#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 p,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 em,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 .column-title,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 .text-divider-double,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 .sep,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 .sep-2,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 .sep-3,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 td,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 th,#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442 caption{color:#70707c;}#wpv-column-7fa3e6eac2c49fee43022cea3dd55442:before{background-color:transparent;}
Ecografía muscular
La ecografía muscular usa ondas sonoras para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones de todo el cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar torceduras, esguinces, roturas y otras afecciones de los tejidos blandos. La ecografía es segura, no es invasivo y no utiliza radiación ionizante. Precio 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Cambios en músculos huesos y articulaciones por la edad

Cambios en músculos huesos y articulaciones por la edad, el envejecimiento y la osteoporosis o debilidad muscular asociada con la edad. Los cambios en la postura y en la marcha (patrón de caminar) están universalmente relacionados con el proceso de envejecimiento como los cambios en la piel y el cabello.

El esqueleto proporciona apoyo y estructura al cuerpo. Las articulaciones son las áreas en donde se unen los huesos y proporcionan la flexibilidad al esqueleto para el movimiento. En una articulación, los huesos no tienen contacto directo entre sí, sino que están amortiguados por cartílagos, membrana sinovial alrededor de la articulación y líquido.

Los músculos proporcionan la fuerza y la resistencia para mover el cuerpo. La coordinación, aunque dirigida por el cerebro, resulta afectada por cambios en los músculos y en las articulaciones. Los cambios en músculos, articulaciones y huesos afectan la postura y la marcha y llevan a debilidad y lentitud en los movimientos.

CAMBIOS POR EL ENVEJECIMIENTO

La masa o densidad ósea se pierde a medida que las personas envejecen, especialmente en las mujeres después de la menopausia, ya que los huesos pierden calcio y otros minerales.

La columna está conformada por huesos llamados vértebras y entre cada hueso se encuentran unos cojines de aspecto gelatinoso (discos intervertebrales). El tronco se vuelve más corto a medida que los discos pierden líquido en forma gradual y se hacen más delgados.

Además, las vértebras pierden parte de su contenido mineral, haciendo que cada hueso sea más delgado. La columna vertebral se vuelve curva y comprimida (apretada). Los espolones óseos, provocados por el proceso de envejecimiento y el uso general de la columna vertebral, también se pueden formar en las vértebras.

Los arcos del pie se vuelven menos pronunciados, contribuyendo a una pérdida ligera de estatura.

Los huesos largos de los brazos y las piernas, a pesar de ser más frágiles debido a la pérdida mineral, no cambian de longitud. Esto hace que los brazos y las piernas se vean más largos al compararlos con el tronco acortado.

Las articulaciones se vuelven más rígidas y menos flexibles. El líquido dentro de ellas puede disminuir y el cartílago puede empezar a friccionarse y a erosionarse. Los minerales se pueden depositar en algunas articulaciones y a su alrededor (calcificación), lo cual es común en el hombro.

Las articulaciones de la cadera y de la rodilla pueden comenzar a perder cartílago articular (cambios degenerativos). Las articulaciones de los dedos pierden cartílago y los huesos se adelgazan ligeramente. Los cambios en las articulaciones de los dedos son más comunes en las mujeres y pueden ser hereditarios.

Por lo general, algunas articulaciones como el tobillo, cambian muy poco con el envejecimiento.

La masa corporal magra disminuye, a causa en parte de la pérdida del tejido muscular (atrofia). La proporción y el grado de los cambios musculares parecen estar determinados genéticamente. Los cambios musculares empiezan, con frecuencia, a los 20 años en los hombres y a los 40 en las mujeres.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94