#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f p,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f em,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f .column-title,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f .text-divider-double,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f .sep,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f .sep-2,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f .sep-3,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f td,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f th,#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f caption{color:#70707c;}#wpv-column-7bdf8eb0f66945e1b26457ab7eba260f:before{background-color:transparent;}
Chequeo Ginecológico
Los reconocimientos médicos ginecológicos son las revisiones periódicas que se ha de someter la mujer con objeto de descartar una posible patología oculta que afecte a su aparato genital. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Infección mamaria

Infección mamaria, mastitis, absceso mamario o infección del tejido mamario es una infección en el tejido de las mamas.

Síntomas de la infección mamariaCausas de la infección mamaria

Las infecciones mamarias son, por lo general, causadas por bacterias comunes que se encuentran en la piel normal (Staphylococcus aureus).

Las bacterias se introducen a través de una fisura o ruptura en la piel, generalmente en los pezones.

La infección tiene lugar en el tejido graso de la mama y ocasiona inflamación, la cual comprime a su vez los conductos galactóforos, provocando dolor e hinchazón en la mama infectada.

Las infecciones mamarias se presentan generalmente en mujeres que están lactando.

Las infecciones mamarias que no tienen relación con la lactancia podrían ser una rara forma de cáncer de mama.

Pruebas diagnósticas de la infección mamaria

A las mujeres lactantes generalmente no se les hacen exámenes.

Sin embargo, un examen a menudo sirve para confirmar el diagnóstico y descartar complicaciones tales como un absceso.

Algunas veces, para las infecciones que se siguen presentando, se hace un cultivo de leche del pezón. En las mujeres que no están lactando, los exámenes pueden abarcar mamografía o biopsia de mama.

El tratamiento de la infección mamaria

El cuidado personal puede incluir la aplicación de calor húmedo al tejido de la mama infectada durante 15 a 20 minutos, 4 veces diarias.

Los antibióticos generalmente son muy efectivos para tratar la infección mamaria. A usted se la invita a que continúe amamantando o extrayendo la leche materna con el fin de aliviar la congestión mamaria por la producción de leche mientras recibe tratamiento.

El pronóstico

Por lo general, la afección desaparece rápidamente con terapia de antibióticos.

Posibles complicaciones

En infecciones severas, se puede presentar un absceso. Los abscesos necesitan drenarse ya sea como procedimiento en el consultorio o con cirugía. A las mujeres con abscesos se les puede recomendar que suspendan temporalmente la lactancia.

Cuándo llamar a un médico especialista

Consulte con el médico si:

  • Alguna parte del tejido de la mama se torna rojo, sensible, hinchado o caliente.
  • Usted está amamantando y presenta fiebre alta.
  • Los ganglios linfáticos bajo la axila se tornan sensibles o hinchados.
Prevención de la infección mamaria

Lo siguiente puede ayudar a reducir el riesgo de infecciones mamarias:

  • Atención cuidadosa del pezón para prevenir irritación y cuarteamiento
  • Alimentar con frecuencia y extraer leche para prevenir congestión de la mama
  • Técnica apropiada de amamantamiento con buena sujeción por parte del bebé
  • Destetar lentamente, durante varias semanas, en lugar suspender abruptamente la lactancia materna
Temas relacionados sobre Infección mamariaNombres alternativos

Mastitis, Absceso mamario, Infección del tejido mamario

Referencias

Newton ER. Breast-feeding. En: Gabbe SG, Niebyl JF, Simpson JL, eds. Obstetricia: Normal y Problema embarazos. 5th ed. Philadelphia, PA: Churchill Livingston Elsevier; 2007:chap 22.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94