#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 p,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 em,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 .column-title,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 .text-divider-double,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 .sep,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 .sep-2,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 .sep-3,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 td,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 th,#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22 caption{color:#70707c;}#wpv-column-d4cd849058c7fec1e3a65d8f60018f22:before{background-color:transparent;}
Ecografía abdominal
Ecografía abdominal es utilizada para examinar los órganos internos del abdomen: hígado, vesícula biliar, bazo, páncreas y riñones por 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Hepatitis D

Hepatitis D o agente delta es un tipo de virus llamado hepatitis D que ocasiona síntomas sólo en personas que también padezcan una infección de hepatitis B.

Síntomas de la Hepatitis D

La hepatitis D puede hacer que los síntomas de la hepatitis B sean más severos.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Dolor abdominal
  • Orina de color oscuro
  • Fatiga
  • Ictericia
  • Dolor articular
  • Inapetencia
  • Náuseas
  • Vómitos
Causas de la Hepatitis D

El virus de la hepatitis D (VHD) sólo se encuentra en personas portadoras del virus de la hepatitis B. El VHD puede hacer empeorar una infección por hepatitis B reciente (aguda) o una enfermedad hepática por hepatitis B prolongada (crónica) actual. Este virus puede incluso causar síntomas en personas que portan el virus de la hepatitis B, pero que nunca tuvieron síntomas.

La hepatitis D infecta a alrededor de 15 millones de personas en todo el mundo y se presenta en el 5% de los individuos portadores de hepatitis B.

Los factores de riesgo abarcan:

  • Abusar de drogas intravenosas (IV) o inyectadas
  • Estar infectada durante el embarazo (la madre le puede pasar el virus al bebé)
  • Portar el virus de la hepatitis B
  • Hombres que tienen relaciones homosexuales
  • Recibir muchas transfusiones de sangre
Pruebas y exámenesEl tratamiento

Muchos de los medicamentos utilizados para tratar la hepatitis B no sirven para el tratamiento de la hepatitis D. Ver el artículo hepatitis B.

Las personas con infección por el VHD prolongada pueden recibir un medicamento llamado interferón alfa hasta por 12 meses. Un trasplante de hígado en caso de hepatitis B crónica terminal puede ser efectivo.

El pronóstico

Las personas con una infección aguda por el VHD generalmente mejoran en un período de 2 a 3 semanas y los niveles de las enzimas hepáticas regresan a la normalidad al cabo de 16 semanas.

Alrededor del 10% de las personas infectadas puede desarrollar inflamación del hígado (hepatitis) prolongada (crónica).

Complicaciones
  • Hepatitis crónica activa
  • Hepatitis fulminante
Cuándo llamar a un médico especialista

Solicite una cita con el médico si tiene síntomas de hepatitis D.

Prevención

El tratamiento y diagnóstico oportunos de la infección por hepatitis B pueden ayudar a prevenir la hepatitis D.

Evite el consumo de drogas por vía intravenosa, pero si lo hace, absténgase de compartir agujas.

Existe una vacuna disponible para la prevención de la hepatitis B. Los adultos que estén en alto riesgo de contraer la infección por hepatitis B y todos los niños deben considerar la posibilidad de hacerse aplicar esta vacuna.

Temas relacionados sobre Hepatitis DNombres alternativos

Agente delta, Virus de la hepatitis D

Referencias

Perrillo R. Hepatitis B y D. En: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran de gastrointestinal y el hígado de Enfermedades. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2010:chap 78.

Contenido: 23 de noviembre de 2010

Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; y George F. Longstreth, MD, Departamento de Gastroenterología, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94