Consulta de Podología

Cuidado integral del pie para niños y adultos, con tratamientos personalizados.
Precio de la consulta 25 €

Cuidado de los pies en diabeticos

Cuidado de los pies en diabeticos o cuidado de los pies para diabéticos. Si usted sufre diabetes, es más propenso a tener problemas en los pies. La diabetes puede ocasionar daño a los nervios (ver: neuropatía diabética). Esto, a su vez, puede hacer que usted sea menos capaz de percibir una lesión o presión en los pies y es posible que no note dicha lesión hasta que se presente daño o una infección grave.

La diabetes cambia la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones. El daño a los vasos sanguíneos debido a la diabetes provoca que llegue menos sangre y oxígeno a los pies. Debido a esto, pequeñas llagas o rupturas en la piel pueden convertirse en úlceras cutáneas profundas. Es posible que sea necesaria la amputación de la extremidad afectada cuando dichas úlceras no mejoren, se vuelvan más grandes o se profundicen más dentro de la piel.

Si usted tiene diabetes, debe:

  • Mejorar el control de su azúcar en la sangre.
  • Dejar de fumar.
  • Hacerse examinar los pies por parte del médico al menos dos veces año y saber si tiene daño del nervio.
  • Revisarse y cuidarse los pies todos los días, sobre todo si usted ya sabe que tiene daño de nervios o de vasos sanguíneos o problemas actuales en los pies. Siga las instrucciones que aparecen a continuación.

RUTINA DE CUIDADO DIARIO

Revise los pies todos los días. Inspeccione el empeine, los lados, la planta del pie, los talones y entre los dedos.

Lávese los pies todos los días con agua tibia y jabón suave. Los jabones fuertes pueden dañar la piel.

  • Pruebe la temperatura del agua con los dedos de las manos o los codos antes de sumergir los pies en agua caliente o tibia. Debido a la diabetes, usted posiblemente no pueda sentir si el agua está demasiado caliente y se pueden presentar quemaduras con facilidad.
  • Seque suavemente y por completo los pies, en particular entre los dedos, ya que se pueden presentar infecciones en las áreas húmedas.
  • Los pies pueden resecarse y cuartearse, causando posiblemente una infección. Después de lavarse los pies, suavice la piel seca con loción, vaselina, lanolina o aceite. No aplique loción entre los dedos.

Pregúntele al médico si está bien recortarse las uñas. De ser así, pídale que le enseñe la forma más segura de hacerlo. Si las uñas no se recortan en la forma correcta, se puede presentar una llaga o úlcera en el pie.

  • Sumerja los pies en agua tibia para ablandar las uñas antes de cortarlas.
  • Corte las uñas en forma recta, ya que las uñas curvas son más propensas a encarnarse.

Evite sentarse con las piernas cruzadas o pararse en una misma posición durante un tiempo prolongado.

Deje de fumar, si es fumador, debido a que esto disminuye el flujo sanguíneo a los pies.

CONSEJOS SOBRE LOS ZAPATOS Y LOS CALCETINES

Use zapatos en todo momento para proteger los pies de lesiones. De otro modo, si usted tiene problemas de visión y menos capacidad para sentir el dolor, es posible que no note cortaduras o protuberancias menores.

  • Revise el interior de los zapatos en busca de áreas ásperas o pedazos desprendidos que puedan causar presión excesiva o irritación.
  • Si usted tiene daño a nervios en los pies, cambie o quítese temporalmente los zapatos después de 5 horas de usarlos durante un día. Esto cambia los puntos de presión durante el curso del día.