Ilustración: Recto
Consulta de Cirugía General y Aparato Digestivo

Dr. Pedro Yuste García, Jefe Clínico en Cirugía General y del Aparato Digestivo de Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid. Amplia experiencia profesional durante 25 años como Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.
Precio de consulta 50 €

Ilustración: Recto

Absceso anorrectal

Absceso anorrectal, absceso anal, absceso rectal, absceso perirrectal, absceso perianal, absceso de glándulas anales o absceso del ano y el recto es una acumulación de pus en el área del ano y el recto.

Síntomas del absceso anorrectal

La hinchazón alrededor del ano y un dolor pulsátil y constante son los síntomas más comunes. El dolor con las deposiciones puede ser intenso.

Otros síntomas pueden abarcar:

  • Estreñimiento
  • Secreción de pus por el recto
  • Fatiga y malestar general
  • Fiebre, sudores fríos y escalofríos
  • Protuberancia o nódulo, inflamado, rojo y sensible en el borde del ano
  • Dolor asociado con las deposiciones
  • Tejido endurecido y doloroso

En los bebés, el absceso aparece a menudo como una protuberancia inflamada, roja y blanda al borde del ano.

El bebé puede lucir intranquilo e irritable por la molestia, pero generalmente no hay otros síntomas.

Causas del absceso anorrectal

Las causas comunes del absceso anorrectal abarcan:

  • Glándula obstruida en el área
  • Infección de una fisura anal
  • Infección transmitida sexualmente

Los abscesos rectales profundos pueden ser causados por trastornos intestinales tales como enfermedad de Crohn.

Los siguientes factores aumentan el riesgo de un absceso anorrectal:

  • Sexo anal
  • Fármacos quimioterapéuticos para tratar el cáncer
  • Diabetes
  • Enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa)
  • Uso de medicamentos como prednisona
  • Sistema inmunitario debilitado (como por ejemplo a raíz de VIH /SIDA)

Esta afección se puede presentar en bebés y niños pequeños que aún utilizan pañales y que tienen antecedentes de fisuras anales.

Pruebas diagnósticas del absceso anorrectal

Un tacto rectal puede confirmar la presencia de un absceso anorrectal y se puede practicar una proctosigmoidoscopia para descartar otras enfermedades.

En raras ocasiones, se puede necesitar una tomografía computarizada, una resonancia magnética o una ecografía para determinar dónde está localizada la acumulación de pus.

El tratamiento del absceso anorrectal

El problema rara vez desaparece por sí solo. El tratamiento implica cirugía para abrir y vaciar el absceso.

  • La cirugía se hace utilizando anestesia local, junto con sedación consciente o anestesia raquídea. La cirugía es un procedimiento ambulatorio y usted regresará a su casa el mismo día.
  • Después de la cirugía, necesitará baños de asiento tibios (sentarse en una tina con agua caliente). Esto le puede ayudar a aliviar el dolor, reducir la inflamación, al igual que hacer que el absceso sea más fácil de limpiar.

Los abscesos vaciados generalmente se dejan abiertos y sin suturas.

El médico especialista puede prescribir analgésicos y antibióticos.

Usted puede necesitar ablandadores de heces. Practique una buena higiene y consuma una alimentación blanda o líquida hasta que el absceso haya cicatrizado.

Expectativas (pronóstico)

Las personas con esta afección generalmente se recuperan con un tratamiento oportuno.

Los bebés y los niños pequeños en general se recuperan muy rápidamente.

Las complicaciones tienden a ocurrir cuando el tratamiento se demora.

Complicaciones

  • Fístula anal
  • Infección generalizada (sepsis)
  • Dolor continuo
  • Reaparición de los problemas (recurrencia)
  • Cicatrices

Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si:

  • Nota una secreción rectal, dolor u otros síntomas de un absceso anorrectal.
  • Presenta fiebre, escalofrío u otros síntomas nuevos después de haber recibido tratamiento para esta afección.

Prevención del absceso anorrectal

Un tratamiento rápido o la prevención de enfermedades de transmisión sexual pueden prevenir esta causa de abscesos anorrectales.

Ver el articulo completo