Consulta de Cirugía General y Aparato Digestivo

Dr. Pedro Yuste García, Jefe Clínico en Cirugía General y del Aparato Digestivo de Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid. Amplia experiencia profesional durante 25 años como Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.
Precio de consulta 50 €


Ilustración:

Metástasis hepática

Metástasis hepática o metástasis de hígado con tumores cancerosos que se han diseminado al hígado desde algún otro lugar del cuerpo.

Ver también: carcinoma hepatocelular

Síntomas de la Metástasis hepática

En algunos casos, no hay síntomas. Cuando se presentan, pueden abarcar:

  • Anorexia
  • Confusión
  • Fiebre
  • Ictericia (color amarillento de la piel y la esclerótica de los ojos)
  • Náuseas
  • Dolor, generalmente en el cuadrante superior derecho del abdomen
  • Sudores
  • Pérdida de peso

Causas, incidencia y factores de riesgo

Los cánceres que se pueden diseminar al hígado abarcan:

El riesgo de que un cáncer se disemine al hígado depende del sitio donde esté ubicado el cáncer original. Una metástasis al hígado se puede presentar cuando se diagnostica el cáncer original (primario) o puede ocurrir meses o años después de que se extirpa el tumor primario.

Pruebas diagnósticas

Los exámenes que se pueden llevar a cabo para diagnosticar las metástasis al hígado son:

El tratamiento

El tratamiento depende de:

  • El sitio del cáncer primario
  • Cuántos tumores en el hígado tenga usted
  • Si se ha diseminado a otros órganos además del hígado
  • Su salud general

Cuando el cáncer se ha diseminado al hígado y a otros órganos, generalmente se utiliza la quimioterapia dirigida a todo el cuerpo (sistémica).

Cuando la diseminación se limita al hígado, aún se puede utilizar la quimioterapia sistémica, aunque hay otros métodos de tratamiento que pueden ser efectivos. Cuando el tumor se localiza sólo en unas pocas áreas del hígado, el cáncer se puede extirpar con cirugía.

Igualmente, se pueden usar la inyección de sustancias tóxicas o las ondas de radiofrecuencia para destruir los tumores. Cuando hay compromiso de áreas más grandes del hígado, el tratamiento puede involucrar quimioterapia directamente dentro de dicho órgano o un procedimiento, llamado embolización, el cual bloquea el flujo de sangre a partes del hígado con el fin de “privar de alimento” a las células tumorales.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende de la localización del cáncer original y de qué se haya diseminado al hígado. En un pequeño número de casos, la cirugía para extirpar los tumores del hígado puede conducir a la cura. Esto por lo general sólo es posible en pacientes con ciertos tipos de tumores (por ejemplo, cáncer colorrectal) y cuando hay un número limitado de tumores en el hígado.

En la mayoría de los casos, el cáncer que se ha diseminado al hígado no es curable. Los pacientes con metástasis al hígado por lo general finalmente mueren a causa de esta enfermedad. Sin embargo, los tratamientos pueden ayudar a reducir el tamaño del tumor, mejorar la expectativa de vida y aliviar los síntomas.

Complicaciones

Las complicaciones son generalmente el resultado de la diseminación de los tumores a un área grande del hígado y pueden ser:

  • Obstrucción del flujo de la bilis
  • Disminución del apetito
  • Fiebre
  • Insuficiencia hepática (generalmente sólo en las últimas etapas de la enfermedad)
  • Dolor
  • Pérdida de peso

Situaciones que requieren un especialista médico

Consulte con el médico si tiene cáncer y sospecha que éste se ha diseminado al hígado.

Ver el articulo completo