#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 p,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 em,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 .column-title,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 .text-divider-double,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 .sep,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 .sep-2,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 .sep-3,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 td,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 th,#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74 caption{color:#70707c;}#wpv-column-bc3a9fba354587044b61bdffc1ceab74:before{background-color:transparent;}
Resonancia Magnetica de Cerebral
En muchos casos, la RM da información que no puede ser visto en rayos X, ecografía o TAC. La resonancia magnética de la cabeza puede ser utilizado para buscar la causa de dolores de cabeza. Precio 270 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Traumatismo de la médula espinal

Traumatismo de la médula espinal, lesión o compresión de la médula espinal o compresión medular es un daño a la médula espinal que puede resultar por lesión directa a la médula misma o indirectamente por daño a huesos, tejidos o vasos sanguíneos.

Síntomas del traumatismo de la médula espinal

Los síntomas varían algo dependiendo de la localización de la lesión. La lesión de la médula espinal ocasiona debilidad y pérdida de la sensibilidad en y por debajo de dicha lesión. La gravedad de los síntomas depende de si toda la médula está lesionada (completa) o sólo parcialmente lesionada (incompleta).

La médula espinal no pasa por debajo de la primera vértebra lumbar, de tal manera que las lesiones en y por debajo de este nivel no ocasionan lesión de la médula espinal. Sin embargo, pueden causar el “síndrome de la cola de caballo”, una lesión a las raíces nerviosas en esta área.

LESIONES CERVICALES (CUELLO):

Cuando las lesiones de la médula espinal se presentan en el área del cuello, los síntomas pueden afectar los brazos, las piernas y la mitad del cuerpo. Los síntomas pueden abarcar:

  • Dificultades respiratorias (por la parálisis de los músculos respiratorios si la lesión es en la parte alta en el cuello)
  • Pérdida de control de esfínteres (pueden abarcar estreñimiento, incontinencia, espasmos vesicales)
  • Entumecimiento
  • Cambios sensoriales
  • Espasticidad (aumento del tono muscular)
  • Dolor
  • Debilidad, parálisis
LESIONES TORÁCICAS (A NIVEL DEL PECHO):

Cuando las lesiones espinales ocurren a nivel del pecho, los síntomas pueden afectar las piernas.

  • Pérdida del control normal de los intestinos y de la vejiga (como estreñimiento, incontinencia, espasmos vesicales)
  • Entumecimiento
  • Cambios sensoriales
  • Espasticidad (aumento del tono muscular)
  • Dolor
  • Debilidad, parálisis
Las lesiones de la columna cervical o la parte alta de la columna torácica pueden también ocasionar problemas de presión arterial, sudoración anormal y dificultad para mantener la temperatura corporal normal.

LESIONES A LA COLUMNA LUMBOSACRA (PARTE BAJA DE LA ESPALDA)

Cuando se presentan lesiones raquídeas a nivel de la parte baja de la columna, los síntomas en grados variables pueden afectar una o ambas piernas, al igual que los músculos que controlan los esfínteres.

  • Pérdida del control normal de esfínteres (usted puede tener estreñimiento, escape, espasmos vesicales)
  • Entumecimiento
  • Dolor
  • Cambios sensoriales
  • Espasticidad (aumento del tono muscular)
  • Debilidad y parálisis
Causas del traumatismo de la médula espinal

El traumatismo de la médula espinal puede ser causado por muchas lesiones a la columna que pueden resultar de accidentes automovilísticos, caídas, lesiones durante la práctica de deportes (particularmente el buceo en aguas poco profundas), accidentes industriales, heridas de bala, asaltos y otras causas.

Una lesión menor puede causar un traumatismo de la médula espinal si la columna se debilita (como en los casos de artritis reumatoidea u osteoporosis) o si el conducto raquídeo que protege la médula espinal se ha vuelto demasiado estrecho (estenosis espinal) debido al proceso normal de envejecimiento.

También pueden ocurrir lesiones directas, como cortaduras, particularmente si los huesos o los discos han sido dañados. Los fragmentos óseos (por ejemplo, por fracturas en las vértebras, que son los huesos de la columna) o de metales (como por un accidente de tránsito o herida de bala) pueden cortar o dañar la médula espinal.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94