#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c p,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c em,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c .column-title,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c .text-divider-double,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c .sep,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c .sep-2,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c .sep-3,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c td,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c th,#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c caption{color:#70707c;}#wpv-column-b07ff6ceca89d8bb6d4df308ac1dd13c:before{background-color:transparent;}
Perfil Genético Nutricional
Es un servicio de medicina preventiva y personalizada para el asesoramiento nutricional de acuerdo con nuestro perfil genético

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Dieta para niños apropiada para la edad

Dieta para niños apropiada para la edad o alimentación adecuada para la edad es una dieta que brinda una nutrición adecuada y que es apropiada para el nivel de desarrollo del niño.

Recomendaciones

DESDE EL NACIMIENTO HASTA LOS CUATRO MESES DE EDAD

Durante los primeros 4 a 6 meses de vida, los bebés sólo necesitan leche materna o de fórmula para satisfacer todas sus necesidades nutricionales.

Si se amamanta, un recién nacido tal vez necesite alimentarse de 9 a 12 veces al día (cada 2 a 4 horas) o a petición del bebé. Hacia los cuatro meses, es probable que el recién nacido disminuya de 4 a 6 veces al día; sin embargo, aumentará la cantidad de leche materna que consume en cada alimentación.

Los bebés que reciben leche maternizada o fórmula tal vez necesiten alimentarse alrededor de 6 a 8 veces al día, comenzando recién nacidos con 60 a 150 ml de fórmula cada vez que se alimentan (para un total de 470 a 1,000 ml por día). Como con la lactancia materna, el número de alimentaciones se reducirá a medida que el bebé crezca, pero la cantidad de fórmula aumentará hasta aproximadamente 177 a 236 ml por alimento.

Nunca le dé miel a un bebé, ya que ésta puede contener las esporas que causan botulismo y el sistema inmunitario del bebé no está completamente desarrollado para combatir esta enfermedad.

Aunque un bebé puede dormir toda la noche, es posible que sea necesario despertarlo para alimentarlo si no come lo suficiente durante el día o si está bajo de peso. Los chequeos de rutina con el médico para controlar el crecimiento del bebé sirven para asegurarse de que se le está suministrando la alimentación adecuada durante el día. El médico o el nutricionista le informarán si es recomendable despertar al bebé para alimentarlo.

DE 4 A 6 MESES DE EDAD

A la edad de 4 a 6 meses de vida, un bebé debe consumir de 830 a 1,300 ml aproximadamente de leche maternizada (fórmula) y por lo general ya está listo para comenzar la transición a la dieta sólida. El inicio apresurado del consumo de sólidos puede hacer que el bebé se ahogue si no está físicamente preparado.

Existen diversos acontecimientos importantes del desarrollo que indican que el bebé está listo para consumir alimentos sólidos:

  • El peso al nacer se ha duplicado
  • El bebé es capaz de controlar el cuello y la cabeza
  • El bebé se puede sentar con algo de apoyo
  • El bebé puede mostrar que está satisfecho con un movimiento de cabeza a un lado o no abriendo la boca
  • El bebé comienza a mostrar interés por el alimento cuando otros están comiendo
Comience la dieta sólida con cereal de arroz para bebés fortificado con hierro mezclado con leche materna o de fórmula hasta lograr una consistencia suave. El cereal puede mezclarse con leche hasta lograr una consistencia más espesa, a medida que el bebé aprende a controlarlo en la boca.
  • Inicialmente, ofrézcale cereal dos veces al día en porciones de 1 a 2 cucharadas (cantidad seca, antes de mezclarla con leche materna o de fórmula).
  • Aumente gradualmente a 3 ó 4 cucharadas de cereal.
  • El cereal no se debe dar en biberón, a menos que el pediatra o el nutricionista lo recomienden, por ejemplo, por el reflujo.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94