Consulta de Cardiología

La consulta de cardiología es un paquete completo de alta gama, que consta de eletrocardiograma, ecocardiograma doppler color.
Precio de consulta 50 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Comunicación interauricular

Comunicación interauricular o Defecto del tabique auricular es un defecto cardíaco congénito en el cual la pared que separa las cámaras superiores del corazón (aurículas) no se cierra completamente. Congénito quiere decir que el defecto está presente al nacer.

Síntomas de la Comunicación interauricular

Es posible que los defectos pequeños o moderados no produzcan ningún síntoma o por lo menos no hasta una mediana edad o posteriormente. Los síntomas que se pueden presentar abarcan:

  • Dificultad respiratoria (disnea)
  • Infecciones respiratorias frecuentes en niños
  • Sensación de percibir los latidos cardíacos (palpitaciones) en adultos
  • Falta de aliento con la actividad

Causas, incidencia y factores de riesgo

En la circulación fetal, normalmente, hay una abertura entre las dos aurículas (cámaras superiores del corazón) para permitir que la sangre evite el paso a los pulmones. Dicha abertura suele cerrarse hacia el momento del nacimiento del bebé.

Si esta comunicación persiste, la sangre sigue fluyendo desde la aurícula izquierda hasta la aurícula derecha, lo cual se denomina derivación o comunicación (shunt). Si pasa demasiada sangre al lado derecho del corazón, se acumulan presiones en los pulmones. La derivación puede invertirse de manera que la sangre fluya de derecha a izquierda. Las pequeñas comunicaciones interauriculares a menudo causan muy pocos problemas y se pueden detectar mucho más tarde en la vida. Sin embargo, se pueden presentar muchos problemas si la derivación es grande. En casos avanzados y severos con derivaciones grandes, el aumento de la presión en el lado derecho del corazón ocasionaría la inversión del flujo sanguíneo (ahora de derecha a izquierda). Esto generalmente provoca dificultad respiratoria significativa.

La comunicación interauricular no es muy común. Cuando la persona no tiene otro defecto congénito, puede no haber síntomas, particularmente en los niños. Los síntomas pueden comenzar en cualquier momento después del nacimiento a través de la infancia. Los individuos que sufren esta afección tienen mayor riesgo de desarrollar muchas complicaciones, como:

  • Fibrilación auricular (en adultos)
  • Insuficiencia cardíaca
  • Circulación pulmonar excesiva
  • Hipertensión pulmonar
  • Accidente cerebrovascular

Pruebas diagnósticas

El médico especialista puede escuchar ruidos cardíacos anormales al auscultar el pecho con un estetoscopio. Asimismo, se puede escuchar un soplo únicamente en ciertas posiciones corporales y, algunas veces, el soplo puede no escucharse del todo. El examen físico o chequeos médicos también puede revelar signos de insuficiencia cardíaca en algunos adultos.

Si la derivación es grande, el aumento del flujo de sangre a través de la válvula tricúspide puede crear un soplo adicional cuando el corazón se relaja entre latidos.

Los exámenes que pueden realizarse abarcan:

El tratamiento

Es posible que la comunicación interauricular no necesite tratamiento si no hay síntomas o si éstos son muy leves o el defecto es pequeño. Se recomienda el cierre quirúrgico del defecto cuando éste es grande, el corazón está agrandado o si se presentan síntomas.

Se ha desarrollado un procedimiento relativamente nuevo para cerrar el defecto sin necesidad de cirugía. El procedimiento implica la introducción de un dispositivo de cierre de la comunicación interauricular dentro del corazón a través de sondas llamadas catéteres. El médico hace una incisión quirúrgica pequeña en la ingle, luego inserta los catéteres en un vaso sanguíneo y los lleva hasta el corazón. El dispositivo de cierre se coloca entonces a través de la comunicación interauricular y se cierra el defecto.

Ver el articulo completo