Velocidad de conducción nerviosa Velocidad de conducción nerviosa o VCN es un examen de la velocidad de las señales eléctricas a través de un nervio. Forma en que se realiza la velocidad de conducción nerviosa Se colocan parches, llamados electrodos de superficie, semejantes a los usados para un ECG, sobre la piel por encima de los nervios en diversos lugares. Cada parche emite un impulso eléctrico muy leve que estimula el nervio. La actividad eléctrica resultante del nervio es registrada por los otros electrodos. La distancia entre los electrodos y el tiempo que le toma a los impulsos eléctricos viajar entre los electrodos se utiliza para determinar la velocidad de las señales nerviosas. Con frecuencia, una electromiografía (registro a partir de agujas colocadas dentro de los músculos) se realiza al mismo tiempo que este examen. Preparación para la velocidad de conducción nerviosa Es necesario mantener la temperatura corporal normal, dado que la temperatura baja retarda la conducción nerviosa. Coméntele al médico si usted tiene un desfibrilador cardíaco o un marcapasos, ya que puede ser necesario tomar precauciones. Lo que se siente durante la velocidad de conducción nerviosa El impulso puede sentirse como un electrochoque y, dependiendo de qué tan fuerte sea el estímulo, se sentirá en grados diferentes y puede resultar incómodo. Usted no debe sentir ningún tipo de dolor una vez que la prueba haya terminado. El examen de conducción nerviosa a menudo va seguido por una electromiografía (EMG), que implica colocar agujas en el músculo y que usted contraiga dicho músculo. Esto puede ser incómodo durante el examen y usted puede experimentar dolor muscular después del procedimiento en el sitio donde se colocan las agujas. Razones por las que se realiza la velocidad de conducción nerviosa Este examen se utiliza para diagnosticar daño o destrucción del nervio. Ocasionalmente, el examen se puede…

Neuropatía alcohólica Neuropatía alcohólica o polineuropatía alcohólica es el daño a los nervios que resulta del consumo excesivo de alcohol. Síntomas de la neuropatía alcohólica Entumecimiento en brazos y piernas Sensaciones anormales, “sensación de hormigueo” Sensaciones dolorosas en brazos y piernas Debilidad muscular Calambres o dolores musculares Intolerancia al calor, especialmente después de hacer ejercicio Impotencia en los hombres Problemas para orinar incontinencia (goteo de la orina) sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga dificultad para empezar a orinar Estreñimiento Diarrea Náuseas, vómitos Los síntomas adicionales que pueden ocurrir con esta enfermedad son: Dificultad para deglutir Deterioro del habla Pérdida de la función o la sensibilidad muscular Espasmos o contracciones musculares Atrofia muscular Trastornos del movimiento Nota: los cambios en la fuerza o la sensibilidad muscular generalmente ocurren en ambos lados del cuerpo y son más comunes en las piernas que en los brazos. Los síntomas por lo general se desarrollan en forma gradual y empeoran lentamente con el tiempo. Causas de la neuropatía alcohólica La causa de la neuropatía alcohólica es controvertida. Probablemente incluye tanto la intoxicación directa del nervio por alcohol como el efecto de una mala nutrición asociada con el alcoholismo. Hasta la mitad de todos los consumidores de alcohol empedernidos y que lo han hecho por mucho tiempo presentan esta afección. En casos graves, los nervios que regulan las funciones corporales internas (nervios autónomos) pueden estar comprometidos. Los riesgos de la neuropatía alcohólica abarcan: Consumo excesivo y prolongado de alcohol. Alcoholismo presente durante 10 años o más. Pruebas diagnósticas de la neuropatía alcohólica El médico llevará a cabo un examen físico o chequeos médicos y hará preguntas acerca de los síntomas. Un examen de los ojos puede mostrar problemas oculares. El alcoholismo a menudo hace que su cuerpo sea incapaz de usar o almacenar ciertas vitaminas y minerales….

Hemorragia subdural crónica Hemorragia subdural crónica, higroma subdural o hematoma subdural crónico es una acumulación “vieja” de sangre y de productos de la descomposición de la sangre localizada entre la superficie del cerebro y su capa más exterior (duramadre). La fase crónica de un hematoma subdural comienza varias semanas después del primer sangrado. Síntomas de la hemorragia subdural crónica En algunos casos, es posible que no se presenten síntomas. Sin embargo, dependiendo del tamaño del hematoma y de dónde éste ejerza presión sobre el cerebro, se pueden presentar cualquiera de los siguientes síntomas: Confusión o coma Disminución de la memoria Dificultad al hablar o deglutir Dificultad para caminar Dolores de cabeza Crisis epiléptica Debilidad o insensibilidad en brazos, piernas, rostro Causas de la hemorragia subdural crónica Un hematoma subdural se desarrolla cuando las diminutas venas que corren entre la duramadre y la superficie del cerebro (venas emisarias) se rompen y dejan escapar sangre, generalmente como resultado de un traumatismo craneal. Luego se forma una acumulación de sangre sobre la superficie del cerebro. En una acumulación subdural crónica, la sangre se escapa lentamente desde las venas con el tiempo o se deja que una hemorragia rápida se cure por sí sola. Un hematoma subdural es más común en los ancianos debido al encogimiento normal del cerebro que ocurre al envejecer. Este encogimiento estira y debilita las venas emisarias, las cuales tienen más probabilidades de romperse en los ancianos, incluso después de un traumatismo craneal menor. En raras ocasiones, se puede presentar un hematoma subdural sin causa conocida (es decir, no por un accidente o lesión). Los riesgos abarcan: Consumo prolongado y abundante de alcohol Consumo prolongado de ácido acetilsalicílico (Aspirina), antinflamatorios como el ibuprofeno o anticoagulantes Enfermedades asociadas con problemas de coagulación sanguínea Traumatismo craneal Edad avanzada Exámenes y pruebas de la hemorragia…

