Open/Close Menu Clínica privada de especialidades médicas en Madrid
Clínica Privada

Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Deshidratación

Deshidratación significa que el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos como debiera y puede ser causada por la pérdida excesiva de líquidos, el consumo insuficiente de agua o líquidos, o una combinación de ambos. El vómito y la diarrea son las causas más comunes.

Debido a su peso corporal pequeño y las altas tasas de metabolismo para el agua y los electrolitos, los bebés y niños son más susceptibles a la deshidratación que los adultos. Así mismo, los ancianos y las personas con enfermedades están en un riesgo mayor de sufrir esta afección.

La deshidratación se clasifica en leve, moderada o severa sobre la base del porcentaje de líquido corporal que se ha perdido o que no se ha repuesto. La deshidratación severa es una situación de emergencia potencialmente mortal.

Síntomas de la deshidratación

  • Boca pegajosa o reseca
  • Disminución o ausencia de producción de orina; la orina concentrada aparece de color amarillo oscuro
  • Ausencia de producción de lágrimas
  • Ojos hundidos
  • Fontanelas (puntos blandos en la parte superior de la cabeza) bastante hundidas en el bebé
  • Estado letárgico o comatoso (con deshidratación severa)
Además de los síntomas de la deshidratación real, es posible que la persona también presente vómitos, diarrea o una sensación de “no poder retener nada”, los cuales podrían estar causando dicha deshidratación.

Causas de la deshidratación

El cuerpo puede perder demasiados líquidos a causa de:

La persona podría no ingerir suficientes líquidos debido a:
La deshidratación en niños enfermos a menudo es una combinación tanto de la renuencia a comer o beber cualquier cosa como de la pérdida de líquidos a causa del vómito, la diarrea o la fiebre.

Exámenes y pruebas de la deshidratación

El examen físico o chequeos médicos puede mostrar también signos de:

Los exámenes pueden ser:
Se pueden realizar otros exámenes para determinar la causa específica de la deshidratación (como por ejemplo azúcar en sangre para verificar la presencia de diabetes).

El tratamiento de la deshidratación

Tomar líquidos generalmente es suficiente en casos de una deshidratación leve. Es mejor suministrar con frecuencia pequeñas cantidades de líquido, utilizando una cuchara o una jeringa, en vez de forzar al bebé o al niño a beber una cantidad grande de líquido de una sola vez, ya que esto puede producir más vómito.

Las soluciones de electrolitos o las paletas de helados son especialmente efectivas y están disponibles en las farmacias. Las bebidas para deportistas contienen mucho azúcar y pueden causar o empeorar la diarrea. Igualmente, se debe evitar el uso del agua como primer recurso de reemplazo de líquidos en bebés y niños.

En los casos de deshidratación moderada a severa, puede ser necesaria la hospitalización del paciente y la administración de líquidos intravenosos. El médico intentará determinar y luego tratar la causa de la deshidratación.

La mayoría de casos de virus estomacales (también llamada gastroenteritis viral) tiende a resolverse espontáneamente después de unos cuantos días. Ver también: diarrea

Expectativas (pronóstico)

El rápido reconocimiento y tratamiento de la deshidratación suele producir buenos resultados.

Complicaciones

La deshidratación severa no tratada puede producir convulsiones, daño cerebral permanente o muerte.

Situaciones que requieren un especialista médico

Se debe llamar al 112 (en España) si un adulto o un niño presentan los siguientes síntomas:

Se debe llamar al médico de inmediato si un adulto o un niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:
  • Ausencia de producción de lágrimas
  • Ojos hundidos
  • Ausencia o poco gasto urinario durante 8 horas
  • Piel reseca que regresa a su posición lentamente al pinzarla en un pliegue
  • Resequedad en la boca y en los ojos
  • Fontanelas hundidas en la cabeza de un bebé
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Sangre en las heces o en el vómito
  • Diarrea o vómito en bebés menores de dos meses de edad
  • Desgano o inactividad
Igualmente, los padres deben consultar con el médico si no están seguros de si están funcionando o no los intentos por darle los líquidos apropiados al bebé.

Asimismo, se debe buscar asistencia médica si:

  • Se presenta una enfermedad combinada con la incapacidad de retener líquidos.
  • El vómito se ha presentado en forma continua durante más de 24 horas en un adulto o más de 12 horas en un niño.
  • La diarrea ha durado más de 5 días en un adulto o en un niño.
  • El bebé o el niño es mucho menos activo de lo usual o está irritable.
  • El adulto o el niño presenta micción excesiva, especialmente si hay antecedentes personales o familiares de diabetes o la persona está tomando diuréticos.

Prevención de la deshidratación

Incluso cuando la persona está bien de salud, debe consumir mucho líquido todos los días y más cuando el clima es cálido o está haciendo ejercicio.

Es importante vigilar cuidadosamente a alguien que esté enfermo, especialmente un bebé, un niño o una persona de edad avanzada y en caso de sospecharse de un proceso de deshidratación, se debe buscar asistencia médica antes de que la persona desarrolle una deshidratación moderada o severa. Asimismo, se debe iniciar el reemplazo de líquidos tan pronto como comience a presentarse el vómito y la diarrea y NO esperar a que aparezcan los signos de deshidratación.

Siempre se debe animar a la persona a consumir líquidos en el transcurso de una enfermedad y no olvidar que las necesidades de líquidos son mayores cuando la persona tiene fiebre, vómitos o diarrea. Los signos más fáciles de vigilar son el gasto urinario (debe haber pañales húmedos o idas al baño frecuentes), saliva en la boca y lágrimas al llorar.

Temas relacionados sobre Deshidratación

Referencias

Barkin RM, Ward DG. Infectious diarrheal diseases y dehydration. En: Marx J, ed. Rosen’s Medicina de emergencia: Conceptos y Práctica Clínica. 6th ed. St Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2006:chap 171.

Landry GL. Heat injuries. En: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Libro de texto de Pediatría. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 688.

Contenido: 8 de agosto de 2009

Versión del inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Director Médico, MEDEX Northwest División de Estudios de Asistente Médico, Universidad de Washington, Facultad de Medicina. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Deshidratación no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de médico internista

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94