por el resto de su vida. Algunas personas nunca sufren otro episodio, mientras que otras tienen brotes frecuentes. En la mayoría de los brotes, no hay ningún desencadenante obvio. Sin embargo, muchas personas descubren que los ataques de herpes genital ocurren con las siguientes condiciones:

  • Fatiga.
  • Enfermedad general (desde enfermedades leves hasta afecciones serias como operaciones, ataques cardíacos y neumonía).
  • Inmunodeficiencia debida a SIDA o medicamentos tales como quimioterapia o esteroides.
  • Menstruación.
  • Estrés físico o emocional.
  • Traumatismo en la zona afectada, incluso actividad sexual.
En las personas con un sistema inmunitario normal, el herpes genital permanece como una infección localizada e incómoda, pero rara vez es potencialmente mortal.

Posibles complicaciones

Las mujeres embarazadas que tienen una infección por herpes activa en sus órganos genitales o en la vía del parto cuando dan a luz pueden transmitirle la infección a su bebé recién nacido.

  • El riesgo de pasarle la infección al bebé es más alto si la mamá primero resulta infectada con herpes durante el embarazo. Los bebés de mujeres que resultan infectadas durante el embarazo están en riesgo de nacimiento prematuro. El bebé puede presentar infección en el cerebro (meningitis, encefalitis), infección cutánea crónica, retrasos graves en el desarrollo o muerte.
  • El riesgo de una infección grave en el bebé es más bajo en los brotes recurrentes, con el mayor riesgo en mujeres que experimentan un brote en el momento del parto.
  • Las mujeres con un antecedente de herpes pero que sólo tienen brotes ocasionales o ningún brote rara vez le transmiten la infección a sus bebés.
Algunas personas pueden desarrollar infecciones herpéticas graves que comprometen el cerebro, los ojos, el esófago, el hígado, la médula espinal o los pulmones. Estas complicaciones se desarrollan con frecuencia en personas que tienen un sistema inmunitario debilitado, SIDA, están recibiendo quimioterapia o radioterapia, o que toman dosis elevadas de cortisona. Alguien con una infección por herpes activa que tenga contacto sexual con alguien que sea VIH positivo es más propenso a contraer la infección por VIH.

Cuándo llamar a un médico especialista

Solicite una cita con el médico si tiene cualquier síntoma de herpes genital o si presenta fiebre, dolor de cabeza, vómito o síntomas generalizados durante o después de un brote de herpes. Igualmente consulte si no puede orinar.

Prevención del herpes en los genitales

La mejor manera de evitar el contagio con el herpes genital es abstenerse de todo contacto sexual, incluyendo el sexo oral. La siguiente mejor forma es tener una relación prolongada y mutuamente monógama con alguien a quien lo hayan examinado y no esté y nunca haya estado infectado con herpes. Los condones siguen siendo la mejor forma de protegerse contra el contagio con la infección por herpes genital durante la actividad sexual con alguien que esté infectado. El uso correcto y continuado del condón ayudará a evitar la propagación de la enfermedad.

  • Sólo los condones de látex funcionarán para prevenir la infección. Los condones de membranas animales (piel de oveja) no funcionarán debido a que el virus los puede penetrar.
  • Se ha probado y demostrado que el condón femenino reduce igualmente el riesgo de transmisión del herpes.
  • Se debe usar un condón de látex durante TODO contacto sexual, incluso si la persona infectada no tiene ninguna úlcera o ampollas en ese momento.
Además, las personas con herpes genital que no tienen síntomas en el momento deben informarle a su pareja que tienen la enfermedad. Se han desarrollado vacunas contra el herpes, pero aún son experimentales.

Temas relacionados sobre Herpes en los genitales

Nombres alternativos

Herpes genital, Herpes simple genital, Herpesvirus 2, VHS-2

Referencias

Bernstein H. Maternal y perinatal infection – viral. En: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, eds. Obstetricia: embarazos normales y problemáticos. 5th ed. Philadelphia, Pa: Churchill Livingstone Elsevier; 2007: chap 48.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Workowski KA, Berman SM. Las guías de tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, 2006. MMWR. 2006;55(RR-11):1-94.

Cerink C, Gallina K, Brodell RT. The treatment of herpes simplex infections: an evidence-based review. Arch Intern Med. 2008;168(11):1137-44.

Gupta R, Warren T, Wald A. Genital herpes. Lancet. 2007;307(9605):2127-37.

Lebrun-Vignes B, Bouzamondo A, Dupuy A, Guillaume JC, Lechet P, Chosidow O. A meta-analysis to assess the efficacy of oral antiviral treatment to prevent genital herpes outbreaks. J Am Acad Dermatol. 2007;57(2):238-46.

Contenido: 5 de septiembre de 2011

Versión del inglés revisada por: A.D.A.M. Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, y David R. Eltz. Previamente revisado por Susan Storck, MD, FACOG, Jefe, Eastside Departamento de Obstetricia y Ginecología, Group Health Cooperative of Puget Sound, Redmond, WA, Facultad Enseñanza Clínica, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Washington Facultad de Medicina (9/13/2009). Traducido por: DrTango, Inc.

91 827 89 94

TELEFONO DE CITAS

Consulta de Venereología

Consulta de Venereología

Precio de la consulta 50 €

 

Imágenes

 

Especialistas Médicos

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Herpes en los genitales no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de dermatólogo venereólogo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94