Consulta de Oftalmología

Los expertos profesionales que trabajan en la Clínica DAM tienen un amplia experiencia que les avala en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con la visión.
Precio de la consulta 50 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Ceguera monocular transitoria

Ceguera monocular transitoria o amaurosis fugaz es la pérdida de la visión en un ojo debido a la ausencia temporal de circulación a la retina. Puede ser un signo de un accidente cerebrovascular inminente.

Ver también: factores de riesgo y prevención de accidente cerebrovascular

Síntomas de la ceguera monocular transitoria

Entre los síntomas se incluye la pérdida súbita de la visión en uno de los ojos. Esto generalmente dura segundos, pero puede durar algunos minutos. Algunos pacientes describen esta pérdida de la visión como una sombra gris o negra que baja por los ojos.

Causas de la ceguera monocular transitoria

La amaurosis fugaz es un síntoma de arteriopatía carotídea. Ocurre cuando se desprende un pedazo de placa en la arteria carótida y viaja hasta la arteria retiniana en el ojo. Las arterias carótidas proporcionan el riego sanguíneo principal al cerebro y están localizadas a cada lado del cuello bajo la mandíbula.

La placa es una sustancia dura que se forma cuando se acumulan grasa, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias. Los pedazos de placa pueden bloquear el flujo de la sangre. En personas con amaurosis fugaz, la pérdida de la visión continúa en tanto se bloquea el riego sanguíneo a la arteria retiniana.

La aterosclerosis de las arterias en el cuello es el principal factor de riesgo para esta afección. Los factores de riesgo para la aterosclerosis abarcan cardiopatía, colesterol alto, tabaquismo, diabetes e hipertensión arterial.

Pruebas diagnósticas de la ceguera monocular transitoria

Los exámenes incluyen una evaluación oftalmológica y neurológica completa. En algunos casos, un examen ocular revelará un punto brillante donde el coágulo está bloqueando la arteria retiniana. Se debe realizar una ecografía de la carótida o una angiografía por resonancia magnética (ARM) para evaluar una obstrucción de dicha arteria carótida.

También se deben hacer análisis de sangre rutinarios como el de colesterol y el de glucemia (glucosa) para verificar el riesgo de aterosclerosis, el cual aumenta con el colesterol alto y la diabetes.

El tratamiento de la ceguera monocular transitoria

El tratamiento de la amaurosis fugaz depende de la gravedad de la obstrucción en la arteria carótida y su objetivo es prevenir un accidente cerebrovascular.

El médico especialista puede recomendar:

  • No hacer ningún tratamiento. Se pueden necesitar sólo chequeos regulares para revisar la salud de la arteria carótida.
  • Cambios en la alimentación y medicación para ayudar a bajar el colesterol y controlar la presión arterial.
  • Ácido acetilsalicílico (Aspirina), warfarina (Coumadin) u otros anticoagulantes para disminuir el riesgo de un accidente cerebrovascular.

Si una gran parte de la arteria carótida aparece bloqueada, se realiza una cirugía para eliminar la obstrucción. La decisión de practicar la cirugía también se basa en su salud general. Ver: endarterectomía carotídea.

Expectativas (pronóstico)

La amaurosis fugaz en sí misma por lo general no ocasiona discapacidad permanente. Sin embargo, significa que usted tiene aterosclerosis y un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si se presenta cualquier tipo de pérdida de la visión. Si los síntomas persisten más de unos pocos minutos o si la pérdida de la visión está acompañada de otros síntomas, es importante buscar atención médica inmediata.

Prevención de la ceguera monocular transitoria

Lo siguiente puede ayudar a prevenir un accidente cerebrovascular:

  • Evite los alimentos grasos.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM