Segunda Opinión Médica

La toma de decisiones importantes acerca de los tratamientos médicos o quirúrgicos para usted o un miembro de la familia puede ser un proceso confuso y estresante. Cuando se trata de su salud y bienestar, la comprensión de su condición y opciones es un primer paso crucial en la búsqueda de lo que es mejor para usted y su familia.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Absceso anorrectal

Absceso anorrectal, absceso anal, absceso rectal, absceso perirrectal, absceso perianal, absceso de glándulas anales o absceso del ano y el recto es una acumulación de pus en el área del ano y el recto.

Síntomas del absceso anorrectal

La hinchazón alrededor del ano y un dolor pulsátil y constante son los síntomas más comunes. El dolor con las deposiciones puede ser intenso.

Otros síntomas pueden abarcar:

  • Estreñimiento
  • Secreción de pus por el recto
  • Fatiga y malestar general
  • Fiebre, sudores fríos y escalofríos
  • Protuberancia o nódulo, inflamado, rojo y sensible en el borde del ano
  • Dolor asociado con las deposiciones
  • Tejido endurecido y doloroso
En los bebés, el absceso aparece a menudo como una protuberancia inflamada, roja y blanda al borde del ano.

El bebé puede lucir intranquilo e irritable por la molestia, pero generalmente no hay otros síntomas.

Causas del absceso anorrectal

Las causas comunes del absceso anorrectal abarcan:

  • Glándula obstruida en el área
  • Infección de una fisura anal
  • Infección transmitida sexualmente
Los abscesos rectales profundos pueden ser causados por trastornos intestinales tales como enfermedad de Crohn.

Los siguientes factores aumentan el riesgo de un absceso anorrectal:

  • Sexo anal
  • Fármacos quimioterapéuticos para tratar el cáncer
  • Diabetes
  • Enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa)
  • Uso de medicamentos como prednisona
  • Sistema inmunitario debilitado (como por ejemplo a raíz de VIH /SIDA)
Esta afección se puede presentar en bebés y niños pequeños que aún utilizan pañales y que tienen antecedentes de fisuras anales.

Pruebas diagnósticas del absceso anorrectal

Un tacto rectal puede confirmar la presencia de un absceso anorrectal y se puede practicar una proctosigmoidoscopia para descartar otras enfermedades.

En raras ocasiones, se puede necesitar una tomografía computarizada, una resonancia magnética o una ecografía para determinar dónde está localizada la acumulación de pus.

El tratamiento del absceso anorrectal

El problema rara vez desaparece por sí solo. El tratamiento implica cirugía para abrir y vaciar el absceso.

  • La cirugía se hace utilizando anestesia local, junto con sedación consciente o anestesia raquídea. La cirugía es un procedimiento ambulatorio y usted regresará a su casa el mismo día.
  • Después de la cirugía, necesitará baños de asiento tibios (sentarse en una tina con agua caliente). Esto le puede ayudar a aliviar el dolor, reducir la inflamación, al igual que hacer que el absceso sea más fácil de limpiar.
Los abscesos vaciados generalmente se dejan abiertos y sin suturas.

El médico especialista puede prescribir analgésicos y antibióticos.

Usted puede necesitar ablandadores de heces. Practique una buena higiene y consuma una alimentación blanda o líquida hasta que el absceso haya cicatrizado.

Expectativas (pronóstico)

Las personas con esta afección generalmente se recuperan con un tratamiento oportuno.

Los bebés y los niños pequeños en general se recuperan muy rápidamente.

Las complicaciones tienden a ocurrir cuando el tratamiento se demora.

Complicaciones

  • Fístula anal
  • Infección generalizada (sepsis)
  • Dolor continuo
  • Reaparición de los problemas (recurrencia)
  • Cicatrices

Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si:

  • Nota una secreción rectal, dolor u otros síntomas de un absceso anorrectal.
  • Presenta fiebre, escalofrío u otros síntomas nuevos después de haber recibido tratamiento para esta afección.

Prevención del absceso anorrectal

Un tratamiento rápido o la prevención de enfermedades de transmisión sexual pueden prevenir esta causa de abscesos anorrectales.

Utilice condones durante la relación sexual, incluyendo el sexo anal, para prevenir tales infecciones.

Los cambios frecuentes de pañales y la debida limpieza al cambiarlos ayudarán a prevenir tanto las fisuras anales como los abscesos perianales en bebés y niños pequeños.

Temas relacionados sobre Absceso anorrectal

Nombres alternativos

Absceso anal, Absceso rectal, Absceso perirrectal, Absceso perianal, Absceso de glándulas anales, Absceso del ano y el recto

Referencias

Contenido: 10 de septiembre de 2010

Versión del inglés revisada por: Shabir Bhimji, MD, PhD, Especializada en Cardiotorácica y Cirugía Vascular, Midland, TX. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

91 827 89 94

TELEFONO DE CITAS

Consulta de Cirugia General

Consulta de Cirugia General

Precio de la consulta 60 €

 

Imágenes

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Absceso anorrectal no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de Cirugía General y del Aparato Digestivo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94