Chequeo Oftalmológico

Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Sarampión

Sarampión es una enfermedad muy contagiosa (se propaga fácilmente) causada por un virus.

Síntomas del sarampión

Los síntomas generalmente comienzan de 9 a 12 días después de la exposición al virus, lo que se denomina período de incubación.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Ojos inyectados en sangre
  • Tos
  • Fiebre
  • Sensibilidad a la luz (fotofobia)
  • Dolor muscular
  • Erupción cutánea que:
    • aparece generalmente de 3 a 5 días después de los primeros signos de la enfermedad
    • puede durar de 4 a 7 días
    • empieza usualmente en la cabeza y se extiende a otras áreas y progresa cuerpo abajo
    • puede aparecer como áreas planas y decoloradas (máculas) o áreas sólidas, rojas y levantadas (pápulas) que después se juntan
    • produce prurito o picazón
  • Enrojecimiento e irritación de los ojos (conjuntivitis)
  • Rinorrea
  • Dolor de garganta
  • Diminutas manchas blancas dentro de la boca (manchas de Koplik)
[/list]

Causas del sarampión

La infección se propaga por contacto con gotitas provenientes de la nariz, la boca o la garganta de una persona infectada.

El estornudo y la tos pueden lanzar gotitas contaminadas al aire.

Aquellas personas que hayan tenido una infección de sarampión activa o que hayan sido vacunados contra la enfermedad tienen inmunidad contra dicha afección.

Antes de la vacunación generalizada, el sarampión era una enfermedad tan común en la infancia que la mayoría de las personas ya había padecido la enfermedad a la edad de 20 años.

El número de casos de sarampión descendió en las últimas décadas a casi ninguno en los Estados Unidos y Canadá; sin embargo, las tasas han comenzado a elevarse de nuevo recientemente.

Algunos padres no permiten que sus hijos sean vacunados debido a temores infundados de que la vacuna triple viral, que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola, pueda causar autismo.

En grandes estudios realizados en miles de niños, no se ha encontrado conexión entre esta vacuna y el desarrollo de autismo.

El hecho de no vacunar a los niños puede llevar a que se presenten brotes de sarampión, paperas y rubéola, todas las cuales son enfermedades de la infancia potencialmente graves.

Exámenes y pruebas del sarampión

  • Serología para el sarampión
  • Cultivo viral (rara vez se hace)

Tratamiento del sarampión

No existe un tratamiento específico para el sarampión.

Lo síntomas se pueden aliviar con lo siguiente:

  • Paracetamol o acetaminofeno (Tylenol)
  • Reposo en cama
  • Vaporizaciones
Algunos niños pueden necesitar suplementos de vitamina A, que reduce el riesgo de muerte y complicaciones en los niños que viven en los países menos desarrollados, donde pueden no estar recibiendo suficiente cantidad de dicha vitamina.

Sin embargo, no está claro si los niños en países más desarrollados se beneficiarían con dichos suplementos. Las personas que no reciben suficiente vitamina A tienen mayor probabilidad de contraer infecciones, como el sarampión.

Expectativas (pronóstico)

Aquellas personas que no presentan complicaciones, como la neumonía, tienen un buen pronóstico.

Complicaciones

Las complicaciones del sarampión pueden abarcar:

Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si usted o su hijo tienen síntomas de sarampión.

Prevención del sarampión

La vacunación de rutina es altamente efectiva en la prevención del sarampión.

Las personas que no reciben la vacuna o que no la han recibido completa están en alto riesgo de contraer la enfermedad.

Tomar inmunoglobulina sérica 6 días después de la exposición al virus puede reducir el riesgo de desarrollar el sarampión o puede hacer que la enfermedad sea menos severa.

Temas relacionados sobre Sarampión

Referencias

Gershon AA. El virus del sarampión (Rubeola). En: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principios y Práctica de Enfermedades Infecciosas. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 160.

Mason WH. Measles. En: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson de libros de texto de Pediatría. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 243.

Contenido: 26 de julio de 2010

Versión del inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Profesor Adjunto de Pediatría Clinica, Universidad de Washington Facultad de Medicina. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

CalidadA.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch). El artículo de Sarampión no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

Trabajo de pediatra

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94