SIDA SIDA o síndrome de inmunodeficiencia adquirida es la etapa final de la infección por VIH, la cual produce un grave daño al sistema inmunitario. Síntomas del SIDA El SIDA comienza con una infección por VIH. Es posible que las personas infectadas con el VIH no presenten síntomas durante 10 años o más, pero le pueden transmitir la infección a otros durante este período asintomático. Si la infección no se detecta y no se inicia el tratamiento, el sistema inmunitario se debilita gradualmente y se desarrolla el SIDA. La infección aguda por VIH progresa con el tiempo (generalmente de unas pocas semanas a meses) a una infección por VIH asintomática (sin síntomas) y luego a infección sintomática temprana por VIH. Posteriormente, progresa a SIDA (infección por VIH avanzada con conteo de células T CD4 por debajo de 200 células/mm3). Casi todas las personas infectadas con el VIH, de no recibir tratamiento, contraerán SIDA. Hay un pequeño grupo de pacientes en los que el SIDA se desarrolla muy lentamente o que nunca aparece. A estos individuos se los llama pacientes sin progresión de la enfermedad y muchos parecen tener una diferencia genética que impide que el virus le cause daño a su sistema inmunitario. Los síntomas del SIDA son principalmente el resultado de infecciones que normalmente no se desarrollan en personas con un sistema inmunitario sano. Éstas se llaman infecciones oportunistas. En las personas con SIDA, el VIH ha dañado el sistema inmunitario, por lo que son muy susceptibles a dichas infecciones oportunistas. Los síntomas comunes son: Escalofríos Fiebre Sudores (particularmente en la noche) Ganglios linfáticos inflamados Debilidad Pérdida de peso Nota: al principio, es posible que la infección con el VIH no produzca ningún síntoma. Sin embargo, algunas personas sí experimentan síntomas seudogripales con fiebre, erupción cutánea, dolor de garganta…

Meningitis sifilítica Meningitis sifilítica es una complicación de sífilis no tratada que involucra inflamación de los tejidos que cubren el cerebro y la médula espinal. Las personas con esta afección tienen cambios en el estado mental y problemas con las funciones neurológicas. Síntomas de la meningitis sifilítica Cambios en la visión, visión borrosa, disminución de la visión Fiebre Dolor de cabeza Cambios en el estado mental confusión desorientación disminución del período de atención irritabilidad somnolencia, letargo, dificultad para despertar Náuseas y vómitos Dolor de cuello Crisis epiléptica Sensibilidad a la luz (fotofobia) Sensibilidad a los ruidos fuertes Cuello rígido Rigidez en los hombros y otros dolores musculares Causas de la meningitis sifilítica La sífilis es una enfermedad infecciosa de transmisión sexual causada por la espiroqueta Treponema pallidum. La sífilis tiene tres etapas principales: Sífilis primaria Sífilis secundaria Sífilis terciaria La meningitis aséptica sifilítica es una forma de neurosífilis meningovascular, la cual es a su vez una complicación progresiva y potencialmente mortal de una infección por sífilis. El trastorno se parece a la meningitis provocada por otras afecciones médicas. Entre los factores de riesgo que predisponen a esta enfermedad, se pueden mencionar infección previa por sífilis o por otras enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea. Las infecciones por sífilis se transmiten principalmente a través del contacto sexual con una persona infectada, pero también se pueden transmitir algunas veces por contacto no sexual. Exámenes y pruebas de la meningitis sifilítica Un examen puede mostrar signos de meningitis. Puede haber pérdida de funciones neurológicas. Una evaluación del cerebro y el sistema nervioso (neurológica) puede mostrar disminución del funcionamiento de los nervios craneales, incluyendo los nervios que controlan el movimiento ocular. Los exámenes son, entre otros: Angiografía cerebral Examen de LCR (líquido cefalorraquídeo) Electroencefalografía (EEG) Tomografía computarizada de la cabeza VDRL o RPR en suero…

