Consulta de Traumatología

La Unidad de Traumatología de la Clínica DAM trabaja en la prevención, evaluación, diagnóstico y terapia de los trastornos del sistema músculo-esquelético tanto congenitos, como adquiridos, originados estos últimos por procesos traumáticos, degenerativos, tumorales e infecciosos.
Precio de la consulta 50 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Tumores óseos

Tumores óseos, tumor en los huesos o cáncer en los huesos. Un tumor óseo es una proliferación anormal de células dentro de un hueso y puede ser no canceroso (benigno) o canceroso (maligno).

Síntomas de los tumores óseos

  • Fractura ósea, en especial a causa de una ligera lesión (trauma)
  • Dolor óseo que puede empeorar en la noche
  • Ocasionalmente se puede sentir una masa e inflamación en el lugar del tumor

Nota: algunos tumores benignos no tienen síntomas.
Causas de los tumores óseos

Los tumores óseos a menudo se originan en áreas de crecimiento rápido, pero su causa se desconoce. Las posibles causas abarcan:

  • Mutaciones genéticas hereditarias
  • Radiación
  • Traumatismo

Pero en la mayoría de los casos no se encuentra ninguna causa específica.

Los osteocondromas son los tumores óseos no cancerosos (benignos) más comunes y suelen aparecer en personas entre los 10 y los 20 años de edad. Algunos de los tumores óseos benignos desaparecen espontáneamente, no requieren tratamiento y se vigilan periódicamente mediante radiografías.

Los cánceres que comienzan en los huesos se denominan tumores óseos primarios. Los cánceres que comienzan en otra parte del cuerpo (como las mamas, los pulmones o el colon) son tumores secundarios o tumores óseos metastásicos que se comportan de manera muy diferente a los tumores óseos primarios. El mieloma múltiple a menudo afecta o compromete el hueso, pero no se considera un tumor óseo primario.

Los tumores óseos cancerosos (malignos) comprenden:

Los cánceres más comunes que se diseminan al hueso son los cánceres de:

  • Mama
  • Riñón
  • Pulmón
  • Próstata
  • Tiroides

Estas formas de cáncer suelen afectar a personas mayores.

El cáncer de hueso alguna vez fue muy frecuente entre personas que pintaban con radio sobre la esfera de los relojes (para producir cuadrantes con brillo en la oscuridad). El pintor “mojaba” la punta del pincel con la lengua para producir un trabajo fino y absorbía cantidades diminutas de radio que se depositaban en el hueso y producían cáncer. La práctica de usar pintura de radio fue abandonada a mediados del siglo XX.

La incidencia del cáncer de hueso es mayor en familias con antecedentes de síndromes cancerígenos. En los niños, la incidencia de este cáncer es aproximadamente de unos 5 casos por millón de niños cada año.

Exámenes y pruebas de los tumores óseos

Esta enfermedad también puede afectar los resultados de los siguientes exámenes:

El tratamiento de los tumores óseos

Es posible que los tumores óseos benignos no requieran tratamiento, pero se pueden examinar periódicamente para verificar si crecen o se encogen. Puede ser necesario realizar la extirpación quirúrgica del tumor.

El tratamiento para los tumores malignos que se han diseminado al hueso depende del tejido primario u órganos comprometidos. Se puede emplear radioterapia localmente para prevenir fracturas o aliviar el dolor.

Los tumores que comienzan en el hueso (tumores malignos primarios del hueso) son raros y requieren tratamiento en centros especializados en el manejo de este tipo de cáncer. Después de la biopsia, se requiere generalmente una combinación de quimioterapia y una cirugía, y es posible que se necesite la radioterapia antes o después de la cirugía.

Ver el articulo completo