#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b p,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b em,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b .column-title,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b .text-divider-double,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b .sep,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b .sep-2,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b .sep-3,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b td,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b th,#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b caption{color:#70707c;}#wpv-column-7c1716b85045482a6bb7048a5243059b:before{background-color:transparent;}
Resonancia Magnetica de Cerebral
En muchos casos, la RM da información que no puede ser visto en rayos X, ecografía o TAC. La resonancia magnética de la cabeza puede ser utilizado para buscar la causa de dolores de cabeza. Precio 270 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Corea de Sydenham

Corea de Sydenham, baile de San Vito o mal de San Vito es un trastorno del movimiento que ocurre con fiebre reumática.

Síntomas de la corea de Sydenham
  • Cambios en la escritura a mano
  • Movimientos espasmódicos, incontrolables y sin ningún propósito similares a fasciculaciones; los movimientos anormales desaparecen durante el sueño
  • Pérdida del control de la motricidad fina, especialmente de los dedos y de las manos
  • Pérdida del control emocional con ataques inapropiados de llanto o risa
  • Síntomas de fiebre reumática (ver: fiebre reumática aguda)
Causas de la corea de Sydenham

La corea de Sydenham es uno de los signos principales de la fiebre reumática aguda. La persona puede en la actualidad tener la enfermedad o haberla tenido recientemente. La corea de Sydenham puede ser el único signo de fiebre reumática en algunos pacientes.

La corea de Sydenham se presenta con mayor frecuencia en niñas antes de la pubertad, aunque también se puede observar en niños.

Exámenes y pruebas de la corea de Sydenham

Pueden presentarse antecedentes de dolor de garganta durante varias semanas antes de la corea de Sydenham.

Entre los exámenes que pueden mostrar signos de fiebre reumática está la tasa de sedimentación eritrocítica (ESR, por sus siglas en inglés).

Se pueden hacer diferentes exámenes para identificar si el niño puede tener una infección por estreptococos.

El tratamiento de la corea de Sydenham

Antibióticos empleados para destruir las bacterias que causan la fiebre reumática. El médico especialista puede igualmente recetar antibióticos para prevenir futuras infecciones de fiebre reumática. Éstos se denominan antibióticos preventivos o profilaxis con antibióticos.

Los síntomas se tratarán de la manera apropiada. Se puede necesitar la sedación en casos graves.

Expectativas (pronóstico)

Generalmente, la corea de Sydenham se resuelve en unos pocos meses. En casos raros, una forma inusual de la corea de Sydenham puede iniciarse posteriormente en la vida.

Complicaciones

Se espera que no haya complicaciones.

Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si su hijo desarrolla movimientos espasmódicos o incontrolables, especialmente si el niño ha tenido recientemente dolor de garganta.

Prevención de la corea de Sydenham

Preste cuidadosa atención a los niños que se quejan de dolor de garganta y proporcione un tratamiento oportuno para prevenir la fiebre reumática aguda. Si hay un antecedente familiar fuerte de fiebre reumática, esté especialmente atento, ya que sus hijos pueden tener mayor probabilidad de presentar esta infección.

Temas relacionados sobre Corea de SydenhamNombres alternativos

Baile o mal de San Vito

Referencias

Bisno AL. La fiebre reumática. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 313.

Lang A. Otros trastornos del movimiento. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 434.

Contenido: 28 de septiembre de 2010

Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; Daniel B. Hoch, PhD, MD, Profesor Adjunto de Neurología, Harvard Facultad de Medicina, Departamento de Neurología, Massachusetts General Hospital.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94