#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 p,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 em,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 .column-title,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 .text-divider-double,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 .sep,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 .sep-2,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 .sep-3,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 td,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 th,#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289 caption{color:#70707c;}#wpv-column-1f36f10813a05d6a9fc06cd6070f8289:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Hiperalimentación en bebés

Hiperalimentación en bebés, líquidos intravenosos en bebés, APT en bebés, líquidos por vía intravenosa en bebés o alimentación parenteral total en bebés es un método de alimentación que no pasa por el tubo digestivo. Los líquidos se administran en una vena para suministrar la mayor parte de los nutrientes necesarios que el cuerpo requiere. El método se utiliza cuando una persona no puede o no debe recibir alimentos o líquidos por vía oral.

A los bebés recién nacidos prematuros o enfermos se les puede administrar alimentación parenteral total antes de comenzar otros alimentos o cuando no pueden absorber los nutrientes a través del tubo digestivo por un período prolongado. Este tipo de alimentación suministra una mezcla de líquidos, electrolitos, calorías, aminoácidos, vitaminas, minerales y a menudo grasas en una vena del bebé. Este método de alimentación puede ser de salvamento para los bebés muy pequeños o muy enfermos y puede proveer un mejor nivel de nutrición que las alimentaciones intravenosas regulares, que suministran sólo azúcares y sales.

Los requerimientos de los bebés con relación a la nutrición se deben vigilar muy de cerca. Los análisis de sangre y orina pueden ayudar a alertar al equipo médico por si se necesitan algunos ajustes.

¿CÓMO SE SUMINISTRA LA ALIMENTACIÓN PARENTERAL TOTAL?

Con frecuencia, se coloca una vía intravenosa en una vena en la mano, el pie o el cuero cabelludo del bebé. El ombligo también tiene un gran vaso (vena umbilical) que se puede usar para tal efecto. Algunas veces, se coloca una vía intravenosa grande, llamada vía central o catéter central insertado periféricamente (PICC, por sus siglas en inglés), con el fin de suministrar alimentación intravenosa prolongada. Este tipo de vía intravenosa suministra nutrientes de mayor concentración a venas más grandes localizadas en la parte central del cuerpo del bebé.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Aunque la alimentación parenteral total es de gran beneficio para los bebés que de otra manera no se pueden alimentar, puede ocasionar niveles demasiado altos o bajos de azúcares, grasas o electrolitos en la sangre.

Se pueden presentar problemas debido al empleo de la APT o de vías intravenosas. La vía intravenosa se puede soltar o se pueden formar coágulos. Una posible complicación de una vía intravenosa central es una grave infección llamada sepsis. Los bebés que reciben alimentación parenteral total deben ser vigilados muy de cerca por un equipo médico, dado que las complicaciones pueden ser serias y son habituales.

De igual manera, el uso prolongado de la alimentación parenteral total puede llevar a problemas hepáticos.

Temas relacionados sobre Hiperalimentación en bebésNombres alternativos

Líquidos intravenosos en bebés, APT en bebés, Líquidos por vía intravenosa en bebés, Alimentación parenteral total en bebés

Referencias

Contenido: 18 de junio de 2011

Versión del inglés revisada por: Kimberly G Lee, MD, MSc, IBCLC, Profesor Asociado de Pediatría, División de Neonatología, Médico de la Universidad de Carolina del Sur, Charleston, SC. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94