Open/Close Menu Clínica privada de especialidades médicas en Madrid
Clínica Privada

Resonancia Magnetica de Cerebral

En muchos casos, la RM da información que no puede ser visto en rayos X, ecografía o TAC. La resonancia magnética de la cabeza puede ser utilizado para buscar la causa de dolores de cabeza. Precio 270 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Traumatismo de la médula espinal

Traumatismo de la médula espinal, lesión o compresión de la médula espinal o compresión medular es un daño a la médula espinal que puede resultar por lesión directa a la médula misma o indirectamente por daño a huesos, tejidos o vasos sanguíneos.

Síntomas del traumatismo de la médula espinal

Los síntomas varían algo dependiendo de la localización de la lesión. La lesión de la médula espinal ocasiona debilidad y pérdida de la sensibilidad en y por debajo de dicha lesión. La gravedad de los síntomas depende de si toda la médula está lesionada (completa) o sólo parcialmente lesionada (incompleta).

La médula espinal no pasa por debajo de la primera vértebra lumbar, de tal manera que las lesiones en y por debajo de este nivel no ocasionan lesión de la médula espinal. Sin embargo, pueden causar el “síndrome de la cola de caballo”, una lesión a las raíces nerviosas en esta área.

LESIONES CERVICALES (CUELLO):

Cuando las lesiones de la médula espinal se presentan en el área del cuello, los síntomas pueden afectar los brazos, las piernas y la mitad del cuerpo. Los síntomas pueden abarcar:

  • Dificultades respiratorias (por la parálisis de los músculos respiratorios si la lesión es en la parte alta en el cuello)
  • Pérdida de control de esfínteres (pueden abarcar estreñimiento, incontinencia, espasmos vesicales)
  • Entumecimiento
  • Cambios sensoriales
  • Espasticidad (aumento del tono muscular)
  • Dolor
  • Debilidad, parálisis
LESIONES TORÁCICAS (A NIVEL DEL PECHO):

Cuando las lesiones espinales ocurren a nivel del pecho, los síntomas pueden afectar las piernas.

  • Pérdida del control normal de los intestinos y de la vejiga (como estreñimiento, incontinencia, espasmos vesicales)
  • Entumecimiento
  • Cambios sensoriales
  • Espasticidad (aumento del tono muscular)
  • Dolor
  • Debilidad, parálisis
Las lesiones de la columna cervical o la parte alta de la columna torácica pueden también ocasionar problemas de presión arterial, sudoración anormal y dificultad para mantener la temperatura corporal normal.

LESIONES A LA COLUMNA LUMBOSACRA (PARTE BAJA DE LA ESPALDA)

Cuando se presentan lesiones raquídeas a nivel de la parte baja de la columna, los síntomas en grados variables pueden afectar una o ambas piernas, al igual que los músculos que controlan los esfínteres.

  • Pérdida del control normal de esfínteres (usted puede tener estreñimiento, escape, espasmos vesicales)
  • Entumecimiento
  • Dolor
  • Cambios sensoriales
  • Espasticidad (aumento del tono muscular)
  • Debilidad y parálisis

Causas del traumatismo de la médula espinal

El traumatismo de la médula espinal puede ser causado por muchas lesiones a la columna que pueden resultar de accidentes automovilísticos, caídas, lesiones durante la práctica de deportes (particularmente el buceo en aguas poco profundas), accidentes industriales, heridas de bala, asaltos y otras causas.

Una lesión menor puede causar un traumatismo de la médula espinal si la columna se debilita (como en los casos de artritis reumatoidea u osteoporosis) o si el conducto raquídeo que protege la médula espinal se ha vuelto demasiado estrecho (estenosis espinal) debido al proceso normal de envejecimiento.

También pueden ocurrir lesiones directas, como cortaduras, particularmente si los huesos o los discos han sido dañados. Los fragmentos óseos (por ejemplo, por fracturas en las vértebras, que son los huesos de la columna) o de metales (como por un accidente de tránsito o herida de bala) pueden cortar o dañar la médula espinal.

El daño directo también puede ocurrir si la médula es halada, presionada hacia los lados o comprimida, lo cual puede ocurrir como consecuencia de una torsión anormal de la cabeza, el cuello o la espalda durante un accidente o lesión.

La hemorragia, la acumulación de líquido y la inflamación pueden presentarse dentro de la médula espinal o fuera de ella, pero dentro del conducto raquídeo. Asimismo, la acumulación de sangre o de líquido puede comprimir la médula y dañarla.

La mayoría de estos traumatismos de la médula ocurren en individuos jóvenes y saludables, y los más comúnmente afectados son los hombres entre los 15 y los 35 años. La tasa de mortalidad tiende a ser mayor en niños pequeños con lesiones de la columna.

Los factores de riesgo son, entre otros: participar en actividades físicas arriesgadas, no utilizar el equipo de protección en el trabajo o en las actividades recreativas o bucear en aguas poco profundas.

Las personas de edad avanzada que presenten debilidad en la columna, debido a la osteoporosis, pueden tener más probabilidad de sufrir una lesión de la médula espinal. Asimismo, los pacientes que presenten otras afecciones que los hagan propensos a sufrir caídas, debido a la debilidad o la torpeza (por un accidente cerebrovascular, por ejemplo), también son más susceptibles a padecer este tipo de problema.

Exámenes y pruebas del traumatismo de la médula espinal

La lesión en la médula espinal es una emergencia médica que requiere atención inmediata.

El médico llevará a cabo un examen físico, incluyendo un examen neurológico, lo cual ayudará a identificar la localización exacta de la lesión, si todavía no se conoce. Algunos de los reflejos de la persona pueden ser anormales o estar ausentes. Una vez que disminuye la inflamación, algunos reflejos se pueden recuperar lentamente.

Se pueden pedir los siguientes exámenes.

  • Una tomografía computarizada o una resonancia magnética de la columna pueden indicar la localización y magnitud del daño y revelar problemas como coágulos sanguíneos (hematomas).
  • Un mielograma (una radiografía de la columna después de la inyección de un medio de contraste) puede ser rara vez necesario.
  • Una prueba de potenciales evocados somatosensitivos (SSEP) o la estimulación magnética pueden mostrar si las señales nerviosas pueden pasar a través de la médula espinal.
  • Una radiografía de la columna puede mostrar fractura o daño a las vértebras de la columna.

El tratamiento del traumatismo de la médula espinal

Un traumatismo de la médula espinal es una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato para reducir los efectos a largo plazo. El tiempo entre la lesión y el tratamiento es un factor crítico que afecta el pronóstico final.

Los corticosteroides, tales como dexametasona o metilprednisolona, se utilizan para reducir la inflamación que puede dañar la médula espinal. Si la compresión de la médula espinal es causada por una masa (como un hematoma o fragmento óseo) que puede ser extirpado o reducido, la parálisis puede mejorar. Lo ideal es comenzar con los corticosteroides lo más pronto posible después de la lesión.

La cirugía puede ser necesaria para:

  • Eliminar líquido o tejido que ejerce presión sobre la médula espinal (laminectomía por descompresión)
  • Extraer fragmentos óseos, fragmentos de disco o cuerpos extraños
  • Fusionar vértebras rotas o colocar refuerzos (dispositivos ortopédicos) para la columna
El reposo en cama puede ser necesario para permitir que sanen los huesos de la columna, que soportan la mayor parte del peso corporal.

Se puede recomendar la tracción de la columna, lo cual puede ayudar a inmovilizarla. El cráneo se puede sostener en su lugar con pinzas (abrazaderas metálicas que se colocan en la cabeza y se conectan a pesas de tracción o a un arnés en el cuerpo). Puede ser necesario usar los dispositivos ortopédicos para la columna por un largo tiempo.

El médico brindará información sobre los espasmos musculares, el cuidado de la piel y la disfunción intestinal y vesical.

Con frecuencia, se requiere fisioterapia extensa, terapia ocupacional y otras terapias de rehabilitación, después de que la lesión aguda ha sanado. La rehabilitación ayuda a la persona a aprender a vivir con la incapacidad producida por la lesión de la médula espinal.

La espasticidad se puede reducir con medicamentos orales o medicamentos inyectados en el conducto raquídeo. Las inyecciones de toxina botulínica en los músculos también pueden servir. Igualmente, se utilizan analgésicos, relajantes musculares y fisioterapia para ayudar a controlar el dolor.

Ver también:

Grupos de apoyo

Para buscar información acerca de organizaciones que brinden apoyo e información adicional, ver el artículo sobre recursos para la lesión de la columna.

Expectativas (pronóstico)

Los resultados comunes son la parálisis y la pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo. Esto incluye una parálisis total o un entumecimiento y grados variables de pérdida del movimiento o de la sensibilidad. Es posible que se presente la muerte, sobre todo si hay una parálisis de los músculos de la respiración.

La evolución de la persona depende del nivel de la lesión. Las lesiones cerca de la parte superior de la columna producen una incapacidad mayor que las lesiones en la parte baja de la columna.

La recuperación de movimientos o sensibilidad durante la primera semana generalmente significa que la persona tiene una buena oportunidad de recuperar más funcionalidad, aunque esto puede tomar seis meses o más. Las pérdidas que perduran después de seis meses tienen mayor probabilidad de volverse permanentes.

El cuidado intestinal rutinario con frecuencia toma una hora o más diariamente.

La mayoría de las personas con lesión de la médula espinal deben realizarse cateterismo vesical de vez en cuando.

Normalmente se requieren modificaciones en el ambiente de vida de la persona.

La mayoría de las personas con lesión de la médula espinal quedan reducidas a una cama o a una silla de ruedas, o tienen alteraciones en la movilidad que requieren una variedad de dispositivos asistenciales.

Complicaciones

Lo siguiente son posibles complicaciones de una lesión de la médula espinal:

[/list] Las personas que viven en casa con una lesión de la médula espinal deben hacer lo siguiente para prevenir complicaciones:
  • Cuidado pulmonar diario, para aquellos que lo necesitan
  • Seguir todas las instrucciones con respecto al cuidado de la vejiga para evitar infecciones y causar daño a los riñones
  • Seguir todas las instrucciones con respecto al cuidado rutinario de la herida para evitar úlceras de decúbito
  • Mantener las vacunas al día
  • Seguir con las visitas de rutina al médico

Situaciones que requieren un especialista médico

Llame al médico si se presenta una lesión en la espalda o el cuello. Igualmente, llame al número local de emergencias (como el 112 en España) si se presenta cualquier pérdida del movimiento o la sensibilidad, ya que se trata de una emergencia médica.

El manejo de una lesión de la médula espinal comienza en el sitio del accidente con paramédicos entrenados en la inmovilización de la columna lesionada, con el fin de prevenir un daño adicional en el sistema nervioso.

En caso de sospecharse que alguien tiene una lesión de la médula espinal, no se lo debe trasladar sin antes inmovilizarlo, a menos que exista una amenaza inmediata.

Prevención del traumatismo de la médula espinal

La práctica de medidas de seguridad durante el trabajo o las actividades de recreación puede prevenir muchas de las lesiones en la médula espinal. Utilice equipo de protección siempre que exista la posibilidad de una lesión.

Zambullirse en aguas poco profundas es una causa importante de traumatismos de la médula espinal. Verifique la profundidad del agua antes de zambullirse y busque que no haya piedras y otros posibles obstáculos.

Las lesiones por deportes como el fútbol americano o los paseos en trineo a menudo implican un golpe violento y una torsión o doblamiento anormal de la espalda o del cuello y pueden ocasionar un traumatismo de la médula espinal. Tenga precaución al pasear en trineo e inspeccionar el área para identificar los obstáculos. De igual manera, utilice las técnicas y los equipos apropiados al jugar fútbol americano o cualquier otro deporte de contacto.

Las caídas al escalar, por recreación o por trabajo, pueden provocar lesiones en la médula espinal. La conducción defensiva y el uso de cinturones de seguridad reducen enormemente el riesgo de una lesión grave, en caso de un accidente automovilístico.

Temas relacionados sobre Traumatismo de la médula espinal

Nombres alternativos

Lesión de la médula espinal, Compresión de la médula espinal, CME, Compresión medular

Referencias

Evans RW, Wilberger JE, Bhatia S. Patología traumática. En: Goetz CG, ed. Libro de texto de Neurología Clínica. 3rd ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2007:chap 51.

Ling GSF. La lesión cerebral traumática y lesión de la médula espinal. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2007:chap 422.

Tator CH. Reconocimiento y tratamiento de las lesiones de la médula espinal en el deporte y la recreación. Neurol Clin. 2008 Feb;26(1):79-88; viii.

Contenido: 16 de junio de 2010

Versión del inglés revisada por: David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc., y Daniel B. Hoch, PhD, MD, Profesor Adjunto de Neurología, Harvard Facultad de Medicina, Departamento de Neurología, Massachusetts General Hospital. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Traumatismo de la médula espinal no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de neurólogo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94