#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f p,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f em,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f .column-title,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f .text-divider-double,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f .sep,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f .sep-2,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f .sep-3,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f td,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f th,#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f caption{color:#70707c;}#wpv-column-d89403facf26cfd2613eec5c9aa8904f:before{background-color:transparent;}
Segunda Opinión Médica
La toma de decisiones importantes acerca de los tratamientos médicos o quirúrgicos para usted o un miembro de la familia puede ser un proceso confuso y estresante. Cuando se trata de su salud y bienestar, la comprensión de su condición y opciones es un primer paso crucial en la búsqueda de lo que es mejor para usted y su familia.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Acalasia

Acalasia o acalasia esofágica es un trastorno del tubo que lleva el alimento de la boca al estómago (esófago), el cual afecta la capacidad del esófago para movilizar el alimento hacia este último.

Síntomas de: AcalasiaCausas, incidencia y factores de riesgo

Un anillo muscular en el punto donde el esófago y el estómago se unen (esfínter esofágico inferior) normalmente se relaja durante la deglución. En personas con acalasia, este anillo muscular no se relaja tan bien. La razón para este problema es el daño a los nervios del esófago.

Cáncer del esófago o de la parte superior del estómago y una infección parasitaria que causa la enfermedad de Chagas pueden tener síntomas como los de la acalasia.

La acalasia es un trastorno poco común y puede presentarse a cualquier edad, pero es más común en personas de mediana edad o adultos mayores. Este problema puede ser hereditario en algunas personas.

Exámenes y pruebas

El examen físico o chequeos médicos puede mostrar signos de anemia o desnutrición.

Los exámenes abarcan:

El tratamiento

El método de tratamiento es reducir la presión a nivel de esfínter esofágico inferior. La terapia puede abarcar:

  • Inyección con toxina botulínica (Botox). Esto puede ayudar a relajar los músculos del esfínter, pero cualquier beneficio desaparece en cuestión de semanas o meses.
  • Medicamentos, como los nitratos de acción prolongada o los bloqueadores de los canales de calcio, que se pueden emplear para bajar la presión en el esfínter esofágico inferior.
  • Cirugía, llamada esofagomiotomía, que se puede necesitar para disminuir la presión en el esfínter inferior.
  • Ensanchamiento (dilatación) del esófago en el lugar del estrechamiento (realizado durante una esofagogastroduodenoscopia).
El médico especialista puede ayudarle a decidir sobre cuál es el mejor tratamiento en su caso.

Expectativas (pronóstico)

Los pronósticos de la cirugía y de los tratamientos no quirúrgicos son similares. Algunas veces, se necesita más de un tratamiento.

Complicaciones
  • Reflujo (regurgitación) de ácido o alimento del estómago hacia el esófago
  • Broncoaspiración de los alimentos, lo cual puede causar neumonía
  • Ruptura (perforación) del esófago
Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si:

  • Tiene dificultad o dolor para deglutir
  • Sus síntomas continúan a pesar del tratamiento para la acalasia
Prevención

Muchas de las causas de esta afección no se pueden prevenir. Sin embargo, el tratamiento de este trastorno puede ayudar a prevenir complicaciones.

Temas relacionados sobre AcalasiaNombres alternativos

Acalasia esofágica

Referencias

Orlando RC. Enfermedades del esófago. En: Goldman L, Ausiello DA, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 140.

Contenido: 20 de enero de 2010

Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; y George F. Longstreth, MD, Departamento de Gastroenterología, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94