#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed p,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed em,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed .column-title,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed .text-divider-double,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed .sep,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed .sep-2,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed .sep-3,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed td,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed th,#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed caption{color:#70707c;}#wpv-column-22ee58cf9303c0b66fdba7a742b1c7ed:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Cólico infantil

Cólico infantil o cólicos y llanto de bebé. Casi todos los bebés pasan por un período en el que son quisquillosos o melindrosos. Cuando el llanto dura más de tres horas y no es causado por ningún problema médico (como una hernia o una infección) se le llama cólico. Este fenómeno se presenta en casi todos los bebés y lo único que lo diferencia es el grado.

Síntomas del cólico infantil

El cólico frecuentemente, pero no siempre, se inicia a la misma hora cada día y para la mayoría de los bebés, los melindres más intensos son en las noches. El ataque inicia generalmente de una manera repentina. Las piernas se doblan sobre el abdomen, el vientre se distiende y las manos se cierran en puños. El episodio puede durar de varios minutos a horas y generalmente termina cuando el bebé cae exhausto o cuando defeca o pasa el gas.

A pesar del dolor abdominal obvio, los bebés que sufren de cólico comen y suben de peso normalmente.

Causas del cólico infantil

Los cólicos usualmente comienzan al final de un largo día cuando el bebé tiene justo la edad en que la falta de sueño de los padres ha empezado a arraigarse. El bebé deja de ser ese bebé maravilloso, callado, pacífico y comienza a gritar todas las noches. No es de extrañarse que los padres estén frustrados, desanimados y deprimidos.

El niño con cólico tiende a estar inusualmente sensible a la estimulación. Algunos bebés experimentan una incomodidad mayor por los gases intestinales, algunos lloran de hambre, otros por comer demasiado. Algunos niños que están siendo amamantados no toleran algunos alimentos en la dieta de la madre. Algunos bebés alimentados con biberón no toleran las proteínas de la leche de fórmula. El miedo, la frustración o hasta la excitación pueden llevar a la molestia abdominal y el cólico. Cuando otras personas alrededor de ellos están preocupadas, ansiosas o deprimidas, los bebés pueden llorar más, lo que a la vez hace que aquellos a su alrededor estén aún más preocupados, ansiosos o deprimidos.

Aproximadamente el 20 por ciento de los bebés lloran lo suficiente como para encajar en la definición de cólico. El momento varía, pero el cólico usualmente afecta a los bebés inicialmente durante la tercera semana de vida llegando a su máximo en alguna parte entre la cuarta y la sexta semana.

¡El cólico no dura para siempre! Después de aproximadamente la sexta semana de vida, generalmente comienza a mejorar lento pero seguro y en general ha desaparecido para la duodécima semana de vida. Cuando el cólico todavía es fuerte a las doce semanas, es importante considerar otro diagnóstico (como reflujo).

Exámenes y pruebas del cólico infantil

El cólico usualmente se diagnostica sobre la base de la descripción que da el padre del llanto. Un examen físico o chequeos médicos cuidadoso es importante para asegurarse de que el bebé no tenga una hernia, una intususcepción, un torniquete de pelo, un pelo en el ojo o algún otro problema médico que necesite atención.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94