Esofagitis por cándida Esofagitis por cándida, infección del esófago por cándida o por hongos levaduriformes es una infección candidiásica del esófago, el conducto que lleva el alimento desde la boca hasta el estómago. Ver también: Dermatitis del pañal asociada con cándida Candidiasis bucal Candidiasis vaginal Síntomas de la esofagitis por cándida Los síntomas abarcan: Dificultad para deglutir Fiebre (sólo si el hongo se disemina más lejos) Candidosis bucal (cándida en la boca) Deglución dolorosa Causas de la esofagitis por cándida La esofagitis por cándida es causada por el hongo levaduriforme cándida y ocurre cuando éste se disemina desde la boca hacia abajo por el esófago. La afección con frecuencia es una señal de un sistema inmunitario debilitado. Los siguientes factores aumentan el riesgo de infecciones por cándida: VIH /SIDA Quimioterapia Diabetes Leucemia o linfoma Trasplantes de órganos Otras afecciones que inhiben o debilitan el sistema inmunitario Si usted tiene un sistema inmunitario debilitado, la candidosis bucal lo hace más susceptible a contraer esofagitis por cándida. Pruebas y exámenes de la esofagitis por cándida Los exámenes que revelan la presencia de cándida abarcan: EGD (esofagogastroduodenoscopia) con o sin biopsia, tinción y cultivo Cultivo de exudado faríngeo o bucal Tránsito esofagogastroduodenal El tratamiento de la esofagitis por cándida En la mayoría de las personas, los medicamentos antimicóticos como el fluconazol (tomado por vía oral) o la anfotericina (administrada en inyección) pueden controlar la infección. Algunas personas también necesitan analgésicos. Muchos pacientes necesitan otros medicamentos por largo tiempo para inhibir el hongo y prevenir otro episodio. El pronóstico La esofagitis generalmente se puede tratar en forma efectiva. El pronóstico depende del problema del sistema inmunitario que hace que la persona desarrolle la infección. Posibles complicaciones Orificios en el esófago (perforación) Infección recurrente Diseminación de cándida a otros sitios en el cuerpo Cuándo llamar a un médico…

Faringitis por gonococos Faringitis por gonococos o faringitis gonocócica es una infección de la garganta que involucra las amígdalas y la laringe (faringe) y es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Síntomas de la faringitis por gonococos Irritación de garganta Dificultad para deglutir Fiebre Ganglios linfáticos hinchados y sensibles en el cuello Otros síntomas que pueden estar asociados con esta enfermedad son: Dolor en el cuello Secreción nasal Congestión nasal Dolor muscular Rigidez articular Dolor de cabeza Sentido del gusto alterado Nota: es posible que no se presenten síntomas. Causas de la faringitis por gonococos La faringitis gonocócica es una enfermedad de transmisión sexual que se adquiere a través del sexo oral con una pareja infectada. En la mayoría de las infecciones de garganta causadas por gonococos no hay síntomas (asintomática). Cuando se presenta el malestar, por lo general es leve, y los síntomas que comprometen el resto del cuerpo normalmente no están presentes, a menos que la persona desarrolle gonococemia diseminada, una infección propagada por todo el torrente sanguíneo. La gonorrea sin tratar puede diseminarse a otras partes del cuerpo, causando inflamación de los testículos o de la próstata en los hombres y enfermedad pélvica inflamatoria en las mujeres. Los gonococos en la garganta son más comunes en los hombres homosexuales, donde la infección faríngea está presente en el 10 al 25% de los casos de gonorrea. Entre los factores de riesgo se encuentran la exposición reciente a la gonorrea, la actividad sexual con varios compañeros y la práctica de sexo oral. Entre 320.000 y 360.000 casos de gonorrea han sido notificados a los Centros para el Control de las Enfermedades de los Estados Unidos cada año. La incidencia ha permanecido estable durante varios años a 1 caso por cada 1.000 personas, con tasas mayores en las poblaciones de raza…

Guía de viajeros para evitar enfermedades infecciosas Guía de viajeros para evitar enfermedades infecciosas, salud para viajeros o enfermedades infecciosas y viajeros. La mejor manera de permanecer saludable durante un viaje es prepararse antes de partir y tomar las medidas preventivas mientras se esté viajando. La mayoría de las infecciones que usted puede contraer mientras viaja son menores pero, en raras ocasiones, pueden ser graves o incluso mortales. Áreas diferentes del mundo tienen enfermedades distintas y requieren medidas de prevención diferentes. Las siguientes cosas afectan la seguridad sanitaria y se deben tener en cuenta: El clima local. Los insectos y parásitos. Las condiciones sanitarias. Las mejores fuentes para obtener información actualizada sobre viajes son: Los Centros para el Control y Prevención Enfermedades (CDC): www.cdc.gov/travel La Organización Mundial de la Salud (OMS): www.who.int/en ANTES DE VIAJAR Hable con el médico o visite una clínica de viajeros de 4 – 6 semanas antes de partir para el viaje. Es posible que usted necesite una serie de vacunas previas al viaje, ya que algunas de ellas necesitan tiempo para hacerse eficaces. Dependiendo del destino, puede ser necesario actualizar sus vacunas. El médico especialista puede decirle que necesita una vacuna “de refuerzo”. Por ejemplo, usted puede necesitar vacunas de refuerzo para: Difteria, tétanos y tos ferina (TDAP). Influenza (gripe). Sarampión, paperas, rubéola (vacuna triple viral). Polio. Es posible que también necesite otras vacunas para enfermedades que normalmente no se encuentran en América del Norte. Entre los ejemplos de vacunas recomendadas están: Hepatitis A. Hepatitis B. Antimeningocócica. Antitifoidea. Ciertos países han exigido vacunas y es posible que se necesite comprobación de dichas vacunas al ingresar a ellos. La vacuna contra la fiebre amarilla se exige para entrar a varios países del África Subsahariana y África central y los países de Suramérica. La vacuna antimeningocócica se…

Page 1 of 91 2 3 9