Ataxia cerebelosa aguda Ataxia cerebelosa aguda, ataxia cerebelosa, cerebelitis o ataxia aguda cerebelosa es el repentino movimiento muscular descoordinado debido a una enfermedad o lesión al cerebelo en el cerebro. Síntomas de la ataxia cerebelosa aguda La ataxia puede afectar el movimiento de la parte media del cuerpo desde el cuello hasta el área de la cadera (el tronco) o los brazos y las piernas (extremidades). Cuando la persona se sienta, el cuerpo puede moverse de un lado a otro, de atrás hacia adelante o ambos; luego, rápidamente se mueve de nuevo hacia una posición erguida. Cuando una persona con ataxia de los brazos alcanza un objeto, las manos pueden oscilar o balancearse de atrás hacia adelante. Los síntomas comunes de ataxia abarcan: Patrón de lenguaje entrecortado (disartria) Movimientos oculares súbitos (nistagmo) Movimientos oculares descoordinados Problemas para caminar (marcha inestable) Causas de la ataxia cerebelosa aguda La ataxia cerebelosa aguda en niños, especialmente menores de 3 años, puede ocurrir varias semanas después de una enfermedad causada por un virus. Las infecciones virales que pueden causar esto abarcan: la varicela, la enfermedad de Coxsackie y el virus ECHO. Otras causas de ataxia cerebelosa aguda abarcan: Alcohol, medicamentos e insecticidas Sangrado en el cerebelo Infección o absceso del cerebelo Esclerosis múltiple Accidente cerebrovascular del cerebelo Pruebas diagnósticas de la ataxia cerebelosa aguda El médico le preguntará si ha estado recientemente enfermo y tratará de descartar otras causas del problema. Se realizará un examen del cerebro y el sistema nervioso completo para identificar las áreas del sistema nervioso más afectadas. Se pueden hacer los siguientes exámenes: Tomografía computarizada de la cabeza Resonancia magnética de la cabeza Punción raquídea El tratamiento de la ataxia cerebelosa aguda El tratamiento dependerá de la causa. Si la ataxia cerebelosa aguda se debe a un sangrado, se puede necesitar cirugía. En…

Neuralgia glosofaríngea Neuralgia glosofaríngea o mononeuropatía del IX par craneal o nervio glosofaríngeo es una afección en la cual se presentan episodios repetitivos de dolor intenso en la lengua, la garganta, el oído y las amígdalas, que puede durar desde unos pocos segundos a unos cuantos minutos. Síntomas de la neuralgia glosofaríngea Los síntomas comprenden dolor intenso en la áreas conectadas al IX par craneal: Parte posterior de la nariz y de la garganta (nasofaringe) Parte posterior de la lengua Oído Garganta Región amigdalina Laringe El dolor es episódico y puede ser intenso. Generalmente es en un lado y se siente punzante. Los episodios pueden ocurrir muchas veces al día y despiertan a la persona que está dormida. Algunas veces, puede desencadenarse por: Masticar Toser Reír Hablar Deglutir Causas de la neuralgia glosofaríngea Se cree que la causa de la neuralgia glosofaríngea es la irritación del IX par craneal, llamado nervio glosofaríngeo. Los síntomas generalmente se inician en personas mayores de 40 años de edad. En la mayoría de los casos, nunca se descubre la fuente de la irritación. Algunas causas posibles para este tipo de dolor nervioso (neuralgia) son: Vasos sanguíneos que ejercen presión sobre el nervio glosofaríngeo Neoplasias en la base del cráneo que ejercen presión sobre el nervio glosofaríngeo Tumores o infecciones de la garganta y la boca que ejercen presión sobre el nervio glosofaríngeo Exámenes y pruebas de la neuralgia glosofaríngea Se llevan a cabo exámenes para identificar problemas, como tumores, en la base del cráneo. Los exámenes pueden abarcar: Análisis de sangre (nivel de azúcar) para buscar las causas del daño al nervio Tomografía computarizada de la cabeza Resonancia magnética de la cabeza Radiografía de la cabeza o el cuello Algunas veces, la resonancia magnética puede mostrar hinchazón (inflamación) del nervio glosofaríngeo. Para averiguar si un vaso…

Page 1 of 501 2 3 50