Consulta de Urología

La dedicación de nuestros urólogos especialistas posibilita la realización de consultas médicas y pruebas en lapsos de tiempo reducidos, obteniendo a menudo resultados en menos de 3 días.
Precio de la consulta 50 €

Biopsia renal

Biopsia renal, biopsia del riñón o biopsia de los riñones es la extracción de un fragmento de tejido del riñón para su análisis en el laboratorio.

Forma en que se realiza la biopsia renal

Hay muchas formas de llevar a cabo una biopsia renal y la más común es guiada por ultrasonido. Esto significa que el médico utiliza una imagen ecográfica para localizar el área apropiada en el riñón. La biopsia se hace en el hospital, generalmente en la sala de radiología. El médico examinará los procedimientos, beneficios y riesgos en forma detallada.

Usted permanecerá acostado boca abajo durante al menos 20 a 30 minutos. Se puede colocar una toalla bajo la parte superior del abdomen, para que usted permanezca en la posición correcta. Se empleará ultrasonido para encontrar el sitio apropiado para la biopsia y luego el médico inyectará anestesia local bajo la piel cerca del área.

El médico hace una pequeña incisión en la piel e introduce una aguja para biopsia en el área y hasta la superficie del riñón. Se le solicitará respirar profundamente y contener la respiración a medida que se introduzca la aguja en el riñón. Si el médico no está utilizando la guía directa del ultrasonido, le pueden solicitar que tome respiraciones profundas para verificar que la aguja esté en su lugar.

Luego, se retira la aguja y se aplica presión en el sitio de la biopsia para detener el sangrado. Tal vez sea necesario introducir la aguja de nuevo (posiblemente varias veces) antes de recolectar una cantidad de tejido suficiente. Después del procedimiento, se aplica un vendaje en el sitio de la biopsia.

Será necesario que usted se quede en cama por 6 a 8 horas después del procedimiento y permanecerá en el hospital hasta por 12 horas. El equipo médico le suministrará analgésicos y líquidos por vía oral o intravenosa. Asimismo, le revisarán la orina para ver si presenta sangrado excesivo (generalmente ocurre un poco de sangrado). De igual manera, se vigilan los conteos sanguíneos y los signos vitales.

Las biopsias renales también se realizan con la guía de una tomografía computarizada. Bajo algunas circunstancias, la biopsia se puede llevar a cabo pasando el catéter para biopsia a través de una de las venas del cuello, lo que se llama una biopsia transyugular. En algunos casos, el médico puede recomendar una biopsia quirúrgica. Aunque tradicionalmente las biopsias quirúrgicas han requerido una incisión de aproximadamente 7.5 a 12.5 cm, con frecuencia se pueden hacer en forma laparoscópica. En este último caso, se practican incisiones quirúrgicas más pequeñas. Las biopsias quirúrgicas implican una recuperación más prolongada que la de una biopsia por punción más simple.

Preparación para la biopsia renal

Coméntele al médico si está en embarazo y si tiene cualquier alergia a medicamentos o problemas de sangrado. Asimismo, asegúrese de que el equipo médico sepa qué medicamentos está tomando.

Es posible que le soliciten abstenerse de consumir alimentos sólidos o líquidos antes del examen.

Lo que se siente durante la biopsia renal

La intensidad del dolor antes y después del procedimiento depende del paciente. Dado que se utiliza un anestésico local, la molestia durante el procedimiento generalmente es mínima. El anestésico puede arder o picar cuando se inyecta por primera vez. Después del procedimiento, el área puede sentirse sensible o doler por unos cuantos días.

Usted puede observar sangre en la orina de color rojo brillante durante las primeras 24 horas posteriores al examen.