Open/Close Menu Clínica privada de especialidades médicas en Madrid
Clínica Privada

Chequeo Ginecológico

Los reconocimientos médicos ginecológicos son las revisiones periódicas que se ha de someter la mujer con objeto de descartar una posible patología oculta que afecte a su aparato genital. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Vaginitis

Vaginitis, vulvovaginitis, inflamación vaginal o de la vagina es una inflamación o infección de la vulva y la vagina.

Síntomas de la vaginitis

  • Irritación y picazón en el área genital
  • Inflamación (irritación, enrojecimiento e hinchazón) de los labios mayores, labios menores o zona perineal
  • Flujo vaginal
  • Mal olor vaginal
  • Molestia o ardor al orinar

Causas de la vaginitis

La vulvovaginitis puede afectar a las mujeres de cualquier edad y es muy común. Puede ser causada por bacterias, hongos levaduriformes, virus y otros parásitos. También puede ser producida por algunas enfermedades de transmisión sexual, así como por sustancias químicas variadas que se encuentran en baños de espumas, jabones y perfumes. Los factores ambientales, como una mala higiene y alergenos, también pueden causar esta afección.

La Candida albicans, que produce candidiasis, es una de las causas más comunes de vulvovaginitis en mujeres de todas las edades. El uso de antibióticos puede conducir a infecciones por estos hongos, destruyendo las bacterias antimicóticas normales que habitan la vagina. Las candidiasis por lo general producen prurito genital, un flujo vaginal blanco y espeso, y otros síntomas. Para mayor información, ver: candidiasis vaginal.

Otra causa de vulvovaginitis es la vaginosis bacteriana, una proliferación de cierto tipo de bacterias en la vagina. Esta afección puede provocar flujo vaginal gris denso y olor a pescado.

Otra causa común es una enfermedad de transmisión sexual denominada infección de vaginitis por Trichomonas, que produce prurito genital, olor vaginal y un flujo vaginal abundante que puede ser de color amarillo-verdoso o verde.

Los baños de espuma, los jabones, los anticonceptivos vaginales, los aerosoles femeninos y los perfumes pueden producir erupciones pruriginosas irritantes en la zona genital, mientras que la ropa apretada o no absorbente algunas veces causa miliaria o sudamina.

El tejido irritado es más sensible a la infección que el tejido normal y muchos de los organismos que causan infecciones prosperan en los ambientes que son cálidos, húmedos y oscuros. Todos estos factores no sólo contribuyen a producir la vulvovaginitis, sino que a menudo prolongan el período de recuperación.

La falta de estrógeno en mujeres posmenopáusicas puede producir resequedad vaginal y adelgazamiento de la piel de la vulva y la vagina, lo que también puede exacerbar o producir prurito y ardor genital.

Algunas afecciones cutáneas pueden causar prurito e irritación crónica del área de la vulva. Cuerpos extraños, como tampones perdidos, también pueden causar irritación y prurito en la vulva y flujo con olor fuerte.

La vulvovaginitis inespecífica (no se puede identificar ninguna causa) se puede observar en todos los grupos de edades, pero se presenta con más frecuencia en niñas jóvenes antes de la pubertad. Una vez que se inicia la pubertad, la vagina se hace más ácida, lo que ayuda a prevenir las infecciones.

La vulvovaginits inespecífica puede presentarse en niñas con una higiene genital deficiente y se caracteriza por una secreción maloliente de color marrón verdoso y por la irritación de la abertura de los labios y la vagina. Esta afección se asocia con frecuencia con la proliferación de un tipo de bacterias que se encuentra típicamente en las heces, las cuales se propagan en ocasiones desde el recto hasta la zona vaginal al limpiarse de atrás hacia adelante después de ir al baño.

Se debe considerar la posibilidad de que haya existido abuso sexual en aquellas niñas con infecciones inusuales o episodios recurrentes de vulvovaginitis inexplicable. La Neisseria gonorrheae, el microorganismo que causa la gonorrea, produce vulvovaginitis gonocócica en las niñas jóvenes que tengan exposición sexual. La vaginitis relacionada con gonorrea se considera una enfermedad de transmisión sexual. Si las pruebas de laboratorio confirman este diagnóstico, las niñas pequeñas deben ser evaluadas para ver si hay abuso sexual.

