Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Neumotórax espontáneo

Neumotórax espontáneo es la acumulación de aire o gases en el espacio entre los pulmones y el tórax que ocasiona un “colapso” pulmonar e impide que este órgano se infle por completo.

Ver también; neumotórax

Síntomas de Neumotórax espontáneo

Los síntomas a menudo comienzan súbitamente y pueden ocurrir durante el reposo o el sueño. Dichos síntomas pueden abarcar:

  • Movimiento respiratorio anormal
     
  • restricción del movimiento de la pared torácica al respirar para protegerse contra el dolor
  • rigidez muscular antiálgica (doblar el cuerpo o sostener el pecho para protegerse contra el dolor)
  • Tos
  • Frecuencia respiratoria rápida
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho u opresión pectoral súbitos:
     

    • respirar o toser empeora el dolor
    • el dolor puede ser sordo, intenso o agudo
  • Causas, incidencia y factores de riesgo

    Existen dos tipos de neumotórax espontáneo:

    • Neumotórax espontáneo primario
    • Neumotórax espontáneo secundario

    Espontáneo significa que no hay una lesión traumática al tórax o al pulmón. El neumotórax espontáneo primario se presenta en personas sin enfermedad pulmonar y ocurre sobre todo en hombres altos, delgados y jóvenes.

    Algunas veces, las personas tienen antecedentes familiares de este problema. Las personas que hayan tenido un neumotórax espontáneo están en mayor riesgo de que ocurra de nuevo lo mismo en el mismo lado o en el otro.

    El neumotórax espontáneo secundario ocurre en personas que presentan enfermedad pulmonar subyacente. La enfermedad pulmonar más común que causa neumotórax espontáneo es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

    Otras enfermedades comúnmente asociadas con neumotórax espontáneo pueden ser:

    Exámenes y pruebas

    El médico utilizará un estetoscopio para auscultar los pulmones y los ruidos respiratorios.

    También se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes:

    El tratamiento

    El objetivo del tratamiento es extraer el aire que está alrededor de los pulmones, permitiendo que éste se vuelva a expandir. Los colapsos pulmonares pequeños pueden mejorar sin tratamiento.

    La aspiración (extracción) de aire puede reexpandir el pulmón. La colocación de una sonda pleural entre las costillas dentro del espacio pleural permite la salida de aire cuando la simple aspiración no es efectiva o si el neumotórax es grande.

    La reexpansión del pulmón puede tomar varios días con la sonda pleural puesta y se requiere hospitalización para el manejo de dicha sonda. Algunas personas pueden requerir cirugía para los colapsos pulmonares repetitivos.

    Un procedimiento llamado pleurodesis puede ayudar a prevenir la acumulación de aire y líquido alrededor de los pulmones y evitar colapsos.

    Los pacientes deben dejar de fumar y evitar las grandes alturas, el buceo o volar en aeronaves no presurizadas para prevenir la recurrencia de un neumotórax.

    Expectativas (pronóstico)

    Muchos pacientes con neumotórax espontáneo experimentan el mismo problema de nuevo posteriormente.

    Situaciones que requieren un especialista médico

    La persona debe consultar con el médico especialista si presenta dificultad para respirar severa y en caso de haber sufrido neumotórax espontáneo y estar experimentando los mismos síntomas o síntomas similares.

    Prevención

    El hecho de dejar de fumar disminuye el riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar severa que puede llevar a que se presente neumotórax. Asimismo, el hecho de controlar ciertas enfermedades pulmonares, como el asma, puede disminuir el riesgo de desarrollar esta afección.

    Temas relacionados sobre Neumotórax espontáneo

    Nombres alternativos

    Colapso pulmonar espontáneo

    Referencias

    Baumann MH, Strange C, Heffner JE, Light R, Kirby TJ, Klein J, et al. Gestión de neumotórax espontáneo.