Chequeo Oftalmológico

Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Síndrome de Reye

Síndrome de Reye es un daño cerebral (encefalopatía) súbito (agudo) y problemas con la función hepática de causa desconocida.

El síndrome se ha presentado con el uso de ácido acetilsalicílico (Aspirina) para tratar la varicela o la gripe en los niños.

Sin embargo, se ha vuelto muy raro, ya que el ácido acetilsalicílico ya no se recomienda para su uso rutinario en niños.

Síntomas del síndrome de Reye

Con frecuencia, el síndrome de Reye comienza con vómito que dura por muchas horas. El vómito es seguido rápidamente por un comportamiento irascible y agresivo.

A medida que la afección empeora, el niño puede ser incapaz de permanecer despierto y alerta.

Otros síntomas del síndrome de Reye:

  • Confusión
  • Letargo
  • Pérdida del conocimiento o coma
  • Cambios en el estado mental
  • Náuseas y vómitos
  • Crisis epilépticas
  • Posición inusual de brazos y piernas (postura de descerebración: los brazos extendidos y derechos apuntando hacia el cuerpo, las piernas se mantienen estiradas y los dedos de los pies apuntan hacia abajo)
Otros síntomas que pueden ocurrir con este trastorno son:

Causas del síndrome de Reye

El síndrome de Reye se observa con más frecuencia en niños de 4 a 12 años de edad. La mayoría de los casos que ocurren con varicela se dan en niños de 5 a 9 años, mientras que aquellos que se presentan con la gripe (influenza tipo B) por lo general se dan en niños de 10 a 14 años.

Los niños con el síndrome de Reye se enferman de manera muy repentina.

El síndrome de Reye en general se presenta después de una infección de las vías respiratorias altas o de una varicela, aproximadamente a la semana.

Exámenes y pruebas del síndrome de Reye

Los siguientes exámenes se pueden usar para diagnosticar el síndrome de Reye:

Tratamiento del síndrome de Reye

No hay ningún tratamiento específico para esta afección.

El médico vigilará la presión intracerebral, la gasometría arterial y el equilibrio ácido-básico (pH) de la sangre.

Los tratamientos pueden ser:

  • Soporte respiratorio (se puede necesitar un respirador durante un coma profundo)
  • Líquidos por vía intravenosa para suministrar electrolitos y glucosa
  • Esteroides para reducir la inflamación en el cerebro

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de una persona depende de la severidad del coma al igual que de otros factores.

El pronóstico para aquellos que sobreviven a un episodio agudo puede ser bueno.

Complicaciones

Sin tratamiento, las crisis epilépticas y el coma pueden ser potencialmente mortales.

Situaciones que requieren un especialista médico

Acuda a la sala de emergencias o llame al número local de emergencias (como el 112 en España) inmediatamente si su hijo presenta confusión, letargo u otros cambios mentales.

Prevención del síndrome de Reye

Nunca le suministre ácido acetilsalicílico (Aspirina) a un niño, a menos que sea autorizado por el médico.

Cuando un niño tenga que tomar ácido acetilsalicílico, tenga cuidado de reducir el riesgo de que éste contraiga una enfermedad viral, como gripe y varicela.

Evite igualmente el uso de ácido acetilsalicílico durante algunas semanas después de que el niño haya recibido la vacuna contra la varicela.

Nota: otros medicamentos de venta libre, como el Pepto-Bismol y los compuestos que contengan aceite de gaulteria, también contienen compuestos del ácido acetilsalicílico, llamados salicilatos. No le suministre estas sustancias a un niño con resfriado o fiebre.

Temas relacionados sobre Síndrome de Reye

Referencias

Cohen J, Powderly WG. Infectious Diseases. 2nd ed. New York, NY: Elsevier; 2004:310-311.

Goetz CG. Textbook of Clinical Neurología. 2nd ed. St. Louis, Mo: WB Saunders; 2003:656-657.

Johnston MV. Encephalopathies. En: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Libro de texto de Pediatría. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 598.

Ferri FF. Reye’s syndrome. En: Ferri FF, ed. Ferri’s Clinical Advisor 2011. 1st ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2010:section 1.

Noble J. Textbook of Primary Care Medicine. 3rd ed. St. Louis, Mo: Mosby; 2001:46-47.

Michaels MG. Reye syndrome. En: Long SS, Pickering LK, Prober CG, eds. Principios y Práctica de Enfermedades Infecciosas Pediátricas. 2nd ed. Philadelphia, Pa: Churchill Livingstone; 2003:chap 50.

Contenido: 26 de julio de 2010

Versión del inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Profesor Adjunto de Pediatría Clinica, Universidad de Washington Facultad de Medicina. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Síndrome de Reye no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de pediatra

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94