Exámenes y pruebas de la vaginitis

Si a usted le han diagnosticado una candidiasis vaginal en el pasado, puede ensayar un tratamiento con productos de venta libre. Sin embargo, si sus síntomas no desaparecen por completo en alrededor de una semana, consulte con el médico, ya que muchas otras infecciones tienen síntomas similares.

El médico llevará a cabo un examen pélvico, el cual puede mostrar áreas rojas y sensibles en la vulva o la vagina.

Por lo general, se realiza una preparación en fresco (evaluación microscópica del flujo vaginal) para identificar una infección vaginal o la proliferación de hongos levaduriformes o bacterias. En algunos casos, en un cultivo de la secreción vaginal se puede identificar el microorganismo causante de la infección.

Se puede recomendar una biopsia del área irritada en la vulva si no hay ningún signo de infección.

El tratamiento de la vaginitis

El tratamiento depende de lo que esté causando la infección y puede incluir:

  • Antibióticos por vía oral o aplicados a la piel
  • Crema antimicótica
  • Crema antibacteriana
  • Crema de cortisona
  • Antihistamínico, si la irritación se debe a una reacción alérgica
  • Crema de estrógenos, si la irritación o la inflamación se deben a niveles bajos de estrógeno
Una limpieza apropiada es importante y puede ayudar a prevenir la irritación, particularmente en aquellas personas con infecciones causadas por bacterias que normalmente se encuentran en las heces. Se pueden recomendar baños de asiento.

Con frecuencia, ayuda el hecho de permitir que la zona genital esté más aireada. Usted puede hacer esto:

  • Usando ropa interior de algodón (en lugar de nylon) o ropa interior con forro de algodón en la entrepierna. Esto incrementa el flujo de aire y disminuye la humedad.
  • Durmiendo sin ropa interior.
Nota: si se diagnostica una enfermedad de transmisión sexual, es muy importante que cualquiera otra pareja sexual también reciba tratamiento, incluso así no tenga síntomas. Si su pareja sexual está infectada pero no ha sido tratada, usted está en riesgo de volver a infectarse una y otra vez.

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento adecuado de la infección es normalmente muy efectivo.

Complicaciones

  • Molestia persistente
  • Infección superficial de piel (producto de rascarse)
  • Complicaciones de la afección causal (tales como gonorrea e infección por cándida)

Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si se presentan síntomas de vulvovaginitis o si la vulvovaginitis diagnosticada no responde al tratamiento.

Prevención de la vaginitis

El uso de condón durante la relación sexual puede evitar la mayoría de las infecciones vaginales transmitidas sexualmente. El uso de ropa holgada y adecuadamente absorbente, combinado con una buena higiene de la zona genital también previene muchos casos de vulvovaginitis no infecciosa.

A los niños se les debe enseñar la forma adecuada de limpiar la zona genital al bañarse o ducharse. También es de ayuda limpiarse correctamente con el papel higiénico (las niñas deben limpiarse siempre de adelante hacia atrás para evitar introducir bacterias de la zona del recto a la de la vagina).

Las manos se deben lavar muy bien antes y después de ir al baño.

Temas relacionados sobre Vaginitis

Nombres alternativos

Vulvovaginitis, Inflamación vaginal, Inflamación de la vagina

Referencias

Eckert LO, Lentz GM. Infecciones del tracto genital inferior: vulva, la vagina, el cuello uterino, el síndrome de shock tóxico, infecciones por el VIH. En: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, eds. Integral de Ginecología. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2007:chap 22.

Sanfilippo JS. Vaginitis. En: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson de libros de texto de Pediatría. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 549.

McCormack WM. Vaginitis y cervicitis. En: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principios y Práctica de Enfermedades Infecciosas. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 107.

Contenido: 6 de mayo de 2010

Versión del inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Director Médico, MEDEX Northwest División de Estudios de Asistente Médico, Universidad de Washington, Facultad de Medicina; Susan Storck, MD, FACOG, Jefe, Eastside Departamento de Obstetricia y Ginecología, Group Health Cooperative of Puget Sound, Redmond, Washington, Facultad Enseñanza Clínica, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Washington Facultad de Medicina. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Vaginitis no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de ginecólogo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94