Consulta de Dermatología

El Departamento de Dermatología de la Clínica DAM dispone de un experto equipo de Dermatólogos dedicados al tratamiento de todos los trastornos de la piel, membranas mucosas, cabello y uñas.
Precio de consulta 50 €

Cáncer de piel en célula basal

Cáncer de piel en célula basal, úlcera roedora o carcinoma de células basales es un tumor cutáneo de crecimiento lento que involucra cambios cancerosos en las células basales de la piel.

Síntomas del cáncer de piel en célula basal

  • Lesión cutánea, masa o protuberancia en la cara, orejas, cuello, espalda o cuero cabelludo
    • apariencia nacarada o cerosa
    • de color blanco, rosado pálido, color carne o marrón
    • plana o levemente elevada
  • Vasos sanguíneos visibles en la lesión o en la piel adyacente
  • Lesión con apariencia de cicatriz sin antecedentes de lesión cutánea en esa área
  • Úlcera que no sana

Causas del cáncer de piel en célula basal

El cáncer de células basales es la forma más común de cáncer. La incidencia de cáncer en la piel ha aumentado de forma importante en los últimos años, debido en parte a una mayor exposición a la radiación ultravioleta del sol. En 1990, 600.000 personas recibieron el diagnóstico de cáncer de células basales o cáncer escamocelular, superior a las 400.000 que recibieron estos diagnósticos en 1980.

Las células basales son células normales de la piel que pueden desarrollar cambios cancerígenos, ocasionando una masa o tumoración indolora. Una masa cutánea nueva que se ulcera, sangra con facilidad y no sana podría indicar el desarrollo de un cáncer de piel de células basales. Este tipo de cáncer, si se trata a tiempo, tiene una alta tasa de curación, pero si se descuida, puede crecer causando posible discapacidad o, en raros casos, la muerte.

Más del 90% de los carcinomas de las células basales ocurren en áreas cutáneas regularmente expuestas al sol o a otro tipo de radiación ultravioleta, pero también pueden aparecer en el cuero cabelludo. Por lo general, el cáncer de piel de células basales se inicia después de los 40 años de edad.

Otros factores de riesgo son: la predisposición genética (el cáncer de piel de células basales es más común en aquellas personas de piel blanca, ojos azules o verdes, cabello claro o rojizo), la sobreexposición a rayos X u otras formas de radiación.

Por lo general, este tipo de cáncer permanece localizado y casi nunca se disemina a otras partes del organismo, pero puede continuar creciendo e invadir los tejidos y estructuras cercanas incluyendo nervios, huesos y cerebro. El tumor puede ser muy pequeño al comienzo hasta alcanzar de 1 a 2 centímetros de diámetro luego de varios años de crecimiento.

Exámenes y pruebas del cáncer de piel en célula basal

Para confirmar el diagnóstico de un carcinoma de célula basal es necesaria una biopsiade una lesión de piel sospechosa.

El tratamiento del cáncer de piel en célula basal

El tratamiento varía dependiendo del tamaño, profundidad y localización del cáncer.

El carcinoma se extirpa utilizando uno de los siguientes procedimientos:

  • Raspado
  • Cauterización (quemado)
  • Extirpación por medio de cirugía, incluyendo remoción quirúrgica microscópicamente controlada (cirugía de Mohs)
  • Criocirugía (congelamiento)
  • Radiación

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento temprano por parte de un dermatólogo puede dar como resultado un índice de curación de más del 95%. Puede haber nuevos lugares donde aparezca el cáncer de célula basal, por lo que se debe ser diligente con el monitoreo. El médico debe realizar exámenes con regularidad.

Complicaciones

Una complicación del cáncer de célula basal es la invasión de los tejidos o estructuras adyacentes, causando daños a su apariencia y funcionamiento.