Chequeo Oftalmológico

Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Intususcepción de niños

Intususcepción de niños es el deslizamiento de una parte del intestino dentro de otra.

Este artículo se centra en la intususcepción en niños.

Síntomas de la intususcepción de niños

El primer signo de intususcepción generalmente es un llanto fuerte y súbito causado por el dolor abdominal. El dolor es de tipo cólico e intermitente (no continuo), pero reaparece frecuentemente aumentando tanto en intensidad como en duración.

Un bebé que presente dolor abdominal intenso puede llevarse las rodillas hacia el pecho mientras llora.

Otros síntomas pueden abarcar:

  • Deposiciones sanguinolentas y con apariencia de moco, algunas veces llamadas heces en “mermelada de grosella”
  • Fiebre
  • Shock (palidez, letargo, sudoración)
  • Dolor abdominal que alterna con períodos libres de dolor
  • Heces mezcladas con sangre y moco
  • Vómitos

Causas de la intususcepción de niños

La intususcepción es causada por una parte del intestino que se introduce en sí mismo, lo cual puede obstruir el paso de los alimentos a través del mismo intestino. Si se interrumpe el suministro de sangre, el segmento del intestino que se ha introducido puede morir.

La presión generada por las paredes del intestino causa:

  • Disminución del flujo sanguíneo
  • Irritación
  • Hinchazón
El intestino puede morir y el paciente puede presentar sangrado significativo. Si ocurre una perforación, se puede presentar infección, shock y deshidratación en forma muy rápida.

La causa de la intususcepción no se conoce; aunque las infecciones virales pueden ser las responsables en algunos casos. Algunas veces, un ganglio linfático, un tumor o un pólipo pueden desencadenar el problema. Cuanto mayor sea el niño, mayor será la probabilidad de encontrar dicho desencadenante.

La intususcepción puede afectar tanto a niños como adultos, aunque la mayoría de los casos ocurre en niños entre los 6 meses y dos años de edad. Esta dolencia afecta a los hombres con una frecuencia cuatro veces mayor que a las mujeres.

Exámenes y pruebas de la intususcepción de niños

El médico lleva a cabo un examen completo que puede revelar una masa en el abdomen. Pueden presentarse igualmente signos de deshidratación o shock.

Los exámenes pueden abarcar:

Tratamiento de la intususcepción de niños

Primero se estabiliza el niño. Se pasa una sonda nasogástrica hasta el estómago a través de la nariz (sonda nasogástrica). Se coloca una vía intravenosa en el brazo y se administran líquidos para prevenir la deshidratación.

En algunos casos, la oclusión intestinal se puede tratar con enema de aire o enema de contraste realizado por un radiólogo experimentado. Existe un riesgo de ruptura (perforación) intestinal con este procedimiento y no se utiliza si el intestino ya se encuentra perforado.

Si estos tratamientos no son efectivos, el niño necesitará una cirugía. El tejido intestinal generalmente puede salvarse, pero cualquier tejido muerto será extirpado.

Se siguen administrando líquidos y alimentación intravenosa hasta que el niño tenga deposiciones normales.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico es bueno con un tratamiento oportuno, pero existe riesgo de que la afección reaparezca.

Complicaciones

Un agujero (perforación) es una complicación grave debido al riesgo de infección. Sin tratamiento, la intususcepción casi siempre es mortal para los bebés y los niños pequeños.

Situaciones que requieren un especialista médico

La intususcepción es una situación de EMERGENCIA. Llame al médico inmediatamente, luego llame al número local de emergencias (112 en España) o acuda de inmediato a la sala de emergencias.

Temas relacionados sobre Intususcepción de niños

Referencias

Wyllie R. Ileus, adhesions, intussusceptions, y closed-loop obstructions. En: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Libro de texto de Pediatría. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 330.

Peterson MA. Disorders of the Large Intestine. En: Marx JA, ed. Rosen’s Medicina de emergencia: Conceptos y Práctica Clínica. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 93.

Contenido: 26 de abril de 2010

Versión del inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Profesor Adjunto de Pediatría Clinica, Universidad de Washington Facultad de Medicina. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Intususcepción de niños no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de pediatra

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94