#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb p,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb em,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb .column-title,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb .text-divider-double,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb .sep,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb .sep-2,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb .sep-3,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb td,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb th,#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb caption{color:#70707c;}#wpv-column-892b93759f817ca45f917cf4992737cb:before{background-color:transparent;}
Perfil Cardiovascular
El perfil cardivascular está específicamente diseñado para analizar los parámetros analíticos que intervienen en la determinación del riesgo cardiovascular de una persona

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Escrófula

Escrófula o adenitis tuberculosa es una infección tuberculosa de los ganglios linfáticos en el cuello.

Síntomas de la escrófulaCausas de la escrófula

La escrófula en adultos casi siempre es causada por las bacterias Tuberculosis micobacteriana. En los niños, también puede ser causada por Mycobacterium scrofulaceum o Mycobacterium avium.

La infección con micobacterias generalmente es causada por la inhalación de aire contaminado con estos microorganismos.

Exámenes y pruebas de la escrófula

Los exámenes para diagnosticar la escrófula abarcan:

  • Biopsia del tejido afectado
  • Radiografías de tórax
  • Tomografía computarizada del cuello
  • Cultivos para verificar la presencia de bacterias en las muestras de tejido tomadas de los ganglios linfáticos
  • Examen de sangre para VIH
  • Prueba tuberculínica de punción múltiple o prueba cutánea de PPD
  • Examen de sangre QuantiFERON-TB Gold
El tratamiento de la escrófula

Cuando la infección es causada por Mycobacterium tuberculosis, el tratamiento es generalmente de 9 a 12 meses de antibióticos, y es necesario utilizar varios a la vez. Entre los antibióticos más comunes para la escrófula se pueden mencionar:

  • Etambutol
  • Isoniazida (INH)
  • Pirazinamida
  • Rifampina
Cuando la infección es causada por otro tipo de bacterias, como se ve a menudo en los niños, la terapia con frecuencia incluye antibióticos como rifampina, etambutol y claritromicina.

La cirugía algunas veces se utiliza como tratamiento inicial, dependiendo de las circunstancias. También se puede emplear si los medicamentos no están haciendo efecto sobre la infección.

Expectativas (pronóstico)

Con tratamiento, los pacientes generalmente se recuperan por completo.

Complicaciones
  • Úlcera que drena en el cuello
  • Cicatrización
Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si su hijo presenta una inflamación o grupo de inflamaciones en el cuello. La escrófula se puede presentar en niños que no hayan estado expuestos a alguien con tuberculosis.

Prevención de la escrófula

Las personas que hayan estado expuestas a alguien con tuberculosis pulmonar deben someterse a una prueba cutánea de PPD.

Temas relacionados sobre EscrófulaNombres alternativos

Adenitis tuberculosa

Referencias

Pasternack MS, Swartz MN. Lymphadenitis y lymphangitis. En: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principios y Práctica de Enfermedades Infecciosas. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 92.

Contenido: 15 de septiembre de 2010

Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; Jatin M. Vyas, MD, PhD, Profesor Adjunto en Medicina, Harvard Escuela De Medicina; Asistente de Medicina, División de Enfermedades Infecciosas, Departamento de Medicina, Massachusetts General Hospital